ECONOMíA › EL GOBIERNO CONVOCARIA A UN ACTO EN PLAZA DE MAYO

Evaluando los próximos pasos

 Por Daniel Miguez

En el Gobierno barajan varias instancias para enfrentar el conflicto de los productores rurales. Abrir canales de diálogo con los pequeños y medianos productores para que abandonen los piquetes; en segunda instancia, si eso no prospera inmediatamente, dejar que los ruralistas se desgasten ante la sociedad por las consecuencias de su lockout. Y finalmente, aplicar medidas para forzarlos a una negociación. Pero también entienden que no sólo se trata de una cuestión de intereses económicos, sino que hay desafíos políticos de por medio. Por eso a la par de la estrategia central, la Casa Rosada planea dar respuestas políticas. Una de ellas es el acto de hoy en Parque Norte, donde hablará la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. De cómo se desenvuelva la protesta en las próximas horas dependerá el tono de su discurso. Si ve que los ruralistas mantienen su postura, cosa muy probable, no sólo hablará en fuertes términos, sino que convocará hoy mismo a una concentración para la semana que viene en Plaza de Mayo. Luis D’Elía anoche lo dio por hecho y le puso fecha: el martes.

El acto de hoy en Parque Norte originalmente había sido dispuesto para que los intendentes peronistas le dieran su respaldo a Néstor Kirchner como futuro presidente del PJ. Pero la nueva realidad lo transformó en una muestra de apoyo al Gobierno frente al conflicto con los productores rurales. En cuanto a las medidas concretas que podría tomar el Gobierno, las hay de acercamiento y de dureza. Lo cierto es que el conflicto se tensó hasta un punto tal que es difícil, tanto para el Gobierno como para los productores, bajarse primero sin que eso sea presentado como una derrota.

Los gestos de acercamiento estarían destinados, básicamente, a los pequeños y medianos productores, agrupados en la Federación Agraria, si se allanan a dialogar. La Federación Agraria es la que básicamente le está dando sustento a la protesta porque carga sobre sí la mayor parte –por no decir todos– de los piquetes. Las otras tres entidades, naturalmente, hacen uso de esa fuerza y de esas medidas que no les son propias. Por eso, algunos avizoran que el conflicto se puede destrabar por el lado de la gente que comanda Eduardo Buzzi. A ello también apuntan sectores de centroizquierda cercanos a la Federación Agraria. Ayer mismo la CTA, con la firma de su secretario general, Hugo Yasky, emitió un comunicado en respaldo de las retenciones que impone el Gobierno, pero reclamando “políticas que protejan a los pequeños productores”.

Más allá de esperar señales de la Federación Agraria y posiblemente darlas, hay otras gestiones paralelas que encabezan los gobernadores de las provincias con gran producción agropecuaria: Daniel Scioli (Buenos Aires), Juan Schiaretti (Córdoba), Hermes Binner (Santa Fe) y Sergio Uribarri (Entre Ríos). Concretamente Scioli ayer dio un paso adelante en ese sentido. Con el aval de la Presidenta inició gestiones para dialogar con la Federación Agraria y Coninagro.

Son todos indicadores que apuntarían a la distensión. El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, pidió serenidad y diálogo: “Lo mejor es tratar de ver si podemos salir de esta discusión con racionalidad. A los dirigentes del campo los hemos invitado dos veces a conversar y no han venido y lo que hacen es extorsionarnos con no dejar llegar alimentos si no sacamos las retenciones”, señaló. Pero si los ruralistas no dan buenas señales, el Gobierno, como se dijo, esperará un hipotético desgaste de la protesta, en la suposición de que la población los responsabilice por un eventual desabastecimiento. Y llegado el caso, si no hay respuestas positivas, aplicarían una batería de medidas que podrían ir desde la aplicación de la Ley de Abastecimiento hasta la intervención de Gendarmería para impedir los cortes de rutas.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.