DEPORTES › HISTORIA DE DISCRIMINACION A TRAVES DE UNA RED SOCIAL EN INTERNET

El relator de fútbol acusado

El caso de Gabriel Anello, que se desempeña en radio La Red, ya llegó al Inadi y a la DAIA. Un ex juez de línea e instructor de arbitraje, José Barenboim, lo señala por un agravio antisemita y manifestaciones violentas.

 Por Gustavo Veiga

La historia podría ubicarse en ese campo de Marte en que se transformó el fútbol y que las pasiones exacerbadas llevaron hasta el descontrol. José Barenboim, ex juez de línea e instructor nacional de arbitraje, se cansó de leer y escuchar los comentarios de Gabriel Anello, el relator de fútbol de Ascenso –integra una terna para el premio Martín Fierro–, y decidió aportar elementos de prueba ante el Inadi y la DAIA que reproducen expresiones discriminatorias y violentas presuntamente realizadas por aquél. El caso lo había explicado el denunciante en un encuentro público sobre violencia en el fútbol, del que participó como asistente y que se realizó en el auditorio de la Cámara de Diputados el pasado 24 de abril. El periodista, que conduce un programa nocturno en radio La Red y hace lo propio en las transmisiones de los partidos, le dijo a Página/12 que no quiere darle mucha trascendencia a la situación y se mostró sorprendido por ella.

Barenboim le envió a este diario la reproducción de los diálogos virtuales que mantuvo con el relator en Facebook. También, un contrapunto agraviante entre su hijo Roger, y el propio Anello, donde éste habría escrito una frase que constituye apología del nazismo: “Hitler debió haber vivido 10 años más para terminar la obra”. De ese modo, el relator, que se confiesa sin tapujos hincha del club Temperley, respondió a varios insultos del joven, según se desprende de los mensajes que intercambiaron.

El ex juez de línea de la AFA desaprueba la conducta de su hijo, pero la emprende contra Anello, a quien le escribió: “Estás más cerca de ser un barra brava del micrófono que un comentarista de fútbol”.

En la noche del miércoles 23, el relator conducía su automóvil camino a la emisora donde tiene su programa Ascenso por la Red de lunes a viernes, de 0 a 1.30. En ese espacio se desempeña con conocidos colegas especializados en el tema como Eduardo Ramenzoni y Daniel Cascioli. Este periodista lo contactó a Anello en su celular y su primera reacción fue negar que tuviera una página en Facebook. “No tengo idea de quién es Barenboim, sólo sé que es un ex árbitro. El día que me llegue la denuncia mis abogados tendrán que contestar. No sé qué decir, me sorprende esta situación. ¿Me van a meter preso porque haga la denuncia en el Inadi?”, se preguntó.

Barenboim accedió a comunicarse con Anello en Facebook porque este último le permitió contactarse. Es el modo de relacionarse en esa red de amistades, donde unos y otros pueden escribirse en lo que llaman muros. Lo guiaba la intención de defender a un referí de apellido Echenique contra quien Anello no ahorraba diatribas. Del 10 de abril pasado data el primer mensaje que el ex juez de línea le envió en un tono crítico pero amistoso: “Hola Gabriel, viéndote en la foto frente a un micrófono, me llama la atención tu comentario (alude a un insulto de Anello contra ese árbitro de Primera B). No sé si son muchos o pocos quienes te escuchan, pero sos formador de opinión y no debés olvidarlo. Es mala manera de combatir la violencia, y si querés podemos charlar sobre los árbitros, ya que yo soy árbitro e instructor nacional y sería bueno debatir. No soy dueño de la verdad, pero seguro entenderías muchas cosas si pudieras disentir sin agredir, o acaso por ir a una cancha vos también crees que da derecho a insultar, agredir, etc, a los jueces, rivales...”

Anello le respondió al día siguiente: “Es muy grave José cuando los árbitros inventan y ponen resultados en los partidos y más grave es cuando un árbitro informa a una persona que la insultó detrás de un alambre en la platea. No juzguemos si está bien que yo insulte detrás de un alambre o no (eso creo que tiene que ver con el folklore del juego para mí). Analizá la animosidad que tiene esta persona para con un club, imaginate si se informan en los clubes a todos los hinchas que insultan a un árbitro en la cancha desde la popular, hasta los palcos, pasando por la platea. Este chico tiene los humos muy altos y algún día alguien se los va a bajar de otra manera más allá de dejar un mensaje en Facebook. Quedo a tu disposición, Gabriel”.

Esta es la reproducción de los mensajes intercambiados entre Barenboim y Anello cuando todavía el primero no había decidido acudir al Inadi y la DAIA. Después se descargaron cada vez más críticas entre los dos. El instructor de la AFA le endilgó una “actitud arrogante”. Y el relator le marcó el territorio: “Quiero dejarte claro que éste es un espacio personal, y me parece que soy un ser humano como cualquiera y tengo derecho como tal a escribir lo que se me canten las ganas. Si vos creés que yo soy un barra brava del micrófono por lo que escribo acá es un tema tuyo, pero...”

Los contactos virtuales en Facebook continuaron por lo menos hasta el 22 de abril. Tres días antes, Anello había reprendido a un hincha del Sportivo Italiano con una respuesta tajante: “Esto es un foro personal y escribo lo que se me cantan las pelotas”. De este tipo de frases, Barenboim se hizo de unas cuantas y las mandó, además de a la DAIA y al Inadi, a la organización Salvemos al Fútbol, que conducen la ex dirigente del club Atlanta Mónica Nizzardo y el ex juez Mariano Bergés.

“Por favor, señores árbitros, sean honestos, dejen de ponerle Uds. resultados a los partidos. Es vergonzoso”, pidió el relator de la verba encendida (e incendiaria) en uno de los tantos mensajes que dio a conocer Barenboim. Cuando comenzó el diálogo telefónico con este diario, Anello negaba la existencia de su perfil en Facebook, aunque después terminó borroneando esa sensación de que le era ajeno. Página/12 pudo constatar que tiene su lugar en esa red social donde se siente cómodo bajando al llano para hablar en un estilo ramplón. Claro que la discriminación es otra cosa. Y a juzgar por lo que sostiene su antagonista, si la denuncia contra el relator deportivo avanzara, estaríamos ante un interesante caso de lo que puede y no puede decirse en los medios, foros y redes de Internet.

Anello está ternado al premio Martín Fierro por su labor periodística deportiva en radio durante 2008. Comparte el terceto de nominados junto a Alejandro Apo (Radio Continental) y Horacio Pagani (Radio Mitre). Uno de sus compañeros de transmisión, consultado para esta nota, afirma que el relator, y además contador público, “lo imita en su estilo a Mariano Closs”.

Antes de que finalizara la conversación telefónica, cuando ya pisaba terreno más firme y había superado la sorpresa inicial, Anello desafió: “Que esta persona haga lo que tenga que hacer”. Esa persona es Barenboim y asegura que hará la denuncia formal. Por lo pronto, ratificó que todos los antecedentes del caso ya están en manos del Inadi, el Instituto Nacional contra la Discriminación.

Compartir: 

Twitter
 

La hinchada de Independiente mostró banderas de Bolivia y Paraguay en otro acto de discriminación hacia los de Boca.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.