EL PAíS › LA POSTURA DEL GOBIERNO ANTE LOS MOVIMIENTOS DE REUTEMANN

Mirando el velocímetro de Lole

En el oficialismo siguieron de cerca las declaraciones de Reutemann. Algunos sectores prevén una ruptura y planean un armado K para las elecciones en Santa Fe. Otros creen que puede haber una lista de unidad y superar al PS.

 Por D. M.

En el Gobierno siguieron ayer con atención la extensa rueda de prensa que dio el senador santafesino Carlos Reutemann. Más allá de sus singulares posicionamientos, les dejó la misma sensación que el martes, cuando renunció al bloque oficialista en la Cámara alta: que toma distancia del kirchnerismo, pero que no quiere sacar del todo los pies del plato.

Muchos de los dirigentes más cercanos a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner creen que en un futuro no muy lejano van a tener que empezar a pensar en armar un esquema propio en Santa Fe con miras a las elecciones de octubre, bajo la hipótesis de que “Lole va a terminar traicionándonos”.

Otros, en cambio, todavía juegan unos boletos a que en Santa Fe pueda haber una lista de unidad, sobre todo teniendo en cuenta las últimas dos encuestas que mandó hacer el Gobierno, en las que Reutemann como senador y el jefe del bloque kirchnerista en Diputados, Agustín Rossi, duplican en una y triplican en otra al principal contendiente, el candidato socialista Rubén Giustiniani.

En una de las encuestas, Reutemann-Rossi aventajan al socialismo por 46 por ciento a 26 por ciento, y en la otra la diferencia es más amplia: 45,5 contra 12,6. “Lole no puede desconocer estos números. Si no quiere ir con Rossi, no es por temor a perder en Santa Fe, sino para mostrarse lejos del kirchnerismo pensando en 2011”, analizaba un alto dirigente kirchnerista.

Aunque estén llenos de bronca por lo que unos y otros juzgan como una jugada extremadamente especulativa de Reutemann, por ahora en el Gobierno nadie quiere salir a criticarlo, un poco para no ser los causantes de una ruptura definitiva y otro poco para dejar la puerta entreabierta a una reconciliación.

Los que se anotan en ese grupo sostienen que si Reutemann se abre, el kirchnerismo seguramente no ganará en Santa Fe, pero creen que tampoco Lole solo podrá lograrlo. El propio Reutemann lo dejó entrever ayer al sostener que el peronismo en Santa Fe tiene “un piso del 30 por ciento aunque la candidata sea la tía Aurelia”, pero si hay fragmentación “vamos a sacar el 5 por ciento cada uno”.

“Es indudable que Reutemann tiene más votos que Rossi, pero no debería subestimar el trabajo que viene haciendo el Chivo (por Rossi), que acumuló mucha fuerza en la provincia”, afirmó, al ser consultado por este diario, un peronista de Santa Fe que trabaja para que haya unidad en el PJ de su provincia.

Hasta el propio Rossi sigue priorizando una lista de consenso y sólo si no es posible recurrirá a las internas. Ayer se lo dijo a Página/12, en una breve declaración, ya que se excusó de explayarse sobre la actitud de Reutemann. “Nosotros somos un sector del peronismo de Santa Fe. Ojalá haya consenso, pero si no lo hay, vamos a ir a internas”, sostuvo el diputado kirchnerista.

Aunque Reutemann jura y perjura que nunca planteó excluir a Rossi y su gente de una eventual lista del PJ santafesino, cerca de Rossi señalan: “Es una de las tantas mentiras de Reutemann. En público dice eso y por abajo nos mata”.

En el Gobierno no quieren avanzar en imaginar escenarios extremos, pero algunos están previendo –obligación de la política– planes B y hasta planes C, para el caso de que Reutemann definitivamente se corte solo. Una alternativa podría ser que Rossi haga su propio armado político; si el PJ de Santa fe no le concede las internas, recurriría a la Justicia. Y, en última instancia, iría por afuera de la estructura partidaria. Otros, mucho más osados aún, dicen enigmáticamente que hay que dejar puentes tendidos con el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, algo que hoy por hoy parece más ciencia ficción que ciencia política.

Los que prefieren pagar un alto precio con tal de no perder a Reutemann como candidato oficialista llegaron a especular con la posibilidad de permitir que Lole haga su armado solitariamente y colocar como cabeza de lista de diputados al ex canciller Rafael Bielsa, que en el conflicto de las cámaras agropecuarias estuvo, obviamente, mucho menos expuesto que Rossi. La ecuación cerraría nombrando al jefe de la bancada K en Diputados en un alto cargo en el Poder Ejecutivo.

Consultado por Página/12, Rafael Bielsa afirmó: “Yo no haría nada que pudiera ir contra la legítima aspiración de Agustín de encabezar la lista de diputados en Santa Fe”. El ex canciller también fijó su postura frente a la situación disparada por Reutemann: “Lole nunca dijo que no compartiría lista con Rossi. Yo espero que vayamos por la vía de la racionalidad, porque si estamos unidos nuestras chances electorales en Santa Fe son excelentes”. Bielsa estimó que una constatación de esa perspectiva la dio el gobernador Binner al adelantar las elecciones provinciales para agosto: “Apostó a un pequeño triunfo en las elecciones municipales porque sabe que en octubre no le va a ir bien”.

Compartir: 

Twitter
 

Desde Jujuy, Kirchner rechazó a quienes “quieren jugar a la politiquería o al electoralismo”.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.