DEPORTES › CRISIS EN LA FóRMULA 1

Largan los despidos

 Por Pablo Vignone

A menos de seis semanas para el inicio del Mundial 2009 de la Fórmula 1, la crisis económica mundial agujerea lentamente las esperanzas de un campeonato blindado ante el infortunio. El equipo Renault, campeón de 2005 y 2006, reaccionó de la peor manera al anuncio de salida de su principal sponsor, la compañía financiera holandesa ING, que avisó que dejará de aportar dinero a fines de año a causa de la pérdida de mil millones de euros que sufrió en 2008. En un comunicado, la firma francesa anunció que despedirá a 63 de los 525 empleados del equipo para el que manejan el español Fernando Alonso (foto) y el brasileño Nelson Piquet. El dueño de los equipos RedBull y Toro Rosso, Dietrich Mateschitz, dijo que Renault podría ir más lejos, dejando la Fórmula 1, un paso que, a juicio del magnate, también analizan BMW y Toyota.

El despido de los empleados del equipo que fabrica sus coches en Inglaterra y sus motores en Francia se anticipaba también a raíz de la reducción de costos que acordaron los equipos de la F-1 agrupados en la FOTA. La decisión de evitar los ensayos entre carreras (que cuestan de 500 a mil dólares por kilómetro recorrido) transformó en redundantes a los equipos de pruebas de cada escudería, células de 20 a 25 personas que ya no tienen tarea por delante.

A diferencia de Honda, que anunció su salida de la F-1 y todavía no encuentra comprador para su equipo de 750 empleados, Toyota continúa en la categoría aunque bajo presión: el directorio de la empresa pidió al menos un triunfo durante la temporada para seguir financiando la operación deportiva que tiene base en Colonia (Alemania). El equipo japonés, que debutó en 2002 en la F-1, todavía no ha alcanzado la victoria.

Al menos no perdió a su principal sponsor, la electrónica Panasonic, como sí sucedió con la escuadra BMW-Sauber, que ya no tendrá al banco suizo Credit Suisse como patrocinante principal, o Renault, que se quedará sin ING en 2010.

Otro equipo que corre riesgos de perder a su más importante sponsor es Williams: el Real Banco de Escocia (RBS) anunció una pérdida de 2800 millones de libras el mismo día en que se presentó el Williams Fw31 de esta temporada. El gobierno británico lo rescató de la quiebra quedándose con el 70 por ciento de los activos y no está tan convencido de seguir invirtiendo dinero en patrocinio: el acuerdo del RBS con Williams por todo el 2009 involucra 20 millones de dólares.

Después de haberse mencionado no menos de diez posibles compradores para el equipo Honda, el último candidato es el magnate musical Richard Branson, dueño del sello Virgin. El equipo no ha presentado su auto ni lo ha ensayado aún, porque no sabe qué motores podrá utilizar: Mercedes-Benz le ofreció un acuerdo, pero necesita avales económicos que solamente un nuevo dueño podría acercar.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.