EL PAíS › SE REANUDAN LAS PARITARIAS EN BUENOS AIRES Y LA CAPITAL FEDERAL

Macri y Scioli afinan el lápiz

El jefe de Gobierno porteño acusó al gremio ceterista de ser el culpable de que “la gente confíe en la educación de gestión privada”. El sindicato despotricó y hoy esperan escuchar otra oferta salarial. En Buenos Aires, también habrá negociaciones.

 Por Julián Bruschtein

Con los chicos en las escuelas, los gobiernos bonaerenses y porteños se sentarán hoy a negociar otra vez con los gremios. En la ciudad de Buenos Aires, sin embargo, los ánimos siguen caldeados: el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, señaló a la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) como culpable de que “la gente prefiera confiar en la educación de gestión privada y no en la de gestión estatal”. Los maestros esperan que les presenten “una oferta superadora” y algunos gremios adelantaron que podrían analizar “un aumento del 15,5 por ciento en dos cuotas a cobrarse antes de mediados de año”. En provincia, tanto el gobernador Daniel Scioli como el director general de Educación, Mario Oporto, anticiparon que presentarán “nuevas alternativas” en la mesa de negociación.

El ex presidente de Boca Juniors no fue muy conciliador para preparar el terreno de la mesa de diálogo que mantendrá hoy, a las 18, su ministro de Educación, Mariano Narodowski, con los sindicatos docentes. Por la mañana atacó con dureza a un sector gremial, a quienes los exhortó a realizar “una autocrítica” porque “para UTE y Ctera siempre ha habido política de por medio, condujeron la educación los últimos quince años. Lo único que sucedió en los últimos quince años fue aumentar la matrícula privada”. Los ceteristas contestaron con un comunicado en el que destacaron que “las declaraciones del jefe de Gobierno no ayudan a resolver el conflicto”, además de recordarle que el gremio “tiene claramente una política gremial y educativa cuyo objetivo es defender los derechos de los alumnos y de los trabajadores de la educación”.

Así las cosas, volverán a verse las caras en la sede de la cartera educativa, después del paro de 24 horas realizado por tres de los 17 gremios que tienen representación en la capital. “Macri tiene que tomar en cuenta el mensaje que le dieron los maestros con la medida de fuerza del lunes, que tuvo casi un 95 por ciento de adhesión sin los gremios minoritarios”, afirmó a Página/12 el secretario adjunto de UTE, Alejandro Demichelis. Los funcionarios de gobierno deberán mejorar la oferta de aumentar el salario inicial de un maestro de 1490 a 1510 pesos y sumar 55 pesos al básico a partir de mayo. Fuentes sindicales señalaron que la cifra ofrecida para el básico, “en lugar de cobrarlo desde mayo lo harían retroactivo a marzo”, lo que sería insuficiente frente al reclamo del 15,5 por ciento que se acordó en la paritaria nacional y que los sindicatos piden se ejecute también en la Capital. Algunos gremios adelantaron a este diario que una oferta potable sería el 15,5 por ciento distribuido en los distintos ítem que tienen en sus salarios los maestros, con la posibilidad de que se efectúe en dos cuotas antes de mitad de año.

En la provincia de Buenos Aires la situación es un poco más medida entre las dos partes. Luego del paro conjunto que el Frente Gremial desplegó el lunes y la huelga que la FEB continuó ayer, el propio gobernador Daniel Scioli anunció que presentarán “nuevas alternativas” en la mesa de negociación que se reunirá hoy, a las 18, en la cartera laboral, y el director de Educación bonaerense, Mario Oporto, aseguró que mantuvo “reuniones informales” con los gremios previas a la mesa oficial de hoy. Una de las posibilidades que trascendió ayer era que los funcionarios provinciales pondrían sobre la mesa el ofrecimiento de redistribuir en la masa salarial la misma suma de 40 pesos, de modo de beneficiar a un mayor número de maestros. La propuesta oficial en los encuentros anteriores era de aumentar de 1450 a 1490 el salario de un maestro que recién se inicia e incrementar en 40 pesos el básico, algo que los gremios descartaron rápidamente, ya que pedían el 15,5 por ciento que la paritaria nacional ya había acordado y el ofrecimiento del gobierno “no llega al 5 por ciento”.

El ánimo de los gremios sigue siendo el mismo e insisten en que mientras no se mejore la oferta es muy difícil que la situación no desemboque en un paro para el lunes, cuando deberían iniciar las clases los secundarios provinciales. “Entendemos que Oporto está más permeable a la negociación, pero el que no quiere saber nada es (el ministro de Economía Rafael) Perelmiter”, según confiaron fuentes sindicales, e indicaron que “las palabras de (el jefe de Gabinete, Alberto) Pérez señalando que no había plata, dan la pauta de que la propuesta no va a tener demasiados cambios”.

Compartir: 

Twitter
 

Tras un inicio turbulento, las clases se normalizaron ayer en las escuelas porteñas.
Imagen: Alejandro Elias
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.