ECONOMíA › LA PRESIDENTA SE QUEJO DE LAS INVERSIONES CAMBIARIAS ESPECULATIVAS

“Mejor en la Bolsa que comprando dólares”

En la celebración de un nuevo aniversario de la Bolsa de Comercio, Cristina Kirchner apuntó contra quienes prefieren comprar divisas en lugar de apostar a la economía local. También polemizó con el dueño de casa sobre las trabas a los capitales golondrina.

 Por Cristian Carrillo

La presidenta Cristina Fernández criticó a los que prefieren la compra de dólares como respaldo y no la inversión en activos locales. “No puede ser más confiable un papel de moneda extranjera que una acción o un bono de los hombres y mujeres que producen en el país”, dijo ante un centenar de inversores al participar ayer del 155º aniversario de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Tanto la Presidenta como el titular de la Bolsa, Adelmo Gabbi, los únicos oradores del evento, se manifestaron a favor de fortalecer la relación entre la economía real y los mercados. Sin embargo, en ese mismo encuentro quedaron al descubierto las disparidades de intereses. Gabbi aprovechó para solicitar la eliminación de los encajes al ingreso de capitales, con el objetivo de que arriben fondos al país sin importar el tiempo de permanencia. “No queremos perder la oportunidad de recibir ese flujo de inversiones”, dijo. Sin embargo, la Presidenta “recogió el guante” y contestó que, precisamente, esos controles al ingreso de divisas desde el exterior son los que permitieron blindar a la economía de los vaivenes de la crisis financiera mundial.

“Me gustaría ver a más hombres caminando por los pasillos de la Bolsa y no tal vez en las casas de cambio, creyendo que el refugio en la moneda extranjera es la mejor manera de invertir en un país”, apuntó la Presidenta en su disertación. La relación entre la actividad especulativa y la economía real siempre fue complicada. “Cada vez que el mercado se aleja de la economía real provoca una crisis”, aseguró la Presidenta. Es por eso que abogó porque las inversiones sirvan para ser canalizadas a la actividad productiva. Sin embargo, la evolución de las medidas financieras que se utilizaron en décadas pasadas evitó que el mercado doméstico lograra cumplir su rol en la generación de producto.

El dueño de casa solicitó que se avance con algunas iniciativas a fin de restablecer la relación con los mercados internacionales, en particular que se acuerde la deuda con el Club de París y con aquellos tenedores de bonos que no entraron al canje en 2005. “Lo adelantó la Presidenta durante su presencia en el Nasdaq y luego lo confirmó el ministro (de Economía, Amado) Boudou, cuando asumió”, recordó Gabbi. De todos modos, lo que no encontró asidero fue el pedido de eliminar el encaje del 30 por ciento al ingreso de capitales que no tengan como fin la inversión productiva o el pago de obligaciones. “Este encaje, implementado para controlar los capitales golondrina, frenar la presión que había para revaluar la moneda local y mantener la competitividad, creemos humildemente que dejó de tener sentido a la luz de que la situación actual es distinta”, dijo Gabbi.

La Presidenta esperó al final de su discurso. Tras destacar la labor del mercado en la generación de empleo y de oportunidades concretas para financiar cooperativas, contestó el pedido. La jefa de Estado sostuvo que la política de encajes que inmoviliza el 30 por ciento de los capitales que ingresan al país permitió a la Argentina “transitar con mayor solidez la crisis financiera internacional”. “Esta medida dispuesta en 2005 nos permitió enfrentar la brutal volatilidad financiera que afectó a varios de nuestros países vecinos”, dijo Fernández de Kirchner. Incluso aseguró que esa medida tuvo un beneficio indirecto para los mercados domésticos, dado que desde el Banco Central se pudo evitar una depreciación sin control del peso. No se desaprovechó, en esa misma sintonía, para anunciar que el stock de reservas internacionales había superado ya los 45 mil millones de dólares.

La Presidenta insistió con la necesidad de un ingreso de capitales hacia la inversión y “no a especular”. “No a estar un rato, recoger ganancias e irse”, recalcó. En lo que sí hubo coincidencia fue en la necesidad de establecer un diálogo fluido entre todos los actores de la actividad local. “Para los que hablan de la necesidad de construir confianza está el Consejo Económico y Social”, dijo Cristina.

Compartir: 

Twitter
 

Adelmo Gabbi, presidente de la Bolsa, acompaña a la Presidenta en su entrada al salón principal.
Imagen: Leandro Teysseire
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.