DEPORTES › LA SELECCIóN ARGENTINA SE IMPUSO 80-78 AL SUBCAMPEóN MUNDIAL Y ESTá EN SEMIFINALES

Ya pasó Grecia, ahora van por el Dream Team

Los gladiadores de Hernández pusieron todo su orgullo y amor propio para vencer a los griegos y ubicarse otra vez entre los cuatro mejores de un gran torneo. Brillaron Delfino, Ginóbili y Nocioni, lesionado. Mañana juegan con Estados Unidos, como en Atenas.

Otro triunfo para la historia. Con un corazón enorme, con una actuación consagratoria de Carlos Delfino y con el liderazgo habitual de Emanuel Ginóbili, la Selección Argentina de básquetbol consiguió clasificarse para las semifinales al vencer 80-78 a Grecia y ahora buscará la hazaña de superar a Estados Unidos mañana a las 11.15 para meterse en una nueva final olímpica. De esta manera, la Generación Dorada ratificó su pertenencia a la elite mundial, con presencia entre los cuatro mejores equipos en los últimos cuatro torneos.

Argentina tuvo que esperar hasta el último segundo para quebrar al durísimo equipo griego y poder sellar su clasificación a las semifinales. Recién cuando el triple final de Spanoullis salió y Scola pudo quedarse con el rebote defensivo con el sonido de la chicharra, el conjunto de Sergio Hernández pudo festejar un triunfo memorable, que se consiguió gracias a la personalidad de Delfino, autor de quince puntos en el último cuarto; la jerarquía de Ginóbili, que anotó los últimos siete tantos del equipo; el amor propio de Nocioni, que jugó gran parte del partido arrastrando una pierna; y al orgullo de un equipo, que mantiene su hambre y sus convicciones intactas.

Tal como se preveía, el partido resultó muy parejo. Grecia, con un excelente trabajo en el pick and roll que martirizaba a la defensa argentina, empezó a mostrar un ligero predominio en el tanteador, aunque la eficacia de Ginóbili desde lejos le impedía tomar las ventajas que exhibía en el trámite. Además, Delfino anotó un triple en el último segundo para irse al primer descanso con una diferencia mínima. Pero la momentánea salida del bahiense, con dos faltas, no pudo ser disimulada, por lo que los europeos llegaron a gozar de una ventaja de cinco puntos. Para colmo, Nocioni no estaba en el terreno por una molestia y Oberto también acumulaba dos foules. Por eso, el entrenador apeló a una formación extraña con Quinteros y Leo Gutiérrez en cancha, que, con otro buen cierre, le terminó dando frutos ya que el parcial se cerró apenas un punto abajo.

Grecia había jugado mejor, pero el tablero no lo reflejaba. La gran diferencia estuvo en los porcentajes de efectividad de larga distancia, porque Argentina tuvo excelentes números, mientras que los griegos apenas convirtieron dos de diez intentos. Con su efectividad habitual, los subcampeones mundiales se hubiesen llevado una ventaja considerable.

Distinta fue la historia en la segunda etapa. Ahora el que impuso el ritmo fue Argentina, que a partir de los robos en la primera línea, en especial Prigioni, pudo correr el contragolpe. Grecia ya no lastimó en el juego en parejas, mejor controlado por la defensa argentina. Por eso, el equipo de Hernández logró pasar al frente y tomar pequeñas diferencias. Sin embargo, con menos juego que en la primera parte, Grecia encontró puntería en los lanzamientos lejanos, que le sirvieron para reaccionar ante cada intento de escapada argentina.

A esa altura, la ofensiva albiceleste se basaba exclusivamente en los puntos de Delfino, indetenible con sus tiros de media y larga distancia. Con sus conversiones, la Selección llegó con un punto de ventaja a los tres minutos decisivos. Y allí apareció el liderazgo de Ginóbili para anotar los últimos siete puntos argentinos, con un triple, dos libres y una bandeja increíble. Los cinco puntos de ventaja a falta de 40 segundos parecían lapidarios. Sin embargo, el triple con tablero que anotó

Vasilopoulos le dio una vida más a Grecia, que tuvo otro tiro de tres puntos para ganar el partido, pero esta vez el aro jugó para Argentina. Así se cristalizó un triunfo espectacular, para repetir la historia de hace cuatro años. Y como en Atenas, el que se viene en semifinales es Estados Unidos. Es cierto, este equipo está más cerca de ser un Drean Team que el de hace cuatro años. No obstante, la Generación Dorada ya dio sobradas muestras de que siempre hay que apostar por ella.

80- ARGENTINA

Prigioni, 7; Ginóbili, 24; Nocioni, 12; Oberto, 8; Scola, 11 (f.i.); Delfino, 23; L. Gutiérrez, 3; Quinteros, 0; R. González, 0.

DT: Sergio Hernández.

78- GRECIA

Spanoullis, 9; Diamantidis, 6; Vasilopoulos, 10; Fotsis, 17; Tsartsaris, 13 (f.i.); Borousis, 12; Papaloukas, 4; Zisis, 5; Schortsanis, 2.

DT: Panagiotis Giannakis.

Estadio: Olympic Basketball Gymnasium, de Beijing.

Arbitros: Romualdas Brazauskas (Lituania), Carl Jungebrand (Finlandia) y Jose Carrión (Puerto Rico).

Parciales: Argentina 22-23, 39-40, 56-55.

Compartir: 

Twitter
 

Penetra Delfino. El Lancha fue clave, con 15 puntos en el último cuarto.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.