DEPORTES › MAXI CONFIANZA EN MAXI RODRIGUEZ, EL MAXI GOLEADOR ARGENTINO

“Podemos ganar tranquilamente”

Se la pasó explicando mil veces más el golazo contra México, pero definió mejor el partido contra Alemania: “Siempre nos conviene que nos salgan a atacar, y no creo que Alemania se meta atrás, así que se puede dar un partido abierto”.

 Por Ariel Greco
desde Nuremberg

“La presión es de ellos, son locales y los favoritos, junto a Brasil.” La frase la pronunció ayer Maximiliano Rodríguez, durante la conferencia de prensa que brindó en Herzogenaurach y dejó un mensaje claro: la intención de la delegación argentina es trasladarles toda la carga y presión a los alemanes, que por su condición de dueños de casa y por lo que han mostrado en los últimos encuentros recuperaron su condición de candidatos. Por eso, sin esquivarle a la responsabilidad, la idea de los jugadores argentinos es bajar nuevamente el perfil y asumir que el peso mental del juego lo tendrán que cargar los muchachos de Jürgen Klinsmann. Igual, más allá del juego mental, la confianza del grupo está intacta: “Si Argentina está bien le puede ganar a cualquiera”, remarcó el volante de Atlético de Madrid.

La mañana en la concentración resultó nuevamente muy tranquila, con la premisa de recuperar fuerzas para el partido del viernes y equiparar el desgaste de los futbolistas. Por eso, los que no actuaron ante México arrancaron antes el trabajo, al que luego se sumaron los restantes jugadores. Todo resultó muy liviano, aunque sirvió para confirmar que Luis González y Nicolás Burdisso ya están plenamente recuperados y estarán a disposición del entrenador para el viernes. En cambio, la práctica no sirvió demasiado para tratar de dilucidar el equipo, que recién hoy se podrá vislumbrar con algo más de precisión a partir del entrenamiento de la tarde. Es que, a puertas cerradas, es probable que Pekerman pare por primera vez el equipo que tiene en la cabeza para enfrentarse a los alemanes, tal vez con los dos jugadores ya recuperados entre los titulares.

Pero más allá de la formación que elija el entrenador, por el momento la prioridad pasa por el juego mental de pasarle presión al adversario. “Son los locales y los favoritos, ellos tienen la responsabilidad”, aseguró Rodríguez, uno de los mejores jugadores del equipo de Pekerman en el torneo. Está claro que el conjunto argentino se sintió mucho más cómodo cuando los focos no se centralizaban en su poderío y simplemente se lo observaba como un rival a tener en cuenta y nada más. Así sucedió hasta la goleada ante Serbia y Montenegro. Pero luego, tras esa actuación que le valió el reconocimiento mundial e incluso en varios países la coronaron ahí mismo con el título, la idea original de pasar inadvertidos tuvo que quedar archivada en el olvido. Por eso, sin perder de vista el poderío propio, la estrategia ahora parece pasarle responsabilidad al adversario. El domingo, el discurso similar había salido de boca del capitán Juan Pablo Sorin. “La presión es de ellos”, es el pensamiento en el bunker argentino. Para reforzar esa idea, ante México, el equipo argentino tuvo que asumir el rol de favorito y el panorama fue diferente, ya no se sintió tan cómodo. Igualmente, el ex jugador de Newell’s lo atribuyó a los méritos de México y no a un defecto argentino. “Sabíamos que México tenía un sistema de juego que nos iba a complicar”, recordó el volante.

Lo cierto es que, pese al juego planteado, la mentalidad del equipo argentino está muy fuerte, con plena confianza en las posibilidades de imponer sus condiciones. Incluso, más allá de la diferencia de jerarquía con México, en el grupo están convencidos de que el esquema y la estrategia de juego de los alemanes favorecen las posibilidades propias. Y así lo remarcó Maxi ayer: “Alemania tiene otro sistema y lo conocemos muy bien. Siempre nos conviene que nos salgan a atacar, y no creo que Alemania se meta atrás, así que se puede dar un partido abierto”, indicó el mediocampista argentino, que contó una y mil veces el zurdazo que le dio el pasaje a la Selección ante México.

Claro que si bien pueden generarse espacios que pueden aprovechar los delanteros albicelestes, Alemania también mostró un poderío considerable en ataque. Por eso, Rodríguez advirtió que no debe perderse la concentración ni un minuto. “Van a salir a tratar de llevarse el partido por delante como en los octavos y nosotros también vamos a tener que salir a atropellarlos para que no nos pase lo mismo que a Suecia”, indicó el goleador argentino en el torneo con tres tantos. Pero pese a la mesura, Maxi nunca abandonó su confianza. “No les tenemos miedo, sí respeto, como ellos nos respetan a nosotros. El que esté mejor se va a quedar con el partido. Y si estamos bien, les podemos ganar tranquilamente”, expresó el volante, que a lo largo del certamen se desempeñó tanto por derecha como por izquierda.

El juego mental está en marcha. Confianza plena en las propias fuerzas para adentro y pasarle presión al adversario para afuera parece ser la estrategia. No parece un mal negocio.

Compartir: 

Twitter
 

Maxi Rodríguez transpira confianza para el partido del viernes.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.