DEPORTES › UN HOMBRE MENOS Y CON UN PENAL INVENTADO EN EL DESCUENTO

Exaltación del catenaccio

Parecía que Italia se iba del Mundial, sin atacar y sin Materazzi en la cancha, con Australia lanzado al ataque, peroTotti la sostuvo en el Mundial tras un infracción de mentirita que convirtió con un potente remate.

 Por J. J. P.
Desde Munich

“Siamo fuori”, pensaron los italianos cuando el español Medina Cantalejo le sacó la roja directa a Materazzi en una jugada que bien podía haber castigado con amarilla, a los cinco minutos del segundo tiempo. “Siamo fuori”, pensaron enseguida cuando Lippi lo sacó a Luca Toni, el delantero más peligroso de la cancha, para meter a Barzagli, completando la línea de cuatro.

“Siamo fuori”, pensaron cuando cayó una pelota en el área y Aloisi falló en la chilena que pudo haber definido el partido, faltando muy poquito.

“Siamo fuori”, pensaron cuando se acababan los tres minutos que les habían agregado a los 90 reglamentarios y había que ir al alargue ante rivales incansables, pero ocurrió que de pronto Grosso agarró la pelota sobre la izquierda en un contraataque y se la jugó. Gambeteó al lateral Moore, enfiló en diagonal desparramando a O’Neill, pero no pasó porque desde el piso el central del Blackburn inglés levantó el codo y lo mandó al piso. Penal. Dos minutos y tres cuartos de los tres de alargue iban cuando el árbitro indicó el punto de los doce pasos. Se hizo cargo Francesco Totti, con la categoría que lo caracteriza. Derechazo fuerte, arriba, contra el palo izquierdo de Schwarzer, que adivinó la intención, pero quedó muy lejos de la pelota en su estirada.

Con el último aliento, sufriendo, apelando al oficio, Italia pegó un salto más alto que el de los canguros y llegó a los cuartos de final del Mundial.

Las viejas armas, una resistente coraza defensiva, para controlar al rival, la lanza y la bola con puntas de hierro para atacar en el momento más inesperado volvieron a dar resultado. Italia se encadenó al catenaccio y feliz en la suya atravesó una prueba que resultó (como a la Argentina, como México) diez veces más difícil de lo esperado.

Los australianos tienen un gran tradición deportiva, pero el fútbol ocupa un lugar bajo en las preferencias de la gente. Dos millones de personas nadan, un millón juega al rugby en las distintas variantes, un millón practica tenis y sólo 120 mil se enganchan con la pelota de cuero. La llegada del holandés Guy Hiddink les ha permitido dar un interesante salto de calidad en su juego.

El entrenador holandés los convenció de jugar a ras del piso y menos al pelotazo, lo que les ha dado buenos resultados: pasaron la primera ronda y estuvieron cerca de llegar a los cuartos. No son un fenómeno ni mucho menos, tienen buena resistencia física y mejoraron un poco la técnica. Todavía les falta mucho, aunque hay buen trabajo en las divisiones inferiores que les permite tener esperanzas a futuro. Los italianos le temían a Hiddink porque era el técnico de Corea del Sur, el equipo que eliminó justamente a los azzurri en el último mundial. Pero Lippi, consciente de las limitaciones del rival, mandó a la cancha a dos de punta, Luca Toni y Gilardino, y lo puso a Del Piero como enganche.

En el primer tiempo, Italia tuvo oportunidades como para marcar, pero en el segundo, después de la expulsión de Materazzi, se le empezó a complicar. Ya le había pasado con Estados Unidos: frente a equipos duros, muy disciplinados, no la pasa bien. Para el alargue, daba la sensación de que los australianos estaban mejor parados. Y los italianos ya estaban pensando en cargar toda la culpa contra la FIFA por la expulsión de Materazzi, pero cuando nadie lo esperaba, Grosso rompió los reglamentos, se mandó por izquierda, le hicieron penal y ganó Italia. Están adentro. Y si ganan en la próxima deberán jugar contra Argentina o Alemania.

1-ITALIA

Buffon; Zambrotta, Cannavaro, Materazzi, Grosso; Gattuso, Pirlo, Perrotta, Del Piero; Toni, Gilardino.

DT: Marcello Lippi.

0-AUSTRALIA

Schwarzer; Neill, Moore, Chipperfield, Grella; Culina, Cahill, Sterjovski, Luke Wilkshire; Bresciano, Viduka.

DT: Guus Hiddink.

Estadio: Fritz Walter (Kaiserslautern).

Arbitro: Luis Medina Cantalejo (España).

Gol: 90m, Totti (I), de penal.

Cambios: 46m, Iaquinta por Gilardino (I); 57m, Barzagli por Toni (I); 74m, Totti por Del Piero (I); 81m, Aloisi por Sterjovski (A).

Incidencias: 49m, expulsado Materazzi (I).

Compartir: 

Twitter
 

La secuencia del “penal” de O’Neill a Grosso
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.