SOCIEDAD › SE TRATA DE LA VARIANTE HEMORRáGICA, ALTAMENTE LETAL, QUE SE PRODUCE ANTE UN SEGUNDO CONTAGIO

El dengue se cobró la primera víctima

Un hombre de 65 años murió en la ciudad de Tartagal con síntomas compatibles con el dengue hemorrágico. En Salta hay 1300 casos sospechosos de dengue, pero sólo tres del tipo más grave. En Bolivia, la epidemia afecta a más de 30 mil personas y hay 20 muertos.

 Por Eduardo Videla

Un hombre de 65 años afectado por dengue hemorrágico, fallecido el lunes en la ciudad de Tartagal, se convirtió en la primera víctima fatal de esa enfermedad en la Argentina. El caso hizo crecer el alerta social en esa ciudad salteña y en toda la región, afectada por un brote de casos autóctonos, es decir, que no provienen de un país vecino sino que se contagiaron en el lugar. También se investigan las causas de otros dos fallecimientos, un adulto y una niña wichí, a quienes se consideraba como posibles contagiados de dengue. Sin embargo, las autoridades sanitarias locales atribuyeron los decesos a otros causas: hantavirus en un caso e infección generalizada en otros.

El director nacional de Prevención de Enfermedades y Riesgos, Hugo Fernández, dijo a Página/12 que, si bien falta la confirmación de laboratorio, “los síntomas indican que se trata de un fallecimiento por dengue hemorrágico”. Esta enfermedad, aclaró, presenta una alta tasa de mortalidad, a diferencia del dengue común, que sólo requiere de algunos días de tratamiento para la recuperación del paciente.

Sólo en Tartagal y en Orán se registran más de 1300 casos sospechosos de dengue, de los cuales han sido plenamente confirmados 54. Pero hasta ahora se han detectado sólo tres casos de dengue hemorrágico, únicamente en Tartagal. Uno de ellos es el fatal.

En los centros de salud de esas ciudades se han extremado los controles de las personas que presentan síntomas: estados febriles y cefaleas son los más comunes. Se les toman muestras de sangre que, después de una primera evaluación local, se envían para su análisis al Laboratorio de Enfermedades Virales de Pergamino, en la provincia de Buenos Aires. Los resultados demoran entre siete y ocho días y en ese lapso cada posible afectado debe concurrir diariamente al hospital para su seguimiento clínico.

Existen cuatros serotipos del virus del dengue. “En América del Sur se han detectado el 1, el 2 y el 3, salvo en Venezuela, donde están los cuatro. En Salta se están registrando casos de serotipo 1, y si el virus ataca a alguien que, durante el anterior brote, en 1998, contrajo la enfermedad por el serotipo 2, tiene una alta probabilidad de sufrir dengue hemorrágico”, explicó Fernández.

En efecto, cuando una persona sufre un cuadro de dengue, al curarse, queda inmunizado respecto del serotipo que lo afectó. Pero si se contagia nuevamente, la enfermedad puede adoptar un cuadro de extrema gravedad. “Se produce una hemorragia generalizada porque al paciente le disminuyen en forma drástica las plaquetas, que son las células encargadas de la coagulación de la sangre”, describió el médico Armando Figueroa, gerente (cargo equivalente a director) del hospital Juan Domingo Perón, de Tartagal. “Al paciente le sangran las encías, la lengua, el estómago, los intestinos. Si el nivel normal de plaquetas es de 200 a 300 mil, durante este cuadro le bajan a 5000”, relató.

El Ministerio de Salud Pública de Salta confirmó que, de acuerdo a los estudios, Agustín Argañaraz, de 65 años, murió tras padecer dengue hemorrágico. Se trata del tercer caso en el año de esa enfermedad en la provincia y en todo el país: el primero había sido un hombre proveniente de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, que se recuperó, y el segundo es un joven, que fue trasladado desde Tartagal a la ciudad de Salta, donde todavía está internado, con evolución favorable.

Argañaraz era un jubilado que vivía en el barrio Villa Saavedra, uno de los más afectados por el aluvión del 9 de febrero. En el mismo centro asistencial fallecieron una niña de 9 años y un jornalero de 61, quienes también presentaron síntomas similares. “Pero la nena padecía una sepsis, y el hombre, hantavirus”, aseguró Figueroa.

La demora en el diagnóstico pudo haber influido en el desenlace fatal, en el caso de Argañaraz, a diferencia del joven, que fue trasladado a Salta capital. En efecto, la hija del hombre fallecido le contó a la agencia DyN que había comenzado a sentirse enfermo el martes de la semana pasada. “Se había jubilado hacía un mes, por eso lo llevamos a la clínica del PAMI. Ahí nos dijeron que podía ser una bronquitis aguda. Lo medicaron y lo mandaron a casa, pero él no mejoró”. Luego fue internado en la clínica Divina Misericordia, desde donde fue derivado el domingo en grave estado al hospital Perón. El Ministerio de Salud salteño envió un avión sanitario para derivarlo a un centro de mayor complejidad de la ciudad de Salta, pero su estado era de tal gravedad que no pudo ser trasladado. Según la familia, el hombre había colaborado en las tareas de ayuda a los damnificados por el alud ocurrido hace casi un mes.

“A esta altura no se entiende cómo no se ha declarado la emergencia sanitaria en la provincia”, advirtió el médico Roberto Nazar, jefe de terapia intensiva del hospital Perón. “Ningún hospital del mundo está preparado para atender una pandemia de dengue como la que tenemos actualmente en Salta y en toda la región: se necesitarían unas 1500 camas para atender las consultas, por eso existen normas y protocolos de tratamiento ambulatorio para resolver cada caso”, añadió.

Para el director del hospital, “con más de 30 mil casos en Bolivia, era inevitable que el brote llegara a la provincia”. Tartagal está ubicada a unos 50 kilómetros de la frontera.

En Orán, cien kilómetros al sur de Tartagal, el brote es aún más fuerte. “Hay mil casos sospechosos, de los cuales 300 son altamente probables y 34 están confirmados”, dijo a Página/12 el médico Luis Arias, gerente del hospital San Vicente de Paul. Como la ciudad fue afectada también por los brotes de 1998 y 2004, “hay un alto riesgo de que aparezca la forma hemorrágica”.

“El nivel de alarma en la población es muy grande: se reforzaron las guardias para atender todos los casos febriles: vienen 60 personas por día y la mitad son casos sospechosos”, dijo Arias. El director del hospital, sin embargo, tranquiliza al afirmar que el brote está circunscripto a la zona sur de la ciudad. “La municipalidad decretó el alerta ambiental: se han formado brigadas que van casa por casa eliminando recipientes donde se puede criar el mosquito (Aedes aegypti), fumigando el domicilio de cada caso sospechoso detectado”, informó el médico. Y en los centros de salud se reparte repelente a las personas que presentan estados febriles, para evitar que sean picados por los vectores que transmiten la enfermedad.

Compartir: 

Twitter
 

En la ciudad de Tartagal, la Municipalidad, con apoyo de la Nación, fumiga calles y viviendas para combatir el mosquito Aedes aegypti.
Imagen: Gentileza Tribuno de Salta
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.