ECONOMíA › AVANZARON EN LA REDUCCIóN DE ARANCELES COMERCIALES

Menos barreras entre el Sur-Sur

Veintidós países en desarrollo, entre ellos Brasil, India, México y Argentina, acordaron ayer en Ginebra recortar hasta un 20 por ciento sus aranceles comerciales para fomentar el comercio Sur-Sur. La iniciativa se tomó en vísperas de la conferencia ministerial que tendrá lugar en Ginebra, sede de la Organización Mundial de Comercio, donde se seguirá intentando destrabar la situación que impidió hasta ahora llegar a un acuerdo internacional que respete el mandato de la Ronda de Doha.

El canciller argentino, Jorge Taiana, participó ayer de la reunión del Sistema Global de Preferencias Comerciales entre Países en Desarrollo (SGPC), del que forman parte 29 naciones y en la que el Mercosur participa como bloque regional. El funcionario argentino tuvo a su cargo la apertura del cónclave que se realizó en la capital suiza, a la que llegó procedente de la portuguesa Estoril.

El Sistema Global de Preferencias entre Países en Desarrollo fue establecido en 1989 como un instrumento para aumentar el comercio SurSur, y hasta ahora demostró ser bastante eficiente.

Según estimaciones de la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (Unctad), el comercio Sur-Sur se ha triplicado entre 1996 y 2006. Un cuarto de ese intercambio corresponde a naciones dentro del Sistema.

En virtud del acuerdo de ayer, este bloque de naciones del que también participan Paraguay, Chile, Uruguay, Cuba, Egipto, India, Corea del Sur, Corea del Norte, Argelia, Irán, Marruecos, Tailandia, Sri Lanka, Vietnam, Zimbabwe, Malasia, Indonesia, Nigeria y Pakistán, entre otros, se comprometen a reducir en un 20 por ciento los aranceles sobre aproximadamente el 70 por ciento de los bienes involucrados en su comercio. “Esto demuestra que el problema en las negociaciones comerciales multilaterales no está en los países en desarrollo. Nosotros podemos trabajar juntos y alcanzar acuerdos”, destacó Taiana.

De ese modo, el canciller argentino aludió elípticamente a la renuencia de los países desarrollados a cerrar algún acuerdo que implique eliminar los subsidios con los que ellos amparan a su producción de la competencia de las naciones subdesarrolladas. Pero a éstas, a su vez, se les demanda flexibilizar sus fronteras para venderles más bienes industriales. Una pulseada que impidió en años sellar un acuerdo con miras a reordenar el comercio internacional.

El canciller brasileño, Celso Amorim, responsabilizó en declaraciones periodísticas a los Estados Unidos por esas dificultades, al destacar que era el único de las 153 naciones involucradas en la OMC cuya posición bloqueaba un pacto. El colaborador de Lula también destacó que el flamante acuerdo entre naciones emergentes involucra un universo de países equivalente al 13 por ciento del PBI mundial.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.