ECONOMíA › RIGE EL NUEVO REGIMEN DE TOPES A TASAS EN PRESTAMOS A PARTICULARES

Bancos en etapa de adaptación

El nuevo sistema establece límites al costo financiero de los préstamos personales y prendarios que otorguen los bancos a particulares. Se ajustarán mensualmente de acuerdo con una tasa de referencia del Banco Central. Quejas de las entidades.

El esquema de tasas de interés que dispuso el Banco Central entró ayer en vigencia y las entidades comenzaron a adecuarse a los valores de referencia que estableció el organismo. El techo que fijó el directorio para las tasas de interés de préstamos personales y prendarios está vinculado con el rendimiento de las letras del BCRA, instrumento que se utiliza para absorber pesos del sistema. Los bancos se quejaron de la mayor regulación y aseguraron que la medida afectará su rentabilidad y el acceso al crédito de personas en condiciones de informalidad. “Si una persona, por estar en el Veraz (registro de deudores), sólo puede acceder a un crédito con una tasa del ciento por ciento anual, no va a salir nunca del Veraz”, respondió un colaborador del presidente del Central, Juan Carlos Fábrega. Por su parte, en Economía destacaron que en los últimos doce meses de ejercicio consolidado, el margen financiero del sistema bancario –sin contar la ganancia por diferencias de tipo de cambio– casi se duplicó hasta 12.110 millones de pesos.

A través de las cuatro resoluciones, que se complementan entre sí, el BC puso un techo a la tasa de interés anual que cobran los bancos en créditos personales y prendarios. También limitó los aumentos en comisiones. Los préstamos personales, que actualmente promedian el 47 por ciento, se reduciría al 38,9 por ciento (1,45 veces la tasa de la Lebac) para las entidades de primera línea, al 48,3 por ciento (1,8 veces) para los de segunda línea y al 54 (hasta 2 veces) por ciento para los descuentos de cartera de las entidades no financieras proveedoras de crédito. En este último grupo se incluyen a mutuales, cooperativas y agencias de crédito, que ahora estarán obligadas a inscribirse en un registro del Banco Central para acceder al financiamiento del sistema bancario.

La publicación de la tasa de referencia será mensual, con un promedio de las distintas tasas de interés resultantes de la licitación semanal de las Lebac a 90 días, que actualmente promedia el 26,86 por ciento. Los bancos ya hacen sus cálculos para adecuarse.

Según fuentes del Central, el objetivo es reducir la dispersión de tasas en el sistema, a través “parámetros como existen en muchos países, que es parte de las tareas de regulación de la autoridad monetaria”. Un documento elaborado por Economía destaca que muchos países aplican lo que se denomina tasas máximas de usura. El objetivo de estos topes es evitar costos abusivos y una excesiva dispersión entre las tasas que cobran distintas entidades. Chile cuenta con una tasa máxima convencional (TMC), que corresponde a la tasa de interés máxima que los oferentes de crédito pueden cobrar en sus operaciones. Colombia considera una tasa usuraria por encima del 50 por ciento de interés corriente. En Uruguay existe una Ley de Tasas de Interés y Usura desde diciembre de 2007, que fija un tope para el costo de los préstamos, que incluye compensaciones, gastos administrativos y comisiones. En Alemania se utiliza una regla implícita que fija un tope del doble de la tasa promedio de depósitos. Francia regula las tasas desde 1966 e Italia establece el delito de usura desde el 50 por ciento de interés anual.

Los banqueros locales sostienen que los límites a las tasas, cuyo principal segmento afectado son entidades de segunda línea, restringirá todavía más el crédito. En el Central expresan que la intención de la autoridad monetaria es preservar la oferta de crédito, apostando incluso a que el sistema formal termine absorbiendo la demanda que hoy busca financiarse en establecimientos informales a altísimo costo.

En la Bolsa porteña, los papeles bancarios se retrajeron entre 5 y 7 por ciento. Los resultados económicos de las entidades, sin embargo, están lejos de justificar este retroceso. La rentabilidad de los bancos argentinos, medida sobre sus activos, se ubica en 2,7 por ciento, por encima del promedio mundial (1,3 por ciento). Para la banca de países de altos ingresos es de 0,4 por ciento. Le siguen a la banca argentina, la de Perú, con el 2,4 por ciento de rentabilidad sobre activos, Colombia (2,2 por ciento), Ecuador (1,8 por ciento) y Bolivia (1,6 por ciento), según el Banco Mundial. Al mismo tiempo, el sistema financiero argentino es también el que recibió la mayor cantidad de quejas a entidades de protección al consumidor, recogidas tanto por la Secretaría de Comercio entre 2005 y 2010, como por el gobierno porteño, según el cual 10 por ciento de los reclamos corresponden a ese rubro.

Compartir: 

Twitter
 

Juan Carlos Fábrega, titular del Banco Central. La autoridad monetaria amplía la regulación.
Imagen: Bernardino Avila
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.