EL PAíS › MARíA EUGENIA BIELSA COSECHó LA MAYOR CANTIDAD DE VOTOS EN SANTA FE

“Soy compatible con Agustín”

Su hermano Rafael salió tercero en la interna del peronismo para gobernador, ella sacó más votos que todos como candidata a diputada provincial. Repite que a pesar de haber ido en otra lista coincide con el ganador, Agustín Rossi.

 Por Nicolás Lantos

Ni Agustín Rossi ni Antonio Bonfatti. Quien más adhesiones sumó en las elecciones primarias de Santa Fe el domingo fue María Eugenia Bielsa, quien encabezó la lista para diputados provinciales que acompañaba la precandidatura de su hermano Rafael: la ex vicegobernadora (durante el mandato de Jorge Obeid, entre 2003 y 2007) fue elegida por 301.482 santafesinos, más de 10 mil más de los que optaron por Bonfatti, el más elegido entre los precandidatos a gobernador; más de 30 mil votos más que los que recibió Rossi, el ganador de la principal categoría en la interna del peronismo, y más de 100 mil votos más que los que recibió Rafael, quien encabezaba su espacio. En diálogo con Página/12, ella atribuyó esta sorpresa a “una manera distinta de hacer política”, a la dispersión del voto peronista y, más que nada, a la influencia que tuvo el nuevo sistema de boleta única, que facilita desdoblar las opciones para cada categoría entre distintas propuestas.

“Yo creo que sin ninguna duda el nuevo método influyó. Queda claro que antes, cuando uno elegía al gobernador, uno elegía al mismo tiempo su equipo. Ahora se elige separado. Yo seguramente he tenido arrastre de Rafael, pero también de otros sectores cuyos votantes no se han sentido reflejados en su lista de legisladores.”

–Más allá de lo estrictamente electoral, esto puede tener consecuencias en la práctica política cotidiana...

–Eso puede ser una de las pocas observaciones que puedo hacerle a la boleta única: que desmembre o desarticule la unidad del partido. Es lo único que me da temor de la boleta única. Cómo funcionaría la gobernabilidad en caso de que el Ejecutivo y el Legislativo no coincidan. Habría que ver cómo se trazan los acuerdos.

–Sacando el factor de la ingeniería electoral, que pudo haber influido pero no es decisivo, ¿a qué atribuye haber hecho tan buena elección?

–Todavía tengo un balance que no es riguroso, no es político, no me senté a ver los números aún. La lista nuestra ganó en 14 departamentos sobre 19. Pero tengo la idea de que hay algo ahí: yo tengo una relación distinta, soy una persona que se parece a la gente, mi vida es la de un ciudadano común, a veces la política tiende a alejarte, por la naturaleza del trabajo que debemos hacer. Pero hay algunas cosas que tienen que ver con mi personalidad, como que nunca tuve un jefe de prensa, nunca pagué una entrevista ni una pauta, todas esas cosas dan un perfil más espontáneo. De hecho no hicimos campaña a diputados, sino que acompañamos la campaña a gobernador e intendentes. Los míos son votos que no se construyeron en estos dos meses.

–¿La sorprendió haber sacado tantos más votos que su hermano?

–No me sorprendió, porque el sistema alentaba a esto. Y yo sé que soy compatible con Agustín Rossi. E incluso hubo gente que votó al socialismo y me votó a mí de diputada. Uno tiene que aceptar la fuerza de los hechos.

–¿La ventaja que sacó Rossi fue porque logró captar mejor la identificación con Cristina Fernández?

–No, no. Eso lo veo más claro: Agustín sacó la misma cantidad de votos que en la interna del 2007. No perdió votos, los retuvo y los fidelizó. Nuestro espacio perdió votos con Perotti e incluso algunos con Del Sel. La vez anterior, el candidato de Obeid era Rafael, y esta vez Perotti. Nuestros votos se fragmentaron, mientras que el voto de Agustín se concentró.

–¿Qué lectura hace de la victoria de Bonfatti dentro del Frente Progresista?

–La verdad que el Frente tiene una lógica menos visceral que la que tenemos nosotros, los peronistas. La interna del Frente Progresista fue muy compleja, en la confrontación de UCR y socialismo y más aún dentro del socialismo, entre Binner y Giustiniani. No sé cómo tramitarán ellos este conflicto, por lo que no sé si llegarán a octubre unidos o si a lo mejor esto produce una división interna que luego se refleje en las generales.

–Luego de una campaña sumamente hostil hacia el oficialismo en 2009, ¿en dónde se notó el cambio de clima de época esta vez?

–Yo tengo la sensación de que vi una campaña de nuevo tipo. Esta es mi tercera campaña. En 2003, la gente se acercaba sólo a pedir ayuda alimentaria o un trabajo. En el 2007 ya había una reconstrucción, pero todos estaban magullados y no se había recuperado todavía la confianza en la política. Pero esta campaña fue extraordinariamente rica: la palabra futuro volvió a estar en la cabeza de la gente, ya sea construir una casita, cambiar el auto o ampliar la planta de su empresa, en todos lados había nuevos proyectos. Ese no es un tema menor, que explica el repunte del gobierno nacional y por qué los sectores kirchneristas estuvieron mejor posicionados.

–Habida cuenta del resultado del domingo, ¿se plantea nuevos objetivos políticos a futuro?

–El único objetivo hacia el futuro es de corto plazo y es que esta lista curse un camino hacia el éxito en las elecciones generales, y me imagino que tiene todo para hacerlo. No me imagino nada que pueda pasar en estos dos meses que modifique este resultado. Además hoy para mí es un día agridulce, no es un día de plena alegría. Tuvimos un buen desempeño, pero queda el sabor amargo de que a nuestro espacio no lo conduzca Rafael.

–¿Qué le faltó a su hermano para poder pelear la candidatura?

–Yo estuve con él todo el tiempo, durante toda la campaña y creo que estuvo en su mejor versión y que todos hemos hecho todo lo que había por hacer. Lo que explica el resultado es la aparición de una lista que caminaba el mismo camino que nosotros y a lo mejor unos votos que se llevó Del Sel. Y después también que se ha visualizado a los sectores que coinciden con los grandes trazos del gobierno nacional de manera distinta. A Agustín la sociedad lo visualiza como un kirchnerista duro, a Rafael también se lo ve como kirchnerista pero con pequeñas diferencias. Igual es bueno que los argentinos nos empecemos a preocupar más por los sucesos que por las personas. Los que estamos identificados con este proceso rescatamos una permanencia de ciertas cosas, el cambio más importante que se está produciendo es ése. Y en Santa Fe, si podemos ganar la provincia, la idea es seguir ese modelo.

Compartir: 

Twitter
 

María Eugenia Bielsa dice que no sabe si socialistas y radicales llegarán unidos a los comicios.
Imagen: Carlos Gentilcore
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.