DEPORTES › EL SANTAFESINO PERDIó Y QUEDó ELIMINADO EN EL POLVO DE LADRILLO PARISINO

Se terminó el sueño de Schwank

El pibe de Rosario jugó bien, pero cayó en cuatro sets ante Mathieu. Con esta derrota, ya no hay argentinos en Roland Garros.

Roland Garros se quedó sin argentinos. El último en dejar París fue Eduardo Schwank, quien luchó y estuvo a punto de dar otra gran sorpresa en la cancha central ante el local Paul-Henri Mathieu, pero terminó perdiendo 6-2, 6-3, 3-6 y 7-6, en tres horas de partido. “Me sentí nervioso al principio, en un estadio más grande al que no estaba acostumbrado. Veía la cancha muy chiquita y el resto muy grande, muy amplia a los costados”, dijo con sinceridad Schwank.

El santafesino de 22 años, número 75 del ranking mundial, había dado la nota de la primera ronda al derrotar al ex número uno del mundo Carlos Moyá y ayer estuvo cerca de dar otro golpe. Luego de un arranque dubitativo, en el que el francés dominó el juego y parecía que se iba a llevar el partido fácilmente, el argentino se soltó, comenzó a mejorar su nivel y a emparejar el trámite. El santafesino se quedó con el tercer parcial por 6-3 y en el cuarto quebró rápido, se adelantó 4-3, pero inmediatamente desperdició esa ventaja y debió salvar tres match points antes de forzar el tie-break. Allí, todo fue absolutamente parejo. Schwank se adelantó 4-2 y llegó a tener dos set points (6-4), pero Mathieu se recuperó, pasó al frente, dispuso de dos match points y en el tercero se llevó el partido por 11-9.

“Tengo bronca ahora, porque sé que si ganaba ese cuarto set por ahí zafaba, me tenía confianza para el quinto”, aseguró Schwank, que regresará a Argentina en “el primer avión” que encuentre, agotado tras una gira en la que ganó tres torneos challenger y saltó al primer plano mundial en Roland Garros. “Schwank es un diamante que encontraron en la montaña y todavía no ha sido pulido”, dijo ayer el sueco Mats Wilander, ex número uno del mundo y entrenador de Mathieu.

“Estoy muy contento por el momento que estoy viviendo”, reconoció Schwank, quien a partir de la próxima semana estará entre los 60 mejores jugadores del mundo. “Fueron dos meses muy difíciles, con cosas no habituales que me pasaron, malas y buenas. Nunca pensé en ganar 20 partidos, 3 challengers seguidos, pasar una qualy y dos rondas de un Grand Slam”, agregó el tenista, que sufrió el incendio de su habitación hace un mes.

De esta manera, el tenis argentino se quedó sin representantes justo en el año en el que parece más cercana la chance de ganar la Copa Davis por primera vez en la historia. El certamen se inició con 17 argentinos –15 hombres y dos mujeres–, pero ninguno alcanzó la segunda semana de competencia, algo que no ocurría desde 1999.

Compartir: 

Twitter
 

Schwank luchó mucho, pero terminó perdiendo ante el local Mathieu.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.