DEPORTES › LUEGO DE LA DERROTA EN LA BOMBONERA, RIVER SE ENTRENó

Tras el golpe, la idea es levantarse

River busca superar rápidamente la derrota ante Boca, pero el duelo todavía perdura. En ese sentido, el entrenador Leonardo Astrada intentó ayer levantar el ánimo de sus jugadores en la práctica, ante un grupo que se mostró muy golpeado. El equipo se entrenó en el predio de Ezeiza a puertas cerradas, y el conductor convocó a todos los profesionales en la cancha principal y habló menos de un minuto, indicando la rutina de la mañana. Pero cuando los que no jugaron frente a Boca se disponían a comenzar los trabajos con pelota, el técnico arengó durante cinco minutos a los que salieron a la cancha en la Bombonera.

En esa charla, según se pudo averiguar, Astrada resumió ante sus dirigidos que “es un golpe duro, pero hay que salir adelante”, y después los protagonistas se dispersaron para el trabajo regenerativo bajo el mando del preparador físico Facundo Peralta, mientras los suplentes hicieron fútbol.

Astrada tuvo una actitud pasiva en la mañana de Ezeiza, observando –entre concentrado y con la mirada perdida– cómo se desarrollaban las acciones del partido informal entre suplentes, donde estuvo Ariel Ortega. Después de la derrota ante el máximo rival, en River prefirieron el silencio ante los micrófonos, pero algunos no ocultaron la desazón al salir del predio con sus vehículos. “Estamos muy mal por haber perdido, hay que salir de alguna forma”, dijo uno de los titulares en el partido en la Bombonera. “¿Cómo voy a estar? Mal”, fue la respuesta de un referente, mientras otro, más reservado, sostuvo que “es preferible no hablar”.

Encima, una pintada anónima con la leyenda “Esto es River, muertos” apareció ayer por la mañana en una de las paredes del estadio Monumental, en señal de protesta por la derrota. La insignia, con letras negras sobre fondo rojo, puede verse sobre las puertas que dan a la popular visitante de la cancha de River, en la avenida Figueroa Alcorta.

En el plano futbolístico, también se le hará difícil a Astrada armar el conjunto inicial para el partido del lunes próximo frente a Argentinos, por la undécima fecha. River tendrá un equipo diezmado para ese día, debido a que terminaron con diferentes dolencias Marcelo Gallardo, Matías Almeyda, Oscar Ahumada y Alexis Ferrero. El primero padece una contractura en el isquiotibial izquierdo y no jugaría por precaución. Ahumada se retiró antes de la práctica para realizarse estudios por un traumatismo en el tobillo derecho, el mismo que le significó una operación y lo dejó varios meses fuera de las canchas. Y Almeyda sufrió un golpe en el gemelo izquierdo. Uno de los dos mediocampistas centrales será titular y del otro quedará afuera.

El punto positivo es que Diego Buonanotte continúa con una evolución favorable y comenzó a trotar ayer, después del accidente automovilístico que sufrió en el verano. El plantel de River volverá a los entrenamientos hoy, desde las 9.30 en el estadio Monumental, a puertas cerradas, y Astrada intentará rearmar un rompecabezas demasiado complejo.

Compartir: 

Twitter
 

“Esto es River, muertos”, decía el graffiti, que fue tapado rápido.
Imagen: DyN
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.