DEPORTES › ARGENTINA PERDIO EN EL DOBLES Y QUEDO ELIMINADA EN LOS CUARTOS DE FINAL DE LA COPA DAVIS

A toda velocidad se escapó otra chance

Nalbandian y Cañas no pudieron con la rápida carpeta ante los locales Thomas Johansson y Bjorkman y cayeron en cuatro sets. Así se esfumaron todas las posibilidades de repetir la final del año pasado.

Hasta ayer, el equipo argentino de Copa Davis nunca había logrado reponerse de un 2-0. Incluso, la veloz carpeta había sido el escenario de las últimas cuatro eliminaciones. La serie ante Suecia no fue la excepción. David Nalbandian y Guillermo Cañas cayeron 4-6, 7-6 (4), 6-2, 6-3 ante Jonas Bjorkman y Thomas Johansson en casi tres horas de juego, por lo que Argentina quedó eliminada en los cuartos de final del Grupo Mundial. La pareja nacional, muy irregular por momentos, evidenció problemas para mantener el nivel durante todo el partido y fue claramente superada por una experimentada dupla, que desplegó un rendimiento sin fisuras. Pese a la derrota, el capitán Alberto Mancini confirmó que continuará en su cargo durante el 2008. Hoy, desde las 8 (televisa TyC Sports), se jugarán los otros dos partidos de singles para completar la serie.

De entrada, Mancini dejó en claro que apostaría sus últimas fichas y, previo acuerdo con el jugador, eligió a Cañas para acompañar a Nalbandian en el dobles. El tenista de Tapiales, que por molestias físicas había quedado descartado para el viernes, ya desde los primeros games alejó los fantasmas de su molestia en el muslo izquierdo. Es que Cañas empezó con un sólido juego –sobre todo con su servicio– y se entendió a la perfección con el cordobés. La superficie se convirtió entonces en el principal obstáculo de los argentinos para lograr contrarrestar el saque de los suecos. Hasta que en el décimo juego un smash de Cañas coronó una buena devolución de Nalbandian y consiguió el primer quiebre del partido sobre el saque de Johansson para llevarse el parcial por 6-4.

Poco cambió en el segundo set. Las dos parejas mantuvieron la intensidad y se hicieron fuertes desde el saque. Fue el experimentado Bjorkman el encargado de generar los primeros desajustes en la pareja argentina. Es que cada vez que recibía el saque, Nalbandian se cruzaba en la red y dejaba libre la paralela, situación que varias veces fue aprovechada por el conjunto sueco. En el sexto juego, un movimiento desafortunado dejó el estadio en silencio: Cañas se resbaló al tratar de atajar un saque abierto y se cayó al piso. “Me dolió la pierna cuando me caí, pero la molestia me duró un par de minutos. Aclaro que no perdí por esa razón, ellos nos superaron bien”, reconoció Cañas.

Sin quiebres de servicio, el parcial llegó al tie-break. Una devolución paralela de Johansson ante un nuevo cruce de Nalbandian le dio el primer y único minibreak del juego. Después, cada tenista se encargó de conservar su saque y los locales se quedaron con la definición por 7-4. “Dejamos todo en la cancha, pero ellos mostraron un nivel superior sobre este tipo de superficies. Nos sentimos igual que se sienten todos los rivales que van a jugar a la Argentina”, explicó Nalbandian.

La ajustada definición significó un envión para los locales y un claro retroceso para los visitantes. Porque, a partir del tercer set, los argentinos bajaron su nivel –sobre todo con su saque– y semejante ventaja en este tipo de superficies fue aprovechada por el conjunto sueco con un prematuro quiebre sobre el servicio de Nalbandian. El cordobés, muy irregular en ese trayecto del partido, evidenció problemas desde el saque y lo volvió a ceder en otras dos ocasiones. Sin respuestas, la dupla argentina se convirtió en un testigo privilegiado del notable rendimiento de los europeos. Bjorkman, rápido para moverse en la red y cerrar los puntos, y Johansson, efectivo con su saque, desplegaron su mejor reportorio durante el tercer y cuarto sets y sellaron un contundente triunfo contra todos los pronósticos. “Es un placer para mí jugar la Davis y mi sueño es ganarla alguna vez, espero poder cumplirlo. Di lo mejor y no alcanzó, siento bronca e impotencia”, admitió Cañas. “Es un sueño ganar la Davis y no tengo dudas de que podemos hacerlo. Sólo necesitamos algo de suerte en el sorteo y que no suframos inconvenientes, como la lesión de Cañas. Pero no me doy por vencido y el año próximo intentaré una vez ganarla”, señaló Nalbandian. Aunque los capitanes no confirmaron los singles de hoy, Sebastián Prieto chocaría ante Robin Soderling y Juan Martín del Potro jugaría frente a Jonas Bjorkman o Robert Lindstedt.

Compartir: 

Twitter
 

Cañas y Nalbandian tuvieron pocas ocasiones de triunfo.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.