ECONOMíA › EL FONDO MONETARIO REVISó A LA BAJA EL CRECIMIENTO DE ARGENTINA PARA ESTE AñO

Con el pesimismo como marca de origen

El organismo multilateral afirma que el país crecerá 2,6 por ciento este año y 3,1 por ciento en 2013. En su pronóstico sostiene que América latina sigue vulnerable a los riesgos que supone la crisis del euro y la desaceleración china.

La Argentina finalizaría este año con un crecimiento económico de 2,6 por ciento y con un 3,1 por ciento en 2013, según las estimaciones que el Fondo Monetario Internacional (FMI) difundió ayer en su panorama semestral, en el que revisó a la baja la mayoría de los indicadores por país y región. El Fondo asegura que América latina sigue vulnerable a los riesgos que supone la crisis en la Zona Euro, pero también a la desa-celeración en China y la amenaza de una crisis fiscal a principios del año próximo en Estados Unidos, producto del desacuerdo político en el Congreso de ese país. Estos pronósticos se conocen horas antes de que comience la asamblea anual del organismo y del Banco Mundial (BM) que se desarrollará en Tokio. Las estimaciones del BM se focalizaron en la frágil situación asiática (ver aparte), mientras que el Fondo reconoció que la desaceleración fue consecuencia de políticas de ajuste.

Previo a las reuniones anuales del FMI-BM, ambos organismos publican una nueva edición de sus proyecciones económicas, las cuales se actualizan semestralmente. También es una constante de ambos organismos, al menos si se toman en cuenta los resultados de la última década, subestimar los niveles de crecimiento de varios países, entre éstos, la Argentina. Según el Informe de Perspectivas de la Economía Mundial del FMI, el país crecerá este año 2,6 por ciento, lejos del 3,4 por ciento que presentó el Gobierno en su proyecto de ley de Presupuesto 2013. Para el año próximo también existen diferencias de “estimación”, ya que el Ejecutivo prevé una mejora en la actividad económica de 4,4 por ciento. A su vez sostiene que la inflación será de 9,9 por ciento este año y el superávit de la cuenta corriente llegará al 0,3 por ciento del PIB.

El Fondo volvió a incluir dentro del informe llamados a pie de página en los que vuelca sus cuestionamientos con respecto a las estadísticas oficiales. Lo hace en los cuadros de crecimiento e inflación. En ambos advierte que las cifras “se basan en las estadísticas oficiales”, pero que también utiliza mediciones alternativas, como las producidas por analistas privados y de las oficinas de estadística provinciales, para deflactar el nivel de crecimiento nominal. “Estas muestran significativas diferencias respecto de la medición oficial desde 2008”, señala en ambos apartados. En las últimas semanas, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner protagonizó un cruce con la titular del FMI, Christine Lagarde, quien había solicitado cambios en las estadísticas oficiales.

La estimación del FMI para la Argentina coincide con una nueva revisión a la baja en los indicadores de la región. “América latina y el Caribe pierden fuerza ante la incertidumbre mundial y sus problemas internos, por lo que crecerá un 3,2 por ciento este año y 3,9 por ciento en 2013”, estimó el Fondo, que en julio último ubicaba en 3,4 por ciento su estimación de expansión para la región. “En el caso de Brasil, la aceleración proyectada es fuerte, gracias a medidas fiscales focalizadas que buscan promover la demanda a corto plazo y la aplicación de una política monetaria más laxa, incluidos recortes de la tasa de política monetaria equivalentes a 500 puntos básicos desde agosto de 2011. No se pronostica un repunte apreciable del ritmo de la actividad en otros países de la región”, concluye su análisis para la región.

“El bajo crecimiento y la incertidumbre en las economías avanzadas están afectando a los mercados emergentes y a las economías en desarrollo por vía de los canales comerciales y financieros, lo cual agrava las debilidades internas”, explicó el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, al presentar los datos. El organismo, principal precursor de los planes de ajuste, en esta oportunidad reconoció el impacto negativo en la aplicación de este tipo de recetas. “Las economías avanzadas crecerán 1,3 por ciento este año, en comparación con 1,6 por ciento del año pasado y con el 3 por ciento de 2010. “Los recortes en el gasto público y un sistema financiero aún debilitado pesan sobre las perspectivas”, afirma el documento, aunque solicita a España e Italia que los mantengan. El detallado por países arroja para Estados Unidos un crecimiento de 2,2 por ciento este año, la Eurozona verá su PIB contraerse un 0,4 por ciento, China crecerá un 7,8 por ciento y Japón lo hará un 2,2 por ciento.

El crecimiento de las economías emergentes y en desarrollo también se lo revisó a la baja en comparación con los pronósticos de julio y abril, y se situó en 5,3 por ciento, frente al 6,2 del año pasado. En todos los principales mercados emergentes –China, India, Rusia y Brasil– se registrará una desaceleración del crecimiento. “Se proyecta que el crecimiento del volumen del comercio mundial se contraerá a 3,2 por ciento este año, frente a 5,8 por ciento del año pasado y 12,6 por ciento de 2010”, asegura el Informe de Perspectiva. Con este relevamiento se dará comienzo hoy a la asamblea anual FMI-BM en Tokio, Japón, de la que participan los ministros de Economía y Finanzas.

Compartir: 

Twitter
 

La titular del FMI, Christine Lagarde, encabecerá la asamblea del organismo en Tokio.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.