DEPORTES › RIVER ENTIENDE LA TRASCENDENCIA DE LOS PARTIDOS

Duran más que noventa minutos

Godoy Cruz había aprendido de la goleada 4-0 de una semana atrás y lo maniató a lo largo del tiempo reglamentario. Pero se descuidó en el descuento, y Pezzella, con un cabezazo, aseguró la victoria en la Copa Sudamericana.

River se llevó en tiempo de descuento una victoria sobre Godoy Cruz por la que hizo poco, en el marco de un equilibrado partido de ida de la Copa Sudamericana. Recién en el tercer minuto de descuento y tras una jugada de pelota parada, una forma no habitual de llegar al gol desde que al equipo de Núñez lo dirige Marcelo Gallardo, llegó la victoria riverplatense a través de un cabezazo franco de Germán Pezzella, más o menos libre de marcas. La revancha se disputará el 28 de septiembre en el Monumental.

El entrenador de Godoy Cruz, Carlos Mayor, había anunciado la intención táctica, para contener la fluidez futbolística de River, de “cortarle los circuitos de juego en la mitad de la cancha”. El proyecto local, entonces, pasaba más por no dejar jugar al rival que por jugar. El conjunto mendocino cumplió al pie de la letra el plan y no pasó zozobras durante el primer tiempo, en el que hasta dispuso de alguna acción aislada para ponerse en ventaja.

La visita no supo contrarrestar ese esquema de presión de los anfitriones y encendió las primeras alarmas. Sin Teófilo Gutiérrez, justamente el máximo goleador en el torneo con seis tantos, tampoco generó juego en la zona media ante el aislamiento de Leonardo Pisculichi, el único que podía crear alguna alternativa más allá del chico Tomás Martínez, que entró en el complemento, demasiado tierno aún como para cargarse el equipo al hombro.

En el segundo período, River se prodigó más, mientras que el local redujo aún más la de por sí poca audacia exhibida en el período inicial. La dinámica y el despliegue del uruguayo Carlos Sánchez intentaron compensar las falencias y las ausencias. Salvo algún remate aislado de Pisculichi que llegó a complicar al arquero local Moyano, la paridad se correspondía con la oferta que habían presentado ambos conjuntos.

Para los mendocinos era negocio el empate sin goles luego de la goleada con la que River se había despachado en el mismo Malvinas Argentinas diez días atrás. Sobre todo después de algunos problemas entre el técnico Mayor y dos referentes del equipo como José Luis Fernández (que entró sobre el final) y Federico Lértora (ni siquiera concentró), que hicieron eclosión ayer.

Pero los partidos duran más que noventa minutos. En el descuento también se juega. Y como River anda derecho, así de derecho salió el cabezazo de Pezzella para batir la estirada de Moyano. Y un equipo que al final se conformaba con el empate como visitante se llevó un premio superior.

Compartir: 

Twitter
 

Trámite equilibrado tuvo el partido en Mendoza, hasta que River encontró el gol en el final.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.