ECONOMíA › EL EMPLEO EN NEGRO SE REDUJO 0,5 PUNTO EN EL PRIMER TRIMESTRE DEL AÑO

Mejoras que empiezan a ser por goteo

El empleo no registrado afecta al 34,1 por ciento de los trabajadores, un nivel todavía elevado en términos históricos. Este aspecto del mercado laboral muestra la misma tendencia que la baja de la desocupación: el ritmo es más lento luego de las mejoras alcanzadas.

 Por Sebastián Premici

El sector gastronómico es uno de los más afectados por la informalidad laboral.
Imagen: Télam.

El empleo no registrado durante el primer trimestre del año fue del 34,1 por ciento, una baja de 0,5 punto con relación al mismo período de 2010. Así lo informó ayer el Indec al difundir la información desagregada de la Encuesta Permanente de Hogares. Desde el Ministerio de Trabajo aseguraron a Página/12 que durante el período enero-marzo de este año, el trabajo formal creció un 4 por ciento. Por otro lado, los datos oficiales indican que la desocupación fue mayor entre los jóvenes. Por ejemplo, entre los varones de hasta 29 años fue del 12,4 por ciento en el primer trimestre, mientras que la de- socupación de los jefes de hogar fue del 3,8 por ciento. Esto da cuenta de cierta vulnerabilidad entre los jóvenes. Sin embargo, desde la cartera laboral indicaron a Página/12 que la creación de empleo registrado entre los jóvenes fue más dinámica que el total, al incrementarse un 9 por ciento en el primer trimestre.

La población de referencia que toma la Encuesta Permanente de Hogares del Indec son 31 aglomerados del país. La población económicamente activa se estima en 17 millones de personas, con una tasa de desocupación para el primer trimestre del 7,4 por ciento, es decir una baja de 0,9 punto en comparación con el mismo período de 2010.

Si bien existe una tendencia que marca una mejora de la situación laboral en el país, a medida que el desempleo desciende, se hace cada vez más difícil crear nuevos puestos de trabajo. En todo 2010, la tasa de creación de empleo apareció casi estancada, mientras que durante el período enero-marzo de 2011 el indicador creció un 0,2 punto en los 31 aglomerados urbanos respecto de igual lapso del año anterior y fue más fuerte en el interior del país (0,6).

Algo similar ocurre con el trabajo “en negro”. Si bien mejoran las condiciones laborales, los porcentajes de informalidad continúan siendo altos en términos históricos. Durante el primer trimestre de este año fue del 34,1 por ciento, mientras que en el mismo período de 2010 fue del 34,6, una baja de 0,5 punto. En el primer trimestre de 2009, por ejemplo, el trabajo en negro tuvo una baja de 0,9 punto en comparación con el período enero-marzo de 2008, a pesar de ser un trimestre marcado por las consecuencias de la crisis económica internacional. Es decir, aun entonces el ritmo de descenso era mayor. En la década del ’80, el empleo “en negro” promedió el 20 por ciento y en los ’90 superó el 30 por ciento con flexibilización laboral incluida. En 2000, ya estaba en 37,4 y en 2001 trepó a 38,5 por ciento, para luego dispararse al 49,7 por ciento en 2003.

Si se toman en cuenta las regiones, la situación es más despareja. Por ejemplo, en el Noroeste el empleo no registrado afectó, en el primer trimestre del año, al 41 por ciento de los trabajadores, mientras que en el Noreste llegó al 39,5 por ciento. Lo curioso es que en esta última región, con alto nivel de informalidad, la desocupación fue para el Indec del 2,9 por ciento. “Esto puede explicarse porque la tasa de actividad en esa región (48,6 por ciento) es muy baja en comparación con otras regiones”, explicó a Página/12 el economista Daniel Kostzer. La tasa de actividad refleja a todas las personas que participan del mercado laboral, ya sea como ocupados o demandantes de empleo.

Otro dato que arrojó el informe del Indec tiene que ver con la de-socupación entre los jóvenes. La falta de empleo entre los varones menores de 30 años fue del 12,4 por ciento, mientras que en las mujeres alcanzó el 16,6 por ciento. En los partidos del Gran Buenos Aires, la desocupación entre los jóvenes fue del 13,8 por ciento, mientras que en el Gran Catamarca fue del 24,9 por ciento y en varias zonas de la región pampeana superó el 15 por ciento.

Según la Organización Internacional del Trabajo, la probabilidad de estar desempleado para los jóvenes es 3,5 veces mayor que para los adultos. Más allá de estos indicadores negativos, desde el Ministerio de Trabajo afirmaron que la evolución del empleo registrado entre los jóvenes crece más fuerte que la del total de asalariados. En el primer trimestre se crearon 82.318 empleos para jóvenes de entre 18 y 24 años, un incremento del 9 por ciento en comparación con el mismo período de 2010. Y entre 2003 y 2010, el crecimiento fue del 124 por ciento, frente a una suba del 68 por ciento del total de los asalariados.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.