DEPORTES › INDEPENDIENTE VOLVIO AL TRIUNFO CON UNA ACTUACION CONVINCENTE

Una goleada para respirar

El conjunto de Avellaneda superó a Tigre con un gran desempeño de Daniel Montenegro, autor de dos goles. Los otros tantos fueron marcados por Ríos y Gandín. Tigre parece haber perdido el orden que tenía en el Apertura.

Independiente tenía ayer una prueba de fuego y la pasó con creces. Porque después de varias pálidas consecutivas, debía retornar al triunfo con el objetivo de volver a creer. Y lo hizo de la mejor manera. Debido a que goleó 4-1 a un desconocido Tigre, con una sólida actuación y muy buen juego por momentos. Los goles los marcaron Leonel Ríos, Darío Gandín y Daniel Montenegro, en dos ocasiones, para sellar un triunfo impecable.

Por eso, es justo decir que el resultado reflejó la diferencia que hubo entre los dos equipos. Porque mientras Independiente mostró ambición, orden y decisión, Tigre fue todo lo contrario. Y así le facilitó el trabajo al conjunto dirigido por Américo Rubén Gallego que fue amplio dominador durante los 90 minutos.

Con un Montenegro en un excelente estado, movedizo por todo el frente de ataque y lúcido para manejar los hilos del partido, Independiente tuvo el desarrollo mucho más fácil de lo que esperó. Tanto que sin hacer demasiado, le bastó para pasar por arriba a un Tigre que regaló muchos espacios en defensa y para colmo nunca tuvo juego asociado.

Así, no sorprendió que con un par de toques bien aceitados llegaran los primeros goles del local, que se puso en ventaja con una joyita de Ríos, tras una habilitación de pecho de Gandín, que se la bajó al mediocampista para que éste, a la carrera, sacara un derechazo que se coló en el ángulo derecho de Islas. Golazo. Después, cuatro minutos más tarde, Gandín aumentó el marcador con un remate cruzado que sentenció el partido.

Porque a partir de ahí Tigre se regaló e Independiente aprovechó la desesperación de su rival. A tal punto que a los dos minutos de comenzado el complemento, Núñez habilitó a Montenegro, que empujó la pelota al fondo de la red. Era el 3-0 y partido liquidado, aunque quedó tiempo para el floreo del local y una tibia reacción de Tigre que llegó al descuento por intermedio de Luna.

Sin embargo, la ilusión de una remontada épica duró poco. Porque enseguida llegó el segundo gol de Montenegro, quien selló una tarde redonda para Independiente que se ilusiona con mirar más arriba.

Compartir: 

Twitter
 

Ríos festeja el segundo gol de Independiente en la cancha de Huracán.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.