ECONOMíA › PRIMERA REUNIóN EN WASHINGTON EN LA ERA OBAMA

Borrón y cuenta nueva

 Por Fernando Cibeira

Aunque las caras se repiten, funcionarios argentinos y norteamericanos reunidos en Washington mostraron ayer la voluntad de dar una vuelta de página en la relación bilateral luego de los tumultuosos cinco años y medio en los que coincidieron la era W allí y la K aquí. Luego de este primer encuentro desde la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, el subsecretario de Asuntos Hemisféricos, Thomas Shannon, consideró a la Argentina como “un socio muy importante en la región”. El funcionario imaginó que Obama y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se verán en algunas de las cumbres en las que coincidirán durante abril, la del G- 20, en Londres, y la de las Américas, en Trinidad y Tobago. “Se nota una diferencia muy clara en el discurso”, evaluaba luego la comitiva argentina que encabezaron el embajador argentino en Estados Unidos, Héctor Timerman, y el vicecanciller Victorio Taccetti.

El encuentro fue una idea que le surgió a Timerman y transmitió a Shannon. Al funcionario encargado de la región en el Departamento de Estado –designado en la gestión de Bush y confirmado por ahora en el cargo– le gustó la propuesta, hizo las consultas del caso y le dieron para adelante. El encuentro arrancó ayer a las 10 en las oficinas del Departamento de Estado y se prolongó en un almuerzo en la embajada argentina en Washington, en donde Shannon dio luego sus conclusiones.

“Esta es la primera consulta en Washington con socios de la región”, se preocupó de destacar el norteamericano. “La reunión indica la importancia de Argentina para nosotros”, soltó, y resaltó la base “sólida y saludable” del vínculo entre ambos países. “Vemos con mucho optimismo el futuro de la relación bilateral”, concluyó.

Shannon es especialista en apagar los incendios que cada tanto surgen en la relación bilateral. Por ejemplo, cuando viajó a Buenos Aires luego de los cruces por el caso de la valija de Antonini Wilson. Esta tema, el de la valija, aclararon los diplomáticos, no se tocó. Argentina viene reclamando la extradición de Antonini para que declarara en la Justicia, pero ahora explican que hay que esperar que se conozca la última sentencia del juicio que se llevó a cabo en Miami.

En cambio, analizaron con detalle la situación de la región. Cuando hablaron de Cuba, los argentinos reclamaron que Estados Unidos le levante el embargo y que abra una instancia de diálogo con la isla para resolver sus diferencias. “Ellos nos anticiparon que van a hacer algún gesto, aunque no dijeron cuál”, relataron luego los argentinos.

La cuestión del diálogo también surgió cuando llegó el turno de Venezuela, el otro punto de resquemor para la Casa Blanca en la región. “Explicamos que nuestra buena relación con Venezuela se inició a partir de un buen vínculo comercial. Que ellos también tienen un buen vínculo comercial con Chávez, porque le compran petróleo, y que lo ideal sería que llevaran el diálogo político al mismo nivel”, sostuvieron los argentinos. Taccetti y Timerman puntualizaron que están dispuestos a cooperar en esta cuestión, aunque después aclararon que Argentina no busca proponerse como interlocutor de Washington. Con todo, la idea de un gobierno argentino que le sirva a la Casa Blanca para transmitir determinadas cuestiones a Hugo Chávez o al boliviano Evo Morales suele rondar por los principales despachos de la Cancillería.

La crisis económica, como era de esperar, ocupó buena parte del encuentro. Timerman y Taccetti argumentaron que la crisis que comenzó siendo financiera hoy necesita soluciones políticas, no sólo de números, y que la prioridad debe pasar por la creación y protección de los puestos de trabajo. También que la solución tiene que incluir a los países en vías de desarrollo, por lo que el G-20, del que forma parte Argentina, es un ámbito adecuado para la discusión. Sobre este punto, coincidieron en la necesidad de reformar los organismos financieros internacionales, algo que ya es casi un clamor generalizado.

“Ya la sola realización de esta reunión es un mensaje político importante”, evaluaba anoche Timerman ante Página/12. El mensaje se completaba con los nuevos conceptos deslizados por los funcionarios de segunda línea del Departamento de Estado que acompañaron a Shannon, entre los que intercalaron la necesidad de fortalecer el desarrollo social de la región y establecer puentes de diálogo. “Es un gran signo”, concluyó el embajador.

Compartir: 

Twitter
 

La reunión arrancó a las 10 en el Departamento de Estado.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.