DEPORTES › SAN LORENZO VENCIO A TIGRE Y SI SUPERA A BOCA EL SABADO SE QUEDA CON EL APERTURA

Se metió medio campeonato en el bolsillo

Merecida victoria del conjunto de Boedo en el primer encuentro del triangular que define el título. Con goles de Barrientos y Bergessio estableció diferencias, pudo aumentar y al final sufrió con el descuento de Lázzaro. Pero puede ser campeón el sábado en Avellaneda.

Frente a un Tigre atacado por los nervios y por momentos desconocido, San Lorenzo se quedó ayer con la primera final que la definición del torneo Apertura le puso en el camino. Derrotó 2-1 al equipo de Victoria y quedó a un paso de la obtención del título, que podría definirse el próximo sábado, cuando el equipo dirigido por Miguel Angel Russo se enfrente con Boca. Pablo Barrientos y Gonzalo Bergessio abrieron el marcador para los de Boedo en la primera parte, mientras que Leandro Lázzaro, ingresado en la segunda etapa, marcó el descuento.

Había clima de final, se podía respirar por todos lados. Y así salió a jugar San Lorenzo, que no tardó prácticamente nada en avanzar sobre el arco de Islas, obligando a los locales a replegarse. Resultaba clave el trabajo impecable de Ledesma en el medio y las arremetidas entre Barrientos y Solari, quienes se turnaban para apurar sobre la posición de Arruabarrena, quien no podía nunca atraparlos.

Tigre, en cambio, no encontraba espacios y tampoco le alcanzaba con los pobres intentos de Castaño –que ayer llegó a su quinta amarilla y no podrá jugar contra Boca– y de Rusculleda, de lo mejorcito del conjunto de Cagna.

La apertura del marcador llegó tras una buena combinación entre Barrientos y Solari, a los 20 minutos. El Indiecito se escapó por la izquierda y tiró un centro bajo que Islas –que no lograba ocultar su nerviosismo– despejó a medias hacia adelante para que Barrientos entrara sólo y pusiera el 1-0. Si el gol había sido un duro golpe, mucho más duro resultó el hecho de que, un minuto más tarde, tras otra falla de Islas –le jugó la pelota a Blengio que estaba de espaldas–, Barrientos dejó atrás a Arruabarrena y sacó un centro que Bergessio conectó con un derechazo, delante de los centrales que no lo habían visto llegar. Hasta pudo anotar el tercero Bianchi Arce, con un cabezazo que se estrelló en el travesaño. También estuvo cerca del tercero Bergessio, pero terminó perdiendo ante la salida del arquero, que llegó primero a la pelota y luego lo derribó. Los visitantes pidieron penal; Laverni ordenó seguir el juego. San Lorenzo le hacía precio a su rival.

Tigre, que había sufrido el bajo rendimiento de Morel, apostó a la salida del volante goleador y el ingreso de Ayala y de Lázzaro, el autor del descuento con un cabezazo tras un centro de Rusculleda, en el breve pasaje en el que pareció asumir el protagonismo que sus hinchas le demandaban. San Lorenzo ya no mandaba con autoridad. Con el ingreso de Hirsig (por Solari) y el rearmado de las dos líneas de cuatro terminó cediendo el control de la pelota. Salvo por un penal que Blengio cometió sobre Bergessio y que Laverni no cobró, San Lorenzo casi no generó chances en la segunda para como para ampliar la ventaja.

Cuando el partido llegaba a su fin, en medio de la impotencia del resultado, Islas volvió a verse traicionado por los nervios y luego de que Barrientos le tirara el cuerpo encima sin intentar evitar el choque, el arquero lo bajó de un manotazo en el área ante la mirada del línea Diego Romero, quien llamó a Laverni para que le sacara la roja. Corrían los cuatro minutos del descuento y los hinchas visitantes pedían el penal que nunca llegó. Mientras tanto, los hinchas locales arrancaban los plásticos de los asientos hacia el campo de juego. Los jugadores de Tigre y su técnico les pidieron calma, la suficiente para que el árbitro terminara el partido.

Compartir: 

Twitter
 

Barrientos conecta al gol tras el rebote corto que da Islas. Es el primer gol del partido en Liniers.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.