ECONOMíA › PREPARATIVOS PARA LA CUMBRE DEL G-20 EN LONDRES

Diferencias entre EE.UU. y Europa

Las diferencias entre Estados Unidos y Europa podrían hacer naufragar el acuerdo unificado en la reunión del G-20 para impulsar un rescate coordinado hacia toda la economía del planeta. Los principales escollos que enfrentan a ambos lados del Atlántico son la magnitud del estímulo fiscal y el tamaño pretendido para el Fondo Monetario Internacional. La administración Obama adelantó que resulta imperioso aumentar “considerablemente” los recursos de ese organismo con destino a los países con mayores dificultades. El mandatario estadounidense instó a hacer esfuerzos “sólidos”, pero insistió en que la reforma del mercado no debe llevar a instituir un nuevo “superregulador”.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, irá con la propuesta de que los gobiernos pongan en marcha estímulos presupuestarios equivalentes al dos por ciento de sus respectivos Productos este año y el siguiente. Pero los europeos recibieron con condiciones la iniciativa de Estados Unidos, preocupados por el efecto del déficit en las cuentas públicas. En el Viejo Continente argumentan también que el gasto social y en ayudas al desempleo aumenta más en tiempos de crisis en Europa que en Estados Unidos.

Geithner quiere además que el G-20 eleve en 500.000 millones de dólares las líneas de crédito que un grupo de gobiernos con cuentas saneadas extiende al organismo, lo que triplicaría sus recursos. El FMI recibió la propuesta de Geithner con satisfacción, ya que la idea de la administración estadounidense supera incluso la petición del propio organismo, que se duplicaran los 250.000 millones de dólares. Sobre esta cifra trabaja la Unión Europea.

Por ahora, el único país que puso dinero es Japón, con 100.000 millones de dólares. Sin embargo, Geithner indicó que pedirá al Congreso que extienda al FMI una línea de crédito por otros 100.000 millones de dólares. Al margen de Europa, la única fuente adicional significativa de fondos son los países productores de petróleo y China, que gozan todavía de importantes reservas de divisas. Pero Pekín, como otros países en desarrollo, han señalado que quieren que su aporte de dinero traiga consigo un aumento de su poder de voto en el Fondo, que refleje su peso en la economía mundial, una exigencia que la institución ha rechazado. Por su parte, Obama insistió en la importancia de que los “esfuerzos de estímulo de todos los países sean lo suficientemente sólidos como para enfrentar la declinación de la demanda”. “Queremos asegurarnos de que cada uno sea consciente de que la declinación de la demanda global es enorme y que para no-sotros llegó el momento de contrarrestarla”, dijo en referencia al punto en que líderes europeos asignan mayor importancia que el diseño de nuevos planes de estímulo económico. En referencia a mayores reformas sobre el sistema financiero dijo: “Creemos que es muy importante que haya coordinación, no necesariamente un superregulador”.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.