DEPORTES › ARGENTINA SE MIDE CON BRASIL EN CUARTOS

Otro clásico, con la red de por medio

El seleccionado argentino de vóleibol masculino buscará hoy dar otro paso para seguir creciendo cuando enfrente a Brasil, por los cuartos de final de los Juegos Olímpicos. El encuentro, primero de esa instancia en el cuadro, se jugará desde las 10 en el estadio Earls Court. Los otros encuentros serán Estados Unidos-Italia (a las 12), Polonia-Rusia (15.30) y Bulgaria-Alemania (17.30). El equipo de Javier Weber se aseguró el pasaje a cuartos, tras haber conseguido la tercera posición del grupo A, con tres triunfos y dos derrotas.

Argentina superó en la tarde del lunes 3-0 a Gran Bretaña, con parciales de 25-18, 25-18 y 25-15, y consolidó un funcionamiento colectivo que, indudablemente, ha ido en ascenso. Con un plantel promedio de 22 años, todos debutantes en competencias olímpicas, el equipo nacional se metió entre los ocho principales y ya mejoró la actual ubicación de la última Liga Mundial: décimo.

Argentina, que ya consiguió diploma, tiene ahora la posibilidad de alcanzar una semifinal, tal como ocurrió en Sydney 2000, cuando obtuvo la cuarta colocación, tras perder con Italia por el último escalón del podio. Enfrente estará Brasil, que logró la segunda ubicación en la zona B y que asoma, en teoría, por debajo de sus previsiones históricas.

“Es un rival durísimo. Pero nosotros preferíamos jugar con Brasil, porque es un clásico, por todo lo que representa”, sostuvo Weber.

Lo cierto es que el conjunto brasileño, ganador de las medallas de oro en los Juegos de Barcelona 1992 y Atenas 2004, goza de una amplia ventaja en los enfrentamientos oficiales ante la Argentina: 31 victorias y apenas tres derrotas.

Una de las victorias de la Selección a lo largo de la historia se dio en Seúl 1988, cuando el fantástico conjunto que tenía al mismo Weber, a Hugo Conte (padre de Facundo), Jon Uriarte (padre de Nicolás), Daniel Castellani (padre de Iván), Raúl Quiroga (tío de Rodrigo) y Waldo Kantor, entre otros, ganó 3-2, para alzarse con la medalla de bronce, la única vez que el vóleibol nacional subió al podio olímpico.

Brasil, que tiene al experimentado Giba entre sus protagonistas –acaba de ser fichado por Drean Bolívar para la Liga Argentina de Clubes–, basa el potencial de su juego en una sólida recepción (está segundo detrás de Bulgaria en ese rubro) y en la eficacia que pueda alcanzar en los ataques, con Murilo como estandarte.

Argentina opondrá, casi con seguridad, la mano de Luciano De Cecco en el armado, el poder en ataque de Conte y Quiroga, más la contribución de Federico Pereyra y los demás. Todas armas que buscan legitimar la convicción de que se está en el camino correcto.

Compartir: 

Twitter
 

Bloqueo de Crer y Pereyra.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.