DEPORTES › POLéMICO DESPIDO DE UBALDO FILLOL DE LA SELECCIóN

Este penal no pudo atajarlo

El ex arquero campeón mundial en 1978 responsabilizó al presidente de la AFA y comparó la situación con la exclusión que sufrió en 1986, cuando quedó fuera de la Selección de Bilardo después de haber sido figura en las Eliminatorias.

 Por Gustavo Veiga

Ubaldo Fillol, campeón mundial del ’78 y entrenador de arqueros de las selecciones nacionales desde 1999, fue despedido de la AFA sin mediar explicación. Rubén Raposo, el director general de Finanzas y Administración, le comunicó que prescindían de él. Ni Julio Grondona, el presidente que según el Pato le confesó en octubre del año pasado “te quiero como un hijo”, ni Carlos Bilardo, el manager que llegó con Diego Maradona para conducir la nueva etapa del seleccionado, le dijeron una palabra. El único futbolista o integrante del cuerpo técnico que se solidarizó con él hasta ayer fue el arquero del Az Alkmaar, Sergio Romero. “Estoy decepcionado con el mundo del fútbol. Me da asco y dolor cómo me echaron de la AFA”, le comentó a Página/12 en diálogo telefónico.

El desenlace de esa situación se precipitó en enero, cuando Fillol comenzó a preguntarse por qué nadie lo llamaba para materializar una promesa que Grondona le había hecho en octubre. “Antes de los partidos contra Uruguay y Chile por las Eliminatorias, él me ofreció contrato por dos años más, hasta diciembre de 2010. Delante de mí, le dio directivas a Luis Segura, el presidente de Argentinos, para que mandara a redactar el contrato. Y encima me dijo que me quería como a un hijo”, explicó el Pato, quien había llegado a la AFA en 1999 convocado por José Néstor Pekerman.

Aunque no lo afirma abiertamente, Fillol sugiere que detrás de su despido hay algo más que su presunta negativa a trabajar con las selecciones juveniles, algo que, por otra parte, niega. “Grondona me pidió cuando se fue Santoro a Independiente que me hiciera cargo de los arqueros juveniles. Nunca me negué a trabajar con ellos, así que es falso lo que lanzaron a rodar por ahí. Un amigo mío me dijo que el presidente de la AFA le comentó: ‘No sigue porque no quiere trabajar con los juveniles’. En enero le expliqué a Julito, el hijo de Grondona, que eso era pura mentira. Me están ensuciando.”

A la pregunta concreta de si Carlos Bilardo le había bajado el pulgar (por el antecedente de haberlo excluido del seleccionado que se consagró campeón mundial en México ’86), el ex arquero respondió: “Lo único que puedo decir es que estoy viendo la misma película. Ya me pasó en el ’86. Incluso en River viví una situación parecida, donde me hicieron mierda”. Fillol sostiene que no habla con Bilardo desde que el técnico volvió a trabajar en la AFA y que su trato con él resultaba cordial. “Cuando nos encontrábamos, nos saludábamos”, recordó. Pero más allá de esta relación protocolar, casi forzada, los dos nunca habían compartido las mismas coordenadas futbolísticas.

“Ahora estoy libre, pero igualmente me voy a tomar un tiempo para tratar de sobrellevar esta enorme decepción que siento. Hoy por hoy me voy del fútbol, no quiero saber más nada con este ambiente, pero también soy consciente de que es parte de la calentura y del dolor que tengo...”, escribió en su página web www.ubaldofillol.com.

Fillol decidió en principio desistir de un juicio contra la AFA porque no le renovaron el contrato (“Le dije a Raposo que me pagaran hasta el último día que trabajé, no quiero ni un centavo más de la AFA”), pero condicionó esa determinación a que “no se sigan diciendo barbaridades”. Fastidiado por cómo se truncó su vínculo laboral con la AFA después de diez años, aunque intuía desde enero que todo podía terminar así, el Pato hizo responsable a Grondona de la decisión de declararlo prescindible. De Bilardo optó por mantener prudente distancia, más allá de lo que sugiera el pasado distante de ambos. Y de Diego Maradona sólo dijo que no lo llamó.

“Estoy muy dolido y en un pozo depresivo muy grande”, concluyó Fillol, quien cuando repasó la tarea que desarrolló en la selección, recordó que supervisó a 37 arqueros, entre quienes están Juan Pablo Carrizo, Agustín Orión, Sergio Romero, Oscar Ustari, Mariano Andújar, Lucas y Emiliano Molina. Lo curioso es que el Pato tenía un contrato con la AFA vigente hasta diciembre del 2008 en el que decía que era “director técnico de selecciones nacionales”. Nada explicaba esa relación sobre su función como entrenador de arqueros. “Porque ese cargo no existe”, confesó, con la voz destemplada de tanta indignación. Una indignación parecida a la que sintió cuando era titular en la selección que jugó las Eliminatorias del Mundial del ’86, del que después lo borraron. Como ahora.

Compartir: 

Twitter
 

“Me da asco y dolor la manera en que me echaron de la AFA.”
Imagen: Alejandro David Leiva
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.