ECONOMíA › DRAMáTICO LLAMADO DE OBAMA AL SENADO

Crisis o catástrofe

El presidente estadounidense reclamó la urgente aprobación del plan de rescate por 900 mil millones de dólares, con el que piensa recuperar más de tres millones de empleos. Ayer sesionaba el Senado.

El contraste entre el presidente actual de Estados Unidos y su antecesor no podía ser más marcado. George W. Bush se empeñó casi hasta el mismo final de su mandato en negar la magnitud de la crisis económica en la que su país había quedado inmerso. Barack Obama no sólo marcó la gravedad de la situación en sus discursos, sino que, además, ayer lanzó una advertencia durísima al Senado para arrancarle la aprobación de su plan de rescate. “Si no se hace nada, esta recesión puede durar varios años, nuestra economía perderá cinco millones de empleos adicionales y el desempleo se acercaría al diez por ciento; nuestro país se sumergirá más profundamente en una crisis que, en un momento dado, corremos el riesgo de no poder reabsorber”, señaló Obama ayer en un llamamiento público. Anoche, en respuesta a la demanda presidencial, los miembros de la Cámara alta seguían reunidos en Washington y no descartaban sesionar toda la noche para aprobar el plan.

Lo que discute el Senado es un plan de más de 900 mil millones de dólares en inversiones en obras públicas y gastos sociales que, según cree Obama, crearía más de tres millones de empleos en dos años. El proyecto ya cuenta con media sanción de la Cámara de Representantes. No obstante el dramatismo empleado, ayer las principales plazas bursátiles reaccionaron positivamente, apostando por la aprobación del plan.

Un retraso en la aprobación del plan de estímulo económico “convertiría la crisis en una catástrofe”, advirtió ayer el presidente Obama. Utilizó la páginas del Washington Post para denunciar el fracaso de las políticas llevadas a cabo por el gobierno de Bush. “Nuestra economía está cada día más enferma y debemos administrar ya el remedio, para que los estadounidenses tengan trabajo, para que nuestra economía se reactive y que impulse un crecimiento duradero”, dijo Obama. “A nadie se le escapa hoy que la crisis económica que hemos heredado es la más profunda y la más terrible que hemos conocido desde la Gran Depresión”, expresó. “Un retraso en la hora de tomar medidas convertirá la crisis en una catástrofe y garantizará una recesión más larga, una recuperación menos sólida y un futuro más incierto”, advirtió el presidente.

En tanto, otros datos de la economía real seguían agregando dramatismo al cuadro de situación. Las solicitudes de subsidio por desempleo aumentaron en 35 mil casos la semana pasada y llegaron a 626 mil, el nivel más alto en 26 años. La cantidad de personas que perciben el seguro se elevó a 4,8 millones de casos.

Desde la Unión Europea se seguían ayer con atención los acontecimientos y novedades en Washington. Pero ya desde temprano, la canciller alemana, Angela Merkel, saludó la decisión de Estados Unidos de moderar los alcances de la cláusula Buy American (Compre Estadounidense), que restringía el ingreso a productos del Viejo Continente. “Pensamos que es una señal positiva e importante que esta cláusula se haya moderado considerablemente”, dijo la jefa de gobierno alemana. La cláusula Buy American, incluida en el programa de estímulo económico, prohíbe principalmente la compra de acero, hierro y metales en general a extranjeros para los proyectos financiados por el plan de rescate de los 900 mil millones de dólares. La Unión Europea y Canadá habían criticado duramente la cláusula y el presidente estadounidense la calificó el martes de “un error”, al ver en ella “una fuente potencial de guerra comercial”.

Según el nuevo texto propuesto por el senador demócrata Byron Dorgan, esas disposiciones deberán ser “aplicadas de manera coherente con las obligaciones de Estados Unidos en virtud de los acuerdos internacionales”. Antes de la aprobación de la enmienda, el senador republicano y derrotado candidato presidencial John Mc Cain había propuesto eliminar la medida, pero fue rechazado por 65 votos contra 31.

El gobierno de Obama quiere apurar la aprobación del programa de rescate para poder relanzar, en simultáneo, el plan de salvataje del sistema financiero. Su secretario del Tesoro, Timothy Geithner, dará a conocer el lunes cómo sigue la aplicación de los 700 mil millones de dólares votados en octubre. El Tesoro deberá indicar cómo se utilizará la mitad de esa cifra, aún no liberada, pero al mismo tiempo Geithner podría anunciar una ampliación de los fondos públicos a movilizar en favor del sistema bancario.

El consejo de gobierno del Banco Central Europeo decidió ayer, en sesión celebrada en Francfort, mantener en dos por ciento la tasa de interés principal en la zona euro. En cambio, el Banco de Inglaterra redujo sus tasas a un mínimo histórico del uno por ciento, en un nuevo intento de estimular la economía y combatir la recesión.

En la Bolsa de Nueva York se registraron subas en los índices Dow Jones (1,34 por ciento) y Nasdaq (2,06). La tendencia de Wall Street fue seguida mayoritariamente por las bolsas latinoamericanas, aunque los mercados de Lima, Montevideo y Caracas cerraron a la baja. La plaza de San Pablo avanzó 2,44 por ciento. El aumento fue menor en México, cuyo índice de Precios y Cotizaciones se revalorizó 0,58 por ciento. El recinto de la capital chilena, Santiago, reflejó un alza del 1,38 por ciento. En Colombia, la bolsa de valores apuntó una ganancia de 0,73 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

Wall Street en alza, confiando en la aprobación del plan.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.