ECONOMIA › OBSERVACION AL INDEC

El Fondo se lamenta

El directorio del Fondo Monetario Internacional resolvió otorgarle a la Argentina un nuevo plazo de 180 días, hasta el próximo 6 de septiembre, para que el país adopte “medidas específicas para corregir las estadísticas locales, acorde a los estándares internacionales”. Así lo resolvió ayer el organismo, durante una reunión en Washington. “El Consejo Ejecutivo lamentó la ausencia de avances en la adaptación del IPC-GBA con las directrices estadísticas internacionales y tomó nota de las intenciones de las autoridades de adoptar algunas medidas correctivas para hacer frente a la calidad de los datos”, indicó el FMI a través de un comunicado. En las próximas semanas llegará al país una nueva misión técnica del organismo para continuar con el análisis de las recomendaciones efectuadas.

El directorio del FMI analizó ayer un informe elaborado por el staff del organismo, a cargo del director del Hemisferio Occidental, el chileno Nicolás Eyzaguirre, sobre las estadísticas argentinas. El trabajo fue presentado por la titular del organismo, Christine Lagarde. “El directorio aprobó una resolución que pide a la Argentina poner en práctica medidas específicas dentro de un plazo de 180 días, para hacer frente a la calidad de la información acerca de IPC-GBA y los datos del PBI, con miras a lograr la calidad de los datos en cumplimiento de las obligaciones bajo los Artículos de Acuerdo Constitutivo del Fondo”, puede leerse en el comunicado del Fondo.

Más allá de remarcar la falta de respuesta a las “recomendaciones” del organismo, la entidad reconoció “las intenciones de las autoridades” de llevar adelante dichos cambios en las estadísticas que se miden desde el Indec.

El pasado 13 de julio, el Fondo emitió un comunicado en el que señaló que se había analizado un informe sobre el índice de la inflación y del Producto Bruto de la Argentina, tras lo cual exhortó al Gobierno a regularizar la situación del Indec antes de cerrar 2011. En ese momento, Lagarde se mostró intransigente en cuanto a posibles concesiones en relación con el pedido de realizar mejoras en la calidad de las estadísticas del Indec. Si bien ese plazo fijado por el FMI había caducado, ayer se otorgaron otros 180 días para mostrar avances en las correcciones.

Las visitas técnicas del FMI vienen repitiéndose desde que Argentina anunció que estaba trabajando en la creación de un Indice de Precios al Consumidor a nivel nacional, a fines de 2010. La idea era recibir “colaboración técnica” de parte de la entidad, muy distinto a las revisiones que hacía de la marcha de la economía local, según el famoso artículo IV. Estas inspecciones, que ponían la lupa sobre la política económica, cesaron cuando Argentina canceló la deuda con el organismo, en 2006.

Para la elaboración del nuevo IPC nacional, el Gobierno también había convocado a distintas universidades nacionales para que efectuarán sus observaciones y recomendaciones. El estudio entregado, además de recomendaciones, incluyó críticas al funcionamiento del organismo. El Gobierno también había convocado la colaboración del FMI, de ahí el inicio de las visitas técnicas.

El texto difundido ayer precisó que Christine Lagarde deberá informar al directorio los avances de la Argentina el próximo 6 de septiembre, un mes antes de la reunión anual conjunta del FMI-Banco Mundial, que tendrá lugar en Tokio. Hace quince días, el vocero del organismo, Gerry Rice, sostuvo que en lo inmediato “no habrá lugar a ninguna sanción a la Argentina”. “Tenemos un diálogo normal bilateral con las autoridades argentinas a través de la representante del FMI en el país”, agregó Rice. Según los funcionarios del Indec, el nuevo IPC nacional podría comenzar a aplicarse en 2013. Durante el transcurso de este año terminarán de realizarse las nuevas ponderaciones para la medición de precios y comenzarán un muestreo de prueba.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.