DEPORTES › ENTREVISTA A NICOLAS LAPROVITTOLA, FIGURA DE LANUS, QUE PELEA EN DOS FRENTES

“Podemos aspirar a ganar todo”

El base granate confía en las chances de su equipo, que hoy arranca el Final Four de la Liga de las Américas y se encuentra en las semifinales de la Liga Nacional por primera vez en su historia. “Es una etapa decisiva y la tenemos que disfrutar”, indicó el armador.

 Por Leonardo Castillo

En los últimos años, Lanús se acostumbró a desempeñar un rol protagónico en los certámenes de la Primera División de la AFA. Sin embargo, no todo es fútbol. Por estas horas, el básquet del club disfruta de un momento histórico, con su equipo en las semifinales de la Liga Nacional y hoy arrancará en Puerto Rico el Final Four de la Liga de la Américas, el torneo más importante en el plano continental. “Es una etapa decisiva y la tenemos que disfrutar. Nos tenemos fe y sabemos que podemos llegar a lo más alto”, señaló en diálogo con Página/12 Nicolás Laprovittola, base y emblema de un plantel que sueña con alcanzar la gloria.

–¿Cómo llega Lanús a esta instancia?

–Desde lo anímico, tenemos la tranquilidad de saber que estamos donde queríamos llegar cuando empezamos la temporada. Nos fijamos el objetivo de pelear en la Liga y conseguimos avanzar una instancia más en relación con el torneo que hicimos el año pasado, de modo que por ese lado no podemos estar más que conformes. En el plano internacional, tenemos la chance de ganar un título y sentimos la responsabilidad de estar representando al básquet argentino. Si nos encontramos frente a estos desafíos es porque desde lo deportivo estamos bien.

–¿Cuál de los dos torneos se perfila como más difícil, la Liga Nacional o el Final Four?

–Los dos van a ser muy duros y los encaramos con la misma responsabilidad. Estamos confiados en nuestra capacidad y el juego que mostramos en los últimos partidos. Si mantenemos este nivel, podemos aspirar a ganar todo. La clave pasará por evitar que nos maneje la ansiedad y mantener la concentración.

–¿Haberle ganado 3-0 a Atenas en los cuartos de final de la Liga fue un envión para el equipo?

–Sí. Sobre todo por la forma en la que le ganamos a un histórico de la Liga como son ellos. También porque ese triunfo nos permitió organizarnos con el fixture y disponer de más días de descanso para prepararnos de cara al Final Four. Igual, sabemos que después vamos a tener que vernos las caras con Peñarol, y seguro que será muy duro, pero nos tenemos fe para afrontar todo lo que se venga.

–¿Cómo se vive este momento en el club?

–La gente está muy ilusionada. En los años ’60 y ’70, Lanús tuvo un gran equipo que hizo muy buenas campañas y estableció una tradición con el básquet que con los años se había perdido. Este grupo logró que la institución vuelva a los primeros planos y recupere la mística que hubo por el básquet en años anteriores. Es que somos el resultado de un trabajo a largo plazo, de objetivos que se vienen cumpliendo desde hace cinco años, cuando logramos el ascenso desde el TNA. En ese sentido, seguimos un camino parecido al que se trazó con el fútbol.

–¿Cuando se llega a una instancia decisiva como ésta hay margen para el disfrute o todo es sufrimiento?

–Lo que hicimos como grupo ya nadie no los puede quitar. Ahora debemos dar lo mejor en cada partido. Pero por más nerviosismo y ansiedad que haya, nunca hay que dejar de disfrutar. Para eso se juega.

–¿La Liga Nacional sigue siendo un campeonato competitivo?

–Creo que sí. Es una competencia dura y hay mucha exigencia. Actualmente, creo que Regatas, Boca, Peñarol y nosotros somos los equipos que nos destacamos del resto. Lo demás es todo muy parejo.

–El año pasado participaste de la preselección a los Juegos de Londres, pero finalmente quedaste al margen del plantel. ¿Lo viviste como una frustración?

–En ese momento puede ser, pero hoy ya no. Pienso que fui un afortunado de entrenarme junto con Manu (Ginóbili), Scola (Luis) y todos los jugadores de la Generación Dorada. Fue un privilegio, se trató de una experiencia que terminé disfrutando. Ojalá pueda volver a tener chances con la selección, es una de las asignaturas que tengo que cumplir en mi carrera.

–¿Sentís que tenés la responsabilidad de ser parte del recambio que se dará cuando la Generación Dorada cumpla su ciclo?

–Todavía falta un poco para que los jugadores de la Generación Dorada dejen de jugar. No creo que Londres haya sido el final del ciclo de todos ellos. Y la verdad, espero que no sea así, los más jóvenes necesitamos que ellos nos ayuden, que nos brinden su experiencia porque a los más jóvenes todavía nos falta crecer un poco más.

–¿Jugar en el exterior es una meta pendiente?

–Sí. Es un objetivo que espero cumplir en algún momento y que me puede ayudar para crecer. Tengo 23 años y hay cosas en las que puedo mejorar. Siento que una experiencia afuera del país me puede ayudar a ser mejor jugador. Ya llegará.

–Sos hijo de la diputada Margarita Stolbizer. ¿Militaste con ella?

–En otra época la acompañaba más, estaba más a su lado, pero ahora no tanto. El básquet me insume mucho tiempo. Además, ya tengo suficiente con escucharla cuando juego (risas). Pero bueno, la política es algo muy presente en mi familia y es muy difícil estar al margen de ella.

Compartir: 

Twitter
 

Nicolás Laprovittola en el duelo ante Atenas en cuartos de final.
Imagen: Ligateunafoto
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.