ECONOMíA › SUBA DEL 35 POR CIENTO EN LAS ASIGNACIONES FAMILIARES MENSUALES Y DEL 50 EN LAS EXTRAORDINARIAS

Refuerzo para el bolsillo del empleado formal

Las asignaciones por hijo, hijo discapacitado y prenatal subieron un 35 por ciento. Las extraordinarias por casamiento, nacimiento y adopción lo hicieron en un 50 por ciento. Moyano, de la CGT, consideró “cubiertas las expectativas”.

El Gobierno anunció ayer un aumento de las asignaciones familiares, largamente esperado por la CGT, cuyo titular no disimuló su aprobación. La asignación por hijo a cargo pasará de los actuales 100 pesos a 135, a partir del actual mes. El límite de sueldo para acceder a dicho beneficio pasó, de los 2000 pesos vigentes hasta ahora, a 2400 pesos. El segundo tramo abarcará desde los 2400 hasta los 3600 pesos de sueldo, y le corresponderá una asignación por hijo de 101,30 pesos (antes, 75 pesos). La tercera franja irá de los 3600 hasta los 4800 pesos, y los empleados encuadrados en la misma recibirán 67,50 pesos por hijo (antes, 50 pesos). Por arriba de 4800 pesos de sueldo, el empleado no tiene derecho a asignaciones.

Hugo Moyano, titular de la CGT, manifestó que el aumento “cubre las expectativas de la central obrera”. Amado Boudou, titular de la Anses, en tanto, informó que el aumento del beneficio abarca a 4,8 millones de hijos de trabajadores con empleo formal, a casi 230 mil hijos de jubilados y a 700 mil cónyuges de jubilados. Anunció, además, que con el aumento se volcarán en favor de trabajadores y jubilados con esposa e hijos a cargo unos 400 millones de pesos en lo que resta del año. Para el año próximo, se proyecta un impacto en las cuentas públicas de 2300 millones de pesos por el efecto de la elevación de las asignaciones.

El aumento promedio de las asignaciones por hijo y por cónyuge alcanzó al 35 por ciento. Las asignaciones especiales (matrimonio, nacimiento de hijo o adopción), en cambio, fueron incrementadas en un 50 por ciento. La correspondiente a matrimonio pasó a 900 pesos (antes, 600), el beneficio por nacimiento se elevó a 600 (antes, 400) y la asignación por adopción fue llevada, de los 2400 pesos actuales, a 3600.

Boudou y Moyano, junto a Carlos Tomada (Trabajo) y Sergio Ma-ssa (jefe de Gabinete), hicieron el anuncio en la Casa Rosada luego de entrevistarse con la presidenta Cristina Kirchner. El titular de la CGT se mostró satisfecho. La organización gremial fue la primera en reclamar una actualización en las asignaciones familiares. Una vez cerrado el capítulo de las negociaciones salariales en paritarias, el reclamo de mejora en las asignaciones resultó una forma de buscar una recuperación de los ingresos de los trabajadores sin reabrir la discusión con las cámaras patronales. Resultó, a su vez, una suerte de compensación por la pérdida de poder adquisitivo de los salarios frente a la inflación.

La CTA, en cambio, se mantuvo al margen del anuncio y no consideró cubiertas sus expectativas, como Moyano. Por el contrario, la central sindical que encabeza Hugo Yasky mantiene el reclamo de asignación universal por hijo. Es decir, que alcance no sólo a los trabajadores formales o en blanco, sino a todo menor de edad de padres trabajadores, estén o no en blanco y estén o no desocupados.

“Es un paso más en la distribución del ingreso”, definió el titular de la cartera laboral, Carlos Tomada, que además dijo que las asignaciones apuntan a “la necesidad de ayudar a proteger a quienes son lo más importante en la sociedad, los niños”. Moyano, también durante la conferencia de prensa en la que acompañó a los ministros, señaló que “estas mejoras cubren las expectativas que tenía la CGT, porque en reuniones que se habían hecho en el seno de la Confederación habíamos considerado que un 35 por ciento era un aumento razonable, que cubría las expectativas de la conducción y de muchos hogares argentinos”. La modificación, además, eleva los límites superiores e inferiores de las franjas en un 20 por ciento, para abarcar a más beneficiarios.

La asignación por hijo discapacitado también se incrementa en 35 por ciento a partir de septiembre. En este caso, el beneficio mensual se otorga sin límite de edad del hijo. Para la primera franja de ingresos, la asignación pasa, de los 400 pesos hasta ahora vigentes, a 540 pesos en la nueva escala; para la segunda franja, pasa de 300 a 405 pesos, y para la tercera franja, de ingresos más elevados, va de 200 pesos a la nueva asignación de 270 pesos. Las asignaciones por hijo discapacitado suman 57.600 para los trabajadores activos, y 61.500 para los jubilados. Las asignaciones por cónyuge suman 701 mil.

De acuerdo con la información distribuida ayer por la Anses, las erogaciones mensuales por hijo, hijo discapacitado y prenatal suman mensualmente 186 millones de pesos. En los últimos cuatro meses de 2008, el aumento en el valor de estas asignaciones representará un impacto en las cuentas de la Seguridad Social de 302,6 millones de pesos. A lo largo de 2009, el impacto total alcanzará a 2238,9 millones de pesos, conforme con lo proyectado. Las denominadas asignaciones familiares extraordinarias, las que se pagan por única vez (matrimonio, nacimiento y adopción) alcanzan no sólo a trabajadores formales, sino también a beneficiarios de la prestación por desempleo y de la Ley de Riesgo de Trabajo y Veteranos de Guerra.

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Tomada, a la hora del anuncio, escoltado por Amado Boudou (Anses) y Hugo Moyano (CGT).
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.