DEPORTES › LA PARTICULAR HISTORIA DE LA CONSULTORA QUE ASESORA A BOCA

Consejos a dos puntas

Nueva Comunicación Weber Shandwick es la encargada de marcarles al presidente Ameal y al técnico Alves los momentos oportunos para hablar. Antes piloteó la campaña de D’Onofrio en River.

 Por Gustavo Veiga

Lo que el fútbol desune, aquella división que impone el color de las camisetas o una rivalidad que en 2013 cumplirá un siglo desde el primer partido, a veces no tiene relación con ciertas decisiones que se toman afuera de la cancha. Boca y River, cuando no juegan el clásico o se mofan de la desgracia ajena, se parecen bastante en algunas cosas. Nueva Comunicación, la consultora que hoy asesora cuándo hablar y cuándo no al técnico Abel Alves, y que la gestión del presidente Amor Ameal contrató este año, es la misma que piloteó la campaña política del candidato Rodolfo D’Onofrio en las reñidas elecciones que ungieron a Daniel Passarella como máximo dirigente en el club de Núñez. Su historia, que supera los 25 años de presencia en el mercado, es la de César Mansilla, su creador, un hombre que define las estrategias de candidatos que exceden el mundo del fútbol. Uno de ellos, el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, paladeó la última victoria electoral en 2007 que el consultor le había vaticinado con sus encuestas.

Nueva Comunicación Weber Shandwick, tal su nombre desde 2000 cuando se sumó a la red de The Interpublic Group, uno de los grupos líderes en el mundo de la comunicación y el marketing, desembarcó en Boca con el director creativo Edgardo Martignoni a la cabeza. La conflictividad del momento –acababa de renunciar Alfio Basile– indujo al presidente Ameal a que debía hacer algo con la difusión de sus medidas. O, como sostiene la consultora, “a percibir antes lo que otros no ven y así, anticiparnos con propuestas y acciones no convencionales que den valor y contenido a cada nuevo proyecto de comunicación que abordamos junto a nuestros clientes”.

“Acá ayudan a Ameal o Alves, los asesoran sobre la conveniencia de hablar o no”, dijo una fuente de Boca a Página/12 en un lenguaje más coloquial. Cuando el entrenador decidió no seguir dialogando con la prensa después de sus frontales declaraciones contra los jugadores tras el 0-3 contra Tigre, los periodistas que más frecuentan el club le atribuyeron la idea a Nueva Comunicación. Si Alves cerró la boca es porque se lo pidieron, sería la conclusión. Una decisión parecida al no comments de Alfio Basile, aunque nadie se hubiera atrevido a decir que al Coco le pasaran letra.

“Con más de 25 años de existencia en el mercado argentino, somos la principal consultora de prensa y relaciones públicas del país por cartera de clientes, volumen de facturación y trayectoria”, se ufana en su página de Internet la compañía de Mansilla, quien no es ajeno al mundo del fútbol. Durante más de diez años colaboró con el club Fénix, de la Primera C, incluso hasta fue su gerenciador. A él se debe el paso fugaz por el equipo de Pilar de figuras como Alberto Acosta y Matías Almeyda. También la construcción de un coqueto estadio para la cuarta categoría de la AFA. Pero el consultor se retiró de Fénix en febrero pasado cuando comprobó que los valores a desembolsar por contrato se le habían ido de las manos. La noticia fue confirmada por su presidente, Rodolfo Abedutto.

En Boca sucede al revés: le pagan por hacer lo que sabe. Aunque hay quienes cuestionan sus estrategias de comunicación. Pablo Abbatángelo, el presidente de la agrupación La Bombonera, recuerda que cuando este año le brindó información al diario La Nación para un informe sobre la economía del club, “la consultora mandó a los dirigentes a refutarnos e instaló más el tema que nosotros denunciábamos”. En otro artículo del mismo medio publicado el 22 de noviembre de 2009 por la periodista Laura Di Marco, se menciona de Mansilla que “muchos le reprochan que, en su caso, la asesoría en comunicación no excluye las menos transparentes operaciones de prensa”. El consultor, cuando tuvo una empresa periodística en sus manos, dejó malos recuerdos entre los trabajadores. En Infofax/Infosic hubo una lucha muy larga cuando decidió despedir a 60 empleados. “Al anunciar las cesantías, el empresario puso como argumento la crisis económica, a pesar de que meses atrás vendió parte de Nueva Comunicación en 20 millones de dólares, no sometidos a las restricciones del corralito”, denunciaba el colectivo de trabajadores de prensa que enfrentó su medida entre 2002 y 2003. Mansilla, tiempo después, terminó desprendiéndose de la agencia de noticias.

Antes de que Nueva Comunicación fuera convocada por la comisión directiva de Boca para asesorarla, D’Onofrio, el candidato a presidente en River que perdió por cuatro votos con Passarella, lo había contratado para manejar su campaña electoral. Carlos Ferreyra, un ex dirigente que acompañaba las aspiraciones políticas del empresario de los seguros, sostiene ahora que “la elección la perdimos nosotros, no la consultora. Creíamos que ganábamos con cierta holgura pero Enzo (por Francescoli) no fue el día de la votación”. Aquel desenlace electoral resultó estresante. D’Onofrio se había proclamado como ganador, los medios difundieron la noticia de su triunfo, pero minutos más tarde fueron desmentidos por un puñado de votos rezagados que le otorgaron la victoria al Kaiser.

Mansilla no tiene en la larga lista de clientes que figuran en la página web de Nueva Comunicación al presidente de la aseguradora La Caja, pero sí a Boca y Fénix, las dos instituciones que dan señales de su paso por el mundo del fútbol. Si D’Onofrio hubiera ganado en River, seguramente el club que preside Passarella con mano de hierro aparecería junto a su clásico rival de toda la vida.

Compartir: 

Twitter
 

Nueva Comunicación asesora al presidente Jorge Ameal.
Imagen: Fotobaires
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.