ECONOMíA › LA PRESIDENTA DE LA NACIóN ARGUMENTó EN FAVOR DE LAS POLíTICAS QUE DEFIENDEN LA INDUSTRIALIZACIóN

Palabra maldita en boca de todos: protección

“Todos los países la aplican”, señaló Cristina Fernández. Fue en un congreso empresario cuyo eje fue el aporte del sector manufacturero al crecimiento económico. Marcó del Pont expuso sobre el rol del Banco Central para profundizar el modelo.

“Protección parece ser una palabra maldita, pero todos los países la aplican”, destacó la presidenta Cristina Fernández en el cierre de la primera jornada del Congreso Metalúrgico del Bicentenario, organizado por Adimra, la cámara que nuclea al empresariado del sector. Antes, dio una conferencia la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, quien remarcó la necesidad de profundizar la industrialización mediante las políticas de crédito fomentadas desde el Central y criticó la apertura irrestricta de la cuenta capital de la balanza de pagos. En el evento, del cual participaron otros funcionarios, industriales y gremialistas, hubo un fuerte respaldo a la política económica del Gobierno.

El sector metalúrgico, junto a la industria automotriz y la construcción, fueron los tres pilares del crecimiento industrial desde el inicio de la posconvertibilidad. Esto se reflejó en el aumento sostenido del empleo en la industria metalúrgica y la creciente participación en el producto industrial y en las exportaciones. Según datos oficiales, desde 2003 se crearon unas 3600 nuevas empresas del sector y se generaron 170 mil puestos de trabajo.

Esta evolución favorable se percibió en el clima del encuentro realizado en el principal centro de convenciones del complejo de Parque Norte. Cristina compartió la mesa con la ministra de Industria, Débora Giorgi; el presidente de Adimra, Juan Carlos Lascurain, y el secretario general de la UOM, Antonio Caló. Además de Marcó del Pont, se hicieron presentes, entre otros, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, José Ignacio De Mendiguren, secretario de la UIA, y Armando Cavalieri, titular del gremio de empleados de comercio. El encuentro cierra hoy y contará con la presencia del ministro de Planificación, Julio De Vido, el canciller Jorge Taiana y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, entre otros.

“La industria metalúrgica es socia del crecimiento nacional”, comenzó Cristina. Enseguida, hizo un paralelismo frente a la situación en los ’90, cuando empresarios y trabajadores del sector llegaron a marchar juntos para pedir por la reactivación. “En los ’90 teníamos un país de consumidores, algo curioso, porque parecía que ello podía lograrse sin trabajadores ni productores”, indicó CFK.

Luego repasó las medidas que aplicó el Gobierno en beneficio de la industria. Nombró el programa de recuperación productiva (Repro), que subsidia una parte del salario de trabajadores que se desempeñan en empresas que se encuentren en una situación delicada. También mencionó la ley de autopartes, la prórroga del bono del 14 por ciento para productores de bienes de capital (ver aparte) y la nueva línea con tasa subsidiada del 9,9 por ciento facilitada por la política de redescuentos desde el Banco Central.

En este aspecto, la titular de la autoridad monetaria –quien disertó antes que la Presidenta– apoyó el lanzamiento de la línea y precisó que esos recursos van a tener como garantía los títulos públicos que tienen las entidades privadas en sus activos. Destacó que “es fundamental profundizar en el proceso de industrialización”. Para avanzar sobre ese objetivo, la titular del Central confirmó su postura respecto del rol de la banca. “Ahora se requiere un BCRA que asuma el desafío de plantearse un rol más activo para reestablecer el canal del crédito. Porque cuando hay tasas razonables, aparece la demanda de crédito. Es mentira que hay escasez de demanda. De hecho, también los bancos privados han comenzado a ofrecer líneas a tasas más competitivas a plazos más largos y están teniendo buenos resultados”, indicó.

Además, hizo un análisis sobre cómo la fractura del consenso neoliberal a partir de la presente crisis internacional se refleja en la visión del rol de la banca. “Los bancos centrales habían sido concebidos originalmente para asistir al sector público, regular el sistema financiero, asistir a la producción. Después apareció el consenso sobre la independencia a ultranza”, explicó. “Pero ese abordaje del neoliberalismo se hizo trizas. Colapsó. Sin embargo, todavía no hay suficiente autocrítica de los efectos perversos de estas políticas, de hecho la siguen recomendando para los países europeos con problemas de deuda soberana.”

Por su parte, Cristina recordó cómo durante su encuentro con el presidente uruguayo, José “Pepe” Mujica (ver páginas 2/3), el ex tupamaro dejó entrever, según CFK, que “el libre comercio es un cuento chino”. En respuesta a las críticas locales a la traba a la importación de alimentos, la Presidenta puso como ejemplo al propio Uruguay, que impide la entrada de pollos argentinos, y de Estados Unidos, donde “desde hace años los limones que producimos no pueden entrar”, dijo.

Como este tipo de medidas proteccionistas son regla y no excepción en todo el mundo, la Presidenta considera que las críticas desde parte del empresariado y los medios es “uno de los grandes problemas que tenemos los argentinos, una suerte de autoboicot”. “No hay país del mundo, sea a través de promociones fiscales, sea a través de normas fitosanitarias, que no tenga estos mecanismos”, justificó CFK. Por último, defendió la reapertura del canje de deuda y lo relacionó al cierre del ciclo iniciado en 2001. “Nos hicieron creer que con el default y la reestructuración habíamos estafado al mundo. Pero no es así, esa situación fue producto de que nosotros fuimos estafados durante muchos años”.

Informe: Javier Lewkowicz.

Compartir: 

Twitter
 

Mercedes Marcó del Pont. “Un Banco Central más activo para restablecer el canal del crédito.”
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.