EL PAíS › LAS POSICIONES QUE LLEVARAN LOS PRESIDENTES A LA CUMBRE

Anticipos de un debate a cara de perro

 Por Martín Piqué

Desde Bariloche

Los presidentes de Sudamérica se verán las caras en el Hotel Llao Llao para participar del debate más delicado desde la cumbre del Grupo Río en Santo Domingo. Aquella vez los mandatarios discutieron sobre la incursión militar de Colombia en territorio ecuatoriano que terminó con la muerte del número dos de las FARC, Raúl Reyes. Hoy volverán a debatir a cara de perro y la discusión tendrá un rasgo en común con la cumbre en la República Dominicana: el mandatario colombiano Alvaro Uribe será otra vez uno de los principales contendientes. La decisión de Uribe de firmar un acuerdo con el Pentágono para la instalación de siete bases estadounidenses en distintos puntos de Colombia, concretada a mediados de agosto, se convirtió en un polvorín para la diplomacia latinoamericana.

Con matices importantes, cada uno de los presidentes preparó su intervención con un objetivo específico. Venezuela, Ecuador y Bolivia se mostrarán dispuestos a patear el tablero para impedir que las nuevas bases se instalen. Colombia pedirá respeto a su soberanía e intentará que la discusión sobre la presencia militar estadounidense se trate en el marco de un debate más amplio sobre una supuesta escalada armamentista y la expansión del narcotráfico. Brasil exigirá garantías por parte de Uribe de que el acuerdo por las bases estadounidenses no afectará a terceros países. Lula concentrará toda su energía en proponer lo que probablemente termine siendo una de las novedades de la cumbre: la formación de una fuerza militar conjunta de Unasur que pueda responder ante una eventual agresión militar a cualquiera de los países miembro. Esa iniciativa deberá surgir del Consejo de Defensa Sudamericano.

La Argentina, en ese contexto, tratará de evitar que la discusión descarnada no derive en una ruptura sin retorno. Aunque eso no impedirá que apoye las iniciativas de Brasil.

El tono del debate promete ser fuerte. A juzgar por los dichos previos, será difícil que los presidentes puedan ponerse de acuerdo cuando el eje de la discusión es un hecho consumado: la aprobación de Uribe para que Estados Unidos instale bases militares permanentes en los parajes de Malambo, Palanquero, Apiay, Tolemaida, Larandia, Bahía Malaga y Cartagena. En las bases asignadas a la fuerza aérea estadounidense funcionarán aviones Awacs, que tienen mucha autonomía de vuelo y pueden volar sin ser detectados por los radares. Una de las declaraciones que más impactó en la previa de la cumbre fue la Carta a los Presidentes de la Unasur firmada por Hugo Chávez, publicada ayer en Página/12 como solicitada. “Queremos denunciar, aquí y ahora, que este hecho es parte de un plan político y militar orquestado para acabar con el proyecto de la Unión de Naciones Suramericanas”, dijo allí el bolivariano.

La advertencia de Chávez anticipó la posición que hoy expondrán los presidentes sudamericanos alineados en la Alternativa Bolivariana de las Américas. Además del venezolano, el ALBA estará representado por el ecuatoriano Rafael Correa y el boliviano Evo Morales. Cuando le toque hablar en el plenario de presidentes, Correa advertirá a sus pares que Colombia no hizo una autocrítica por la incursión militar en territorio ecuatoriano del 1º de marzo de este año.

En la misma línea, Evo Morales insistirá en que el asentamiento de las bases estadounidenses es un peligro para toda Sudamérica. Y propondrá que los gobiernos sudamericanos realicen un plebiscito para que las ciudadanías opinen libremente sobre la creciente presencia militar de Estados Unidos.

Un argumento en el que coincidirán Caracas, Quito y La Paz es que las nuevas bases norteamericanas tendrán un carácter permanente. Hasta ahora, la asistencia militar de Washington era presentada como fruto de acuerdos de cooperación y no como enclaves definitivos. El grupo de presidentes del ALBA espera que Uribe los contragolpee, acusando a Chávez de entrar en una escalada bélica, con compras de armas a China y Rusia. El venezolano piensa responder con datos del Instituto de Investigación para la Paz Internacional de Estocolmo correspondientes a 2007. Según esa ONG, Colombia tiene el gasto militar más alto de Sudamérica en comparación con el PBI –el 4 por ciento– mientras que Venezuela ocupa el séptimo lugar.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.