DEPORTES › BARCELONA SE QUEDO CON LA CHAMPIONS LEAGUE AL SUPERAR 2-1 AL ARSENAL

Es el emperador del fútbol europeo

No jugó un buen partido, pero terminó imponiendo su superioridad numérica y física sobre el cuadro inglés, que jugó 70 minutos sin su arquero titular. No fue la noche de Ronaldinho, que fue menos que Thierry Henry, sino la del sueco Henrik Larsson, artífice del triunfo.

Le costó más de lo que muchos esperaban, pero el Barcelona ya tiene en sus vitrinas su segunda Champions League después de derrotar 2-1 al Arsenal en una dramática final disputada en París. Samuel Eto’o y Juliano Belletti remontaron en el último cuarto del partido el gol inicial de Sol Campbell para el equipo inglés, que rozó la heroicidad: jugó desde el minuto 18 con un hombre menos por la expulsión de su arquero Jens Lehmann. El hombre clave del partido no fue Ronaldinho, muy marcado todo el choque, sino el sueco Henrik Larsson, que dio los dos pases de gol. El entrenador del Barcelona, Frank Rijkaard, dejó fuera del banco a los argentinos Lionel Messi y Maxi López.

El Barcelona se desperezó tímidamente con un disparo de Giuly, pero era el Arsenal el mejor parado. Hasta que apareció Ronaldinho, dejó solo a Eto’o y Lehmann no tuvo más remedio que derribarlo. Giuly acabó marcando el gol, pero el noruego Terje Hauge ya había pitado y expulsó al arquero alemán.

Almunia sustituyó a Lehmann, pero el Arsenal perdió en el canje a Pires. El Arsenal quedó “groggy”, pero el Barcelona no lo supo aprovechar. Los ruidosos hinchas ingleses apoyaron más que nunca y sus jugadores respondieron a la primera. Una falta inexistente fue centrada con dulzura por Henry y Campbell entró como un tren por el centro del área para dejar en evidencia a Oleguer y cabecear con potencia al gol en el minuto 37.

La noche se había nublado en París y caía lluvia cada vez más intensa, una perfecta metáfora de cómo se desarrollaba la final para las estrellas azulgranas. Los nervios comenzaban a aparecer y Rijkaard hizo el cambio ideal: Larsson sustituyó a un tímido Van Bommel.

El Barcelona, con cuatro delanteros y sólo dos volantes, se volcó al ataque y el Arsenal buscó un segundo tanto, aunque tuviera un hombre menos. Pero entonces apareció Larsson. El veterano sueco encontró un hueco en el muro de la defensa inglesa, prolongó para la cabalgada de Eto’o y el camerunés definió en el minuto 76 con frialdad por el primer palo de Almunia.

El gol desmoronó al Arsenal, que llevaba una hora con un hombre menos. Sólo cinco minutos después apareció otra vez Larsson, con la función que no cumplió Ronaldinho, y habilitó a Belletti. Pese a no tener ángulo, el brasileño anotó el gol del triunfo porque el balón golpeó en la pierna del arquero.

“Sabía que era necesario hacer goles, y los hicimos, ¿no?”, opinó Larsson, que jugó su último partido en el Barcelona. “No fue la noche de Ronaldinho, Belletti o mía, sino la del Barça”, dijo Eto’o. El entrenador del Arsenal, el francés Arsene Wenger, afirmó que “es duro perder una final con un gol en fuera de juego”, en referencia al gol del empate. “Recibí patadas por todos los lados. Pujol y Márquez tendrían que haber sido amonestados”, se quejó Henry.

Compartir: 

Twitter
 

Ronaldinho besa la Copa
 

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.