ECONOMíA › COMENZARON LAS NEGOCIACIONES ENTRE ARGENTINA Y BRASIL PARA DESTRABAR EL CONFLICTO COMERCIAL

Frente a frente para tratar de acercar posiciones

El secretario de Industria, Eduardo Bianchi, se reunió con su par brasileño, Alessandro Teixeira. Hubo reclamos cruzados por las restricciones que aplican ambos países. Hoy volverán a juntarse.

 Por Javier Lewkowicz

La jornada inicial de negociación entre Argentina y Brasil para dirimir los conflictos en la relación comercial bilateral comenzó con intercambio de reclamos. El secretario de Industria, Eduardo Bianchi, se reunió con su par brasileño, Alessandro Teixeira, para comenzar la recorrida “punto por punto” de la carta que el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel, le envío a la titular de la cartera industrial, Débora Giorgi, y de la respuesta de Giorgi al brasileño, según describieron en Industria. Brasil mantiene reclamos en baterías para autos, maquinaria agrícola y neumáticos, entre otros, y cuestiona la presión del gobierno argentino hacia las automotrices y los fabricantes de maquinaria agrícola para que equilibren su ecuación comercial. Por su parte, Bianchi busca reducir el déficit estructural con Brasil, en especial en manufacturas industriales. El encuentro continuará hoy.

“Hemos planteado nuestras preocupaciones y estamos trabajando en pos de una solución para cada punto de tensión surgido de la relación comercial”, indicó Bianchi en un comunicado. Desde el lado brasileño, uno de los reclamos es en el sector de baterías. Según datos de la Cámara Argentina de Fabricantes de Acumuladores Eléctricos (Cafae), en los primeros cuatro meses del año se importaron 326 mil unidades, 14 mil menos que en 2009. En el sector admiten que existe demora en la entrega de licencias de importación, pero lo atribuyen al incumplimiento que los brasileños hacen de los acuerdos de autolimitación entre privados, un análisis que Bianchi comparte. En el caso de maquinaria agrícola, Industria instó a los fabricantes instalados en el país para que equilibren su ecuación comercial, lo que modifica la política de provisión de partes y equipos. Por ejemplo, Case New Holland, controlada de FIAT, anunció una inversión de 100 millones de dólares inicialmente pensada para desembarcar en el país vecino. Ese es otro eje del reclamo de Brasil.

Desde el lado argentino señalan la dificultad en el acceso al mercado vecino para el caso de aceite de oliva, vinos, leche en polvo, vajilla de vidrio, agroquímicos, medicamentos, línea blanca, cítricos y maquinaria agrícola. Pero además, desde un plano más estructural, en Industria sostienen que existe un déficit comercial consolidado en materia industrial con Brasil, que se explica por asimetrías entre ambas economías, que deben ser encauzadas a partir de las medidas de administración de comercio.

El gobierno brasileño ayer continuó con la entrega de las licencias no automáticas a las automotrices, para permitir el ingreso de los vehículos frenados en la frontera. Según informaron a este diario desde Adefa, ya liberaron el paso de 1200 unidades sobre un total de 7800 vehículos con problemas. En el caso de Toyota, por ejemplo, fueron 300 unidades sobre las 400. Desde una terminal automotriz radicada en el país, que envía a su filial en Brasil 3300 autos por mes, indicaron a este diario que “el gobierno de Brasil se comunicó con nuestros colegas en ese país para tranquilizarlos y asegurarles que la situación del comercio bilateral de automotores se iba a solucionar en un lapso breve”. A pesar del optimismo, las automotrices aún no retomaron sus envíos y están a la espera de los resultados que se obtengan de los encuentros entre ambos gobiernos.

El ingreso de los autos varados en la frontera fue una condición que puso el gobierno argentino para sentarse a la mesa de negociación junto a los brasileños. A su vez, los funcionarios del país vecinos pidieron que se permita el ingreso al mercado local de baterías y neumáticos. Importadores argentinos consultados indican que el “gesto” argentino también se hizo efectivo. También advierten que uno de los sectores donde los industriales de San Pablo tuvieron mayores problemas para el ingreso a la Argentina fue el de alimentos, donde las barreras aún no se levantaron. “Por esa razón mañana (por hoy) llega al país un equipo de Bauducco Brasil, que es la firma alimentaria más grande de ese país. Ellos tienen parada la mercadería en la Aduana desde febrero”, indicó Miguel Ponce, gerente de Cámara de Importadores de la República Argentina. Bauducco trabaja en el país con Panduratta, que distribuye golosinas, chocolates y galletitas, entre otros productos.

En la reunión que se realizó ayer acompañaron a Bianchi el director nacional de política comercial externa, Adrián Makuc, y el director de Asuntos Institucionales del Mercosur, Pablo Grinspun. Por el lado brasileño estuvieron Teixeira, el embajador Enio Cordeiro, el subsecretario para América del Sur, Antonio Simoes, y la secretaria de Comercio Exterior, Tatiana Prazares.

Compartir: 

Twitter
 

El secretario de Industria, Eduardo Bianchi, junto a su par brasileño, Alessandro Texeira.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.