DEPORTES › OPINIóN

El orgullo nacional

 Por Facundo Martínez

Todos los argentinos van a estar de acuerdo en algo. El equipo nacional de Copa Davis tiene que ganar frente a Holanda para que comience a alimentarse una nueva ilusión de conquistar la Ensaladera de Plata, que se escapó como entre las manos tras la derrota ante España, en la final disputada en noviembre pasado en Mar del Plata.

El llamado desesperado del capitán del equipo argentino a Del Potro y a Acasuso, como respuesta lógica a la sorpresiva baja de David Nalbandian, no es un tema menor. Profundizado por el tono de alarma, lo que pretende Modesto Vázquez es que los jugadores se comprometan desde el arranque con el objetivo. Y si acaso tienen que asumir sacrificios, que los hagan.

Quizá Del Potro, el único top-ten argentino, pueda alterar el rumbo de su planificación para aceptar el desafío frente al cual lo pone Vázquez con su llamada o quizás Acasuso –aunque esté cansado del manoseo del que fue objeto en la Davis– decida hacerse eco del pedido y aprovechar el buen momento que atraviesa sobre polvo de ladrillo para aportarle algún punto al equipo nacional. Quizá no. Recién hoy al mediodía se sabrá el nombre del reemplazante.

Pero por si hacían falta motivos como para evitar un hipotético no de los convocados de urgencia (¿quién se animaría bajo estas circunstancias a decirle que no al equipo argentino? Esa es la cuestión), Vázquez apuntó contra la idea de que los holandeses son tan débiles que se les podría ganar con jugadores menos importantes, como podrían ser Martín Vassallo Argüello, de muy buen papel en Acapulco, o Máximo González.

“Tendría que pasar algo muy drástico para que me vaya, como romperme la pierna. Si eso no pasa, voy a estar”, aseguró Mónaco. El reciente finalista del ATP de Buenos Aires marcó a su manera la pauta del compromiso que el equipo necesita de los jugadores. Precavido e irónico, Vázquez relativizó la diferencia jerárquica entre la Argentina y Holanda –-sobre la que descansa la escasa predisposición de los tenistas que en un principio eligieron borrarse de la serie–, recordando que la mejor raqueta holandesa, Jessi Huta Galung (188), “viene de perder ante el francés Tsonga 7-6, 7-6, así que manco no debe ser”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El orgullo nacional
    Por Facundo Martínez
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.