ECONOMíA › TRAS SUSPENDER POR DOS DIAS LA PRODUCCION POR FALTA DE INSUMOS Y LUEGO DE UN DURO RETO DE LA MINISTRA DE INDUSTRIA, FIAT NORMALIZO LAS OPERACIONES

La pieza que faltaba para combatir las regulaciones

Giorgi acusó a Fiat de tener “una actitud mezquina”. La firma se excusó y ordenó reanudar la producción.

 Por Cristian Carrillo

Fiat había decidido, y puesto en práctica, la suspensión de la producción de su planta radicada en Ferreyra, Córdoba, por 48 horas, medida que afectó a más de 2500 trabajadores. La compañía argumentó que la parada se debió a una “falta de insumos importados, derivada de las demoras generadas por el cambio de régimen para la tramitación de licencias de importación sin excepción”. La ministra de Industria, Débora Giorgi, consideró ayer que la automotriz tomó una decisión “mezquina y alejada de la realidad”. “Es incomprensible la actitud del grupo Fiat de parar la producción, con el consabido perjuicio que esto les ocasiona a sus trabajadores”, dijo la funcionaria. Escasos minutos después, la firma anunció que la situación fue subsanada “gracias a la firme voluntad de las autoridades de la Secretaría de Comercio Exterior”, por lo que hoy se reiniciarán las actividades de manera completa. Ayer comenzaron a restablecerse. “Todos, salvo el sector de chapa, están trabajando”, reconoció el secretario adjunto de Smata Córdoba, Angel Tello.

El Gobierno puso en marcha diversos mecanismos comerciales para proteger la producción local, como la implementación de licencias no automáticas para la importación y acuerdos con sectores clave, como el automotriz, para equilibrar la balanza. Desde el 10 de diciembre pasado, el control de estas licencias salió de la órbita del Ministerio de Industria. La administración es ahora ejercida por la flamante Secretaría de Comercio Exterior, a cargo de Beatriz Paglieri, ente que actúa en coordinación con Guillermo Moreno, secretario de Comercio Interior. En medio de este proceso de adaptación y revisión de las posiciones arancelarias, se conoció la decisión de Fiat de suspender su producción como respuesta a la falta de piezas provenientes de Brasil para las unidades que se fabrican en Córdoba (Palio y Siena), que –argumentaron– se encontraban varadas en la Aduana de Córdoba sin poder ser despachadas.

Algunos medios se hicieron eco de la posición de la empresa, frente a lo cual la ministra de Industria salió al cruce con duras declaraciones en contra de la firma que conduce Cristiano Rattazzi. “El grupo argumenta un supuesto faltante de piezas ocasionado por una modificación en el sistema de importación, cuando se tienen pruebas fehacientes de que los requerimientos que la empresa realizó el viernes pasado para importar partes y piezas fueron liberados en gran parte”, aseguró Giorgi. La funcionaria argumentó que, además, este lunes el Gobierno le solicitó a Fiat que identifique formalmente “las autopartes prioritarias que necesitaba para que el proceso productivo continúe con normalidad y la planta siga funcionando”. “Sin embargo, recién hoy (por ayer) la empresa elevó el pedido al Gobierno, con la planta ya parada desde ayer (por el martes). Pese a eso, el Gobierno está liberando esas piezas para que la planta vuelva a ponerse en funcionamiento en el mínimo plazo posible”, informó la ministra.

La funcionaria cuestionó entonces la “actitud mezquina de la empresa, que se ha beneficiado con las políticas activas del Gobierno y que parecería querer utilizar a los trabajadores como moneda de cambio para importar indiscriminadamente”. La empresa envió de inmediato un comunicado con tono conciliador, en el que establece responsabilidad en las demoras tanto por parte de la empresa como del gobierno. “Las constancias de excepción para la importación de autopartes vencieron en diciembre último y no fueron renovadas como consecuencia de un cambio del régimen que se impuso para la tramitación de licencias sin excepción. Fiat Auto Argentina es la primera terminal radicada en tener que adecuarse al nuevo régimen dado que reanudó –luego del período de vacaciones– la producción el lunes 2 de enero último, padeciendo antes que las razonables dilataciones que implican para la empresa tanto como para las áreas administrativas correspondientes del Gobierno ajustarse a los nuevos procedimientos”. detalla el comunicado que difundió el grupo.

Fuentes de Fiat señalaron a Página/12 que “nunca hubo cortocircuitos con el Gobierno”. “Por el contrario, hemos trabajado intensamente desde un primer momento con las autoridades del área de Comercio Exterior para concluir la aprobación del nuevo formulario, con las excepciones, para el otorgamiento de las licencias”, explicaron. La compañía comunicó entonces que ayer fueron “superados los problemas planteados, con lo que se podrán desaduanar las autopartes necesarias para retomar hoy la producción en la planta de Córdoba y continuar normalmente con el programa productivo, a un ritmo de casi 700 unidades diarias, en gran parte destinadas a la exportación”, agregó la firma. En el comunicado, la empresa también recuerda que continúan las obras en las líneas productivas para iniciar la fabricación de un nuevo modelo, “iniciativa que cuenta con financiamiento del Fondo del Bicentenario”.

Compartir: 

Twitter
 

Cristiano Rattazzi, el titular de Fiat Auto Argentina. Una visión de la economía que rechaza las regulaciones del Estado.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.