DEPORTES › RACING DERROTO 2-1 A INDEPENDIENTE Y SE QUEDO CON LA COPA DE MAR DEL PLATA

Broche para un verano perfecto

La Academia, el equipo que mejor se reforzó para el Clausura, se dio el gusto de terminar invicto la pretemporada con un triunfo en el clásico. Bieler y Cahais anotaron para el ganador, mientras que Fede González descontó para el Rojo.

Racing arrancó el 2010 a pura ilusión. Con una actuación convincente, el equipo de Claudio Vivas se quedó con el clásico de Avellaneda al imponerse 2-1 a Independiente en Mar del Plata, y así cerró invicto, con dos triunfos y un empate, un verano en el que se transformó en el equipo que más y mejor se reforzó. Claudio Bieler, uno de los nuevos, y Matías Cahais anotaron los goles de la Academia, donde además debutó con buen suceso Gabriel Hauche. Para Independiente, el partido fue siempre cuesta arriba desde la tempranera expulsión de Carlos Matheu. Para colmo, en el final también vio la roja Lionel Núñez.

El juego comenzó a definirse a los 18 minutos, cuando no había pasado nada en el partido. Hasta ese momento, los dos se habían prestado la pelota, no habían generado riesgo y los arqueros eran espectadores de lujo, más allá de un intento de Silvera en la primera jugada del encuentro. Sin embargo, en ese momento Matheu se ganó la tarjeta roja por un cachetazo desde atrás a Bieler y todo cambió.

No es que Racing se adueñara del desarrollo ni mucho menos. Todo seguía igual de trabado y confuso. Pero como Gallego no quiso hacer cambios e improvisó como lateral derecho a Busse, lo terminó pagando caro. Por ese sector, Lucero apareció para sacar un remate que Gabbarini alcanzó a desviar con lo justo, pero el rebote le quedó servido a Bieler para que definiera a un costado del arquero. Entonces, Racing ganó en confianza. Con la presión como bandera y el empuje como principal virtud, el equipo de Vivas se sintió ganador. Entonces sacó provecho del nerviosismo de Independiente, que recibió un gol por distraído sobre el final del primer tiempo: Racing jugó un corner corto para Falcón, que envió un centro pasado para la llegada solitaria y sin marca de Bieler. Con todo el tiempo del mundo, el delantero le bajó la pelota a Cahais para que el defensor señalara el segundo gol a un metro del arco.

Independiente pudo reaccionar, pero el gran responsable de que ello no ocurriera resultó De Olivera: en la última jugada del primer tiempo le tapó el descuento a Piatti. En la primera del segundo, le sacó un remate de gol a Gandín. Y diez minutos más tarde, desvió otro gran disparo de Piatti. Con esas tres atajadas, Racing mantuvo la diferencia y, sobre todo, la tranquilidad. Entonces, le regaló unos metros a Independiente y manejó la pelota con cierto criterio para sostener el control de la situación.

El golazo de Fede González sobre el final sirvió para otorgarle un poco de dramatismo al cierre, pero de inmediato llegó la expulsión a Núñez que le dejó muy pocas posibilidades, más allá de las protestas de Gallego. Así Racing cerró un verano perfecto, que dejó a sus hinchas muy ilusionados para el comienzo del Clausura.

Compartir: 

Twitter
 

Bieler celebra su primer gol con la camiseta de Racing, nada menos que en un clásico.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.