DEPORTES › BOCA DERROTO 3-0 A CENTRAL Y SE METIO EN LOS OCTAVOS DE LA COPA

Un triunfazo para el aplauso

El equipo del Vasco Arruabarrena, con inteligencia y mucho sacrificio, hizo un buen partido ante el conjunto rosarino y, además de la clasificación a la siguiente ronda, se llevó el reconocimiento de los hinchas que coparon la Bombonera.

 Por Facundo Martínez

Boca volvió a dar ayer señales de buena salud, con buenas actuaciones individuales y de conjunto, y dos goles de Chávez y otro de Fuenzalida para derrotar a Central por 3-0 (4-1 en el global) y avanzar a los octavos de final de la Copa Sudamericana. Su próximo rival será el ganador de la llave que animan Deportivo Capiatá, de Paraguay, y Caracas, de Venezuela, que en el partido de ida jugado en tierra guaraní empataron 1-1.

No se tomó mucho tiempo este Boca renovado del Vasco Arruabarrena para dejarle en claro a Central cuál iba a ser su actitud para encarar el encuentro. Enseguida también, por si acaso quedaban dudas, lo advirtió el arquero Caranta, cuando con una exigida volada le tapó un tremendo remate desde afuera a Marín. Boca se imponía por los laterales, sobre todo a espaldas de Delgado, gracias a la velocidad de sus ataques y Central, que llegó golpeado por la goleada sufrida ante Tigre en el torneo local, se mostraba resignado a aguantar la presión y a esperar alguna oportunidad.

No tuvo mucho que esperar porque Boca pegó primero, a los 20 minutos, con un golazo de Chávez que sacó un tremendo remate desde la puerta del área luego de que Calleri le sirviera la pelota en bandeja matándola con el pecho de espaldas al arco. En desventaja, a los rosarinos no les quedaba mejor opción que salir a buscar el empate, pero los jugadores de Boca, rápidos para la ofensiva y sacrificados para la recuperación, no les daban respiro, y los hinchas, felices, los aplaudían una y otra vez.

Sólo la impotencia y la anemia de ideas pueden explicar la expulsión que se compró solito Acevedo, a los 36, por doble amarilla y que terminó de debilitar al equipo de Russo.

El dominio de Boca continuó en la segunda parte. La idea fue sencilla, tener la pelota lejos del arco de Orion, y se cumplió sin mayores inconvenientes porque a Central, de lo poco que intentaba, no le salía una bien. Con el partido controlado en el campo de juego, la fiesta se trasladó a las tribunas entre aplausos y cantitos. Eso hasta que Chávez, sí otra vez el ex Banfield, pero ahora de palomita, puso el 2-0 que terminó de desatar la euforia contenida y volvió a hacer temblar a la Bombonera.

Si los últimos minutos sirvieron para algo, fue para preguntarse qué era lo que hacía Abreu, solitario, entre los centrales de Boca y para que Colazo, increíblemente, desperdiciara un mano a mano solito frente a Caranta, y para que el recién ingresado Fuenzalida se luciera liquidando el trámite con un toque de derecha sobre el primer palo del arquero para anotar el tercero.

Compartir: 

Twitter
 

Chávez convierte su segundo gol, que anotó de palomita.
Imagen: Julio Mancini
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.