DEPORTES › OPINION

El afano no es una anécdota

 Por Facundo Martínez

Ya no caben dudas: la cuestión más deficitaria, el mayor problema del Mundial son los malos arbitrajes. La espantosa labor del ruso Valentin Ivanov, quien batió todos los records mostrando en Inglaterra-Portugal 4 rojas y 16 amarillas, desató la polémica. Rápido como ninguno, el mandamás de la FIFA, Joseph Blatter, sentenció que “ese arbitraje mereció una amarilla”. Sumaron sus críticas los entrenadores Parreira (Brasil) y Scolari (Portugal), quienes coincidieron: “Vinimos a ver fútbol y la pelota rodó no más de 30 minutos. El juez no supo controlar el partido y por eso no hubo fútbol”. Tampoco clasificó con fútbol Italia, que accedió a los cuartos gracias a un penal inexistente que compró el árbitro español Medina Cantalejo, cuando el partido, ya en el descuento, reclamaba su extensión o quizás una definición posterior de penales, porque Italia hacía poco y Australia no encontraba el gol. Y si no se quejó el DT Guus Hiddink con la vehemencia que el caso reclamaba fue porque la evidencia del afano fue tal que no ameritaba el esfuerzo. Preocupan estas cuestiones de cara a la definición del Mundial. Raymond Domenech, DT de Francia, pidió “un arbitraje coherente” para el partido de hoy frente a España y que “las reglas sean las mismas para todo el mundo y se apliquen de la misma manera”. Fuerte, ¿no? Las “tres” tarjetas amarillas mostradas por el árbitro inglés Graham Poll antes de expulsar al croata Simunic no son más que un detalle anecdótico. El afano, no.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El afano no es una anécdota
    Por Facundo Martínez
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.