ECONOMíA › SE AGUDIZAN LOS FALTANTES DE CARNE VACUNA Y AVIAR Y HAY PREOCUPACION POR LACTEOS

Queda poco y nada, y encima caro

Los cortes de ruta impiden el abastecimiento en comercios. Asociaciones de consumidores denunciaron que hay subas en algunos productos de hasta 30 por ciento. Productores lácteos alertaron que podrían perderse tres millones de litros de leche.

 Por Sebastián Premici

A quince días de iniciado el lockout, las diferentes asociaciones que nuclean a supermercados y empresas mayoristas indicaron a Página/12 que ya hay faltantes de carne vacuna y pollos. Para evitar el desabastecimiento, el Gobierno le ordenó al Ministerio de Defensa que suministre carne a los frigoríficos. En cuanto a los lácteos, La Serenísima anunció ayer que podrían perderse tres millones de litros de leche por los bloqueos en las rutas, mientras que la Asociación Unión Tamberos reconoció a este diario que desde el último viernes no se despachan productos elaborados. En supermercados de Capital Federal se apreció un aumento notable de la demanda para cubrirse de faltantes más notorios.

El Ministerio de Economía ratificó que con cortes de ruta no habrá posibilidades de negociación, mientras que Ulises Forte, vicepresidente de la Federación Agraria, aseguró a este diario que la falta de alimentos no será responsabilidad del campo. En este tire y afloje, los diferentes sectores consultados coinciden en una sola cosa: de permanecer los cortes de ruta y agudizarse el lockout, habrá desabastecimiento.

Desde la Asociación de Supermercados Unidos, entidad que nuclea a las cadenas Coto, Wall Mart y Jumbo, entre otras, reconocieron ayer que los comerciantes “ya no tienen prácticamente ningún corte de carne para ofrecer a sus clientes”. Pedro Bussetti, de la asociación de defensa del consumidor Deuco, indicó que en los supermercados sólo había cortes de carne residuales, mientras que la escasez de pollos era notoria, ya que la industria avícola no recibe maíz para alimentar su producción. Héctor Polino, de Consumidores Libres, señaló que “existe desabastecimiento en algunas zonas de Capital y el aumento promedio de los productos que aún quedan llega al 30 por ciento”. El gobierno nacional, para evitar el desabastecimiento de carne, le ordenó al Ejército y la Armada que suministren ganado a los frigoríficos, que desde la semana pasada no han faenado una sola cabeza.

Para sortear la escasez de carne, los supermercados chinos quieren negociar con las empresas de feedlot y algunos frigoríficos. “Habíamos llegado a un acuerdo con cinco feedlot, pero ayer dos de ellos cedieron ante las presiones de los productores, ya que ahora no quieren entregarnos mercadería”, aseguró Miguel Angel Calvete, titular de la Cámara de Autoservicios y Supermercados Chinos, quien hoy le pedirá una audiencia al ministro de Justicia, Aníbal Fernández, para que garantice el abastecimiento de carne a través de la Gendarmería. Por la falta de carne, los supermercados chinos tienen un 20 por ciento menos de clientes, desde hace varios días.

Otro producto comprometido es el pan. Si bien desde la Federación Obrera del Pan aclararon que todavía no hay problemas de abastecimiento, el titular de la Federación Argentina de la Industria Molinera, Alberto España, aseguró que los cortes de ruta ya están afectando el traslado de mercadería en Córdoba, Tucumán, Entre Ríos, Rosario y la provincia de Buenos Aires. “De extenderse los cortes, la industria tendrá que cerrar la producción ya que no hay capacidad de stock”, señaló España.

“En principio el problema es más complejo en el interior del país, que es donde la distribución de alimentos se ve más afectada. Las empresas tienen productos para distribuir pero no pueden trasladarlos. El conflicto sigue siendo los cortes de rutas”, aseguró a Página/12 Alberto Guida, titular de la Cámara Argentina de Distribuidores de Autoservicios Mayoristas. Los negocios nucleados en esta cámara ya tienen faltantes de productos frescos (carne vacuna, pollo y leche en sachet). Otra cosa serían los productos secos, que si bien se ven afectados por los cortes, todavía hay inventario en los negocios. Por su parte, los supermercados chinos están consumiendo su stock, ya que muchos distribuidores no les entregan mercadería, no sólo carne, sino tampoco pollos, quesos y leche fluida.

La Serenísima aseguró ayer que existen “1,5 millón de litros de leche en las rutas, sumados a los 2 millones de las plantas que no pueden procesarse, ni elaborarse y que ya no sirven más”. La Asociación Unión Tamberos, cooperativa que reúne a productores lecheros de Santa Fe, aseguró a Página/12 que los niveles de stock ya llegaron al máximo. “Los depósitos de la leche larga vida ya están completos y estamos viendo la posibilidad de alquilar a terceros para seguir stockeando y no tirar la leche. Lo que queremos es que toda la materia prima que llegue a las plantas sea trabajada”, aseguraron desde la cooperativa. Las empresas lecheras ya habrían dejado de elaborar productos frescos, mientras que continúan produciendo leche en polvo y larga vida, que pueden almacenarse por más tiempo. Sin embargo, desde la Asociación de Tamberos afirmaron que desde el viernes pasado no sale ningún camión con productos terminados.

Compartir: 

Twitter
 

Los mercados de hacienda lucen vacíos y los frigoríficos no faenan desde hace una semana.
Imagen: Rafael Yohai
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.