EL PAíS › ALEMANIA CONVOCARA AL G-20 PARA REFORZAR LA REGULACION A BANCOS Y MERCADOS

A los banqueros, con apercibirlos no alcanza

 Por Raúl Dellatorre

A contramano de la defensa a ultranza de la autonomía de la banca central que realiza la oposición en Argentina, en el centro del poder mundial se sigue discutiendo la forma de reforzar las regulaciones sobre la banca y los mercados financieros, tarea en la cual los bancos centrales llevarían a efecto una importante función en cumplimiento del mandato de sus respectivos poderes ejecutivos. Tras conocerse en la semana la propuesta del titular de Estados Unidos para limitar la capacidad de los bancos de elegir en qué actividades operar, ayer se informó la intención de la premier alemana, Angela Merkel, de convocar a los países miembro del Grupo de los 20 para consensuar normas de regulación reforzadas que impidan que se reproduzca la crisis financiera.

La canciller alemana tiene el propósito de celebrar en Berlín, para finales de mayo, una conferencia internacional con ministros de finanzas y gobernadores (titulares) de bancos centrales del G-20, en búsqueda de consensos en materia de regulación. El ministro de Finanzas germano, Wolfgang Schaeuble, sostuvo que las propuestas lanzadas en la última semana por Obama abren la posibilidad de llegar a un pacto internacional.

El plan propuesto por Obama busca limitar el accionar de los bancos, obligándolos a optar entre dedicarse a inversiones de riesgo (compra de activos bursátiles o valores inmobiliarios) o realizar actividad comercial bancaria habitual (depósitos y préstamos). Sólo esta última contaría con respaldo o garantía estatal. La iniciativa mereció la inmediata reacción negativa de la banca y analistas de mercado que pertenecen a la misma comunidad financiera internacional. Los organismos oficiales y de regulación europeos, en cambio, elogiaron la propuesta.

Pero Alemania dio un paso más y pretende convertirla en un plan consensuado. “Es importante que no relajemos los esfuerzos a nivel internacional”, expresó el ministro alemán Schaeuble, aludiendo al refuerzo de los mecanismos de regulación y control sobre la plaza financiera.

Las soluciones adoptadas por los principales países y bancos centrales frente a la crisis especulativa de 2007 y 2008 demostró su debilidad, transcurrido menos de un año desde la adopción de las últimas medidas de aquel “paquete”. El lanzamiento de fondos públicos casi ilimitadamente sobre el mercado para salvar a los bancos en “peligro” (limpiando sus patrimonios de activos irrecuperables y bajando el nivel de riesgo mediante reaseguros) mostró su corto alcance. Muchos grandes bancos volvieron a tomar altos riesgos en inversiones especulativas, en la búsqueda de ganancias rápidas, dándole la espalda a la confianza otorgada por los gobiernos centrales.

La teoría neoclásica, que convirtió a los bancos centrales en simples custodios del valor de la moneda, vuelve a ser dejada de lado. Antes lo fue frente a la crisis, con la inyección de cuantiosos fondos en la plaza contrariando las tradicionales recetas monetaristas. Esta vez, lo será cuando en el G-20 vuelva a discutirse el rol de intervención que se les asignará para preservar un sistema financiero amenazado de muerte por la incontenible adicción a la especulación.

Compartir: 

Twitter
 

Obama y Merkel, buscando un acuerdo para evitar otra catástrofe.
Imagen: AFP
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.