DEPORTES › BANFIELD DERROTO EN SU CANCHA POR 2-0 A LANUS EN EL CLASICO SUREÑO

Mi nombre es James, James Gol

Con un tanto oportuno de Battión y un golazo del volante colombiano, tras una muy buena jugada con Ramírez, el equipo de Falcioni se impuso ante el de Zubeldía, que no encontró nunca el rumbo y terminó el partido con nueve jugadores.

Banfield fue mucho más que Lanús y con goles de Battión y James Rodríguez (¡un golazo el suyo!) se llevó el clásico del sur por 2-0. El equipo de Zubeldía fue pura impotencia y terminó el partido con dos hombres menos.

En el comienzo, los dos equipos sufrieron la presión del clásico, que sumada a la demora en arrancar el partido de más de 15 minutos, por la cantidad de serpentinas que los hinchas arrojaron al campo de juego, hicieron de la primera parte algo poco atractivo.

Poco fútbol, pocas chances de gol, algo de sangre por un choque entre James Rodríguez y Castillejos, quien recibió un corte en el cuero cabelludo, y bastante fricción.

Banfield había empezado mejor, pero después de una chance de Barraza, un cabezazo, a los 5 minutos, que pasó cerca, debió esperar otros cuarenta minutos para volver a sentir emociones: a los 42, ante una pésima salida del arquero Marchesín, Ramírez no llegó a conectar de cabeza un centro, e inmediatamente después, el colombiano Rodríguez sació un violento remate que pasó también cerca.

Lanús, por su parte, apoyado en una aceptable labor de Fritzler y Pelletieri, dominó tibiamente algunos pasajes del partido, aunque sin lograr inquietar al arquero Luchetti porque carecía de profundidad. De ahí que las chances más claras fueran sólo dos remates desde afuera del área, nada demasiado serio.

El complementario fue todo de Banfield. Al minuto de juego, Fernández estrelló un derechazo en el travesaño; tres minutos más tarde, con una gran atajada Marchesín le tapó un cabezazo de gol a Ramírez y después llegó una jugada polémica, una clara mano de Viera, abajo, ante un remate de gol de Ramírez, que el árbitro Baldassi dejó pasar.

Pero mientras las tribunas locales explotaban de bronca y recriminaban al árbitro por el penal, James Rodríguez sacó un centro desde la izquierda, Víctor López remató al arco, Marchesín tapó dando rebote y Battión aprovechó el regalo para poner el 1-0. Lanús no encontró respuestas y Banfield seguía arrimando peligro, e incluso pudo ampliar Fernández con un globo por encima del arquero.

Lanús no encontraba el rumbo y sufría su propia impotencia. La cosa empeoró después de las expulsiones de Castillejos y Grana, por entradas violentas sobre Barraza y James, respectivamente; para colmo, Zubeldía ya había realizado todos los cambios.

Falcioni, relajado por el dominio de sus jugadores, sacó a Ervitti –que antes se había hecho sacar la quinta amarilla– y al uruguayo Fernández, pensando otra vez en la Copa Libertadores. El broche de oro llegó en el descuento. En una gran jugada colectiva, con taco incluido, Rodríguez definió picándola de zurda al segundo palo para poner el 2-0 definitivo.

Compartir: 

Twitter

James Rodríguez festeja el segundo, tras una muy buena jugada colectiva y una mejor definición suya.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.