ECONOMíA › EL ORGANISMO ACCEDERA A PARTIR DE 2015 A DATOS DE EMPRESAS E INDIVIDUOS ARGENTINOS RADICADOS EN LUXEMBURGO

Otro paraíso fiscal bajo la lupa de la AFIP

El mes próximo se firmará un memorando de entendimiento para precisar las características del mecanismo de intercambio de información automática. Luxemburgo alberga los domicilios legales del Grupo Techint y Globant.

 Por Tomás Lukin

A partir del 1º de enero de 2015 la AFIP accederá a la información fiscal de las empresas e individuos argentinos radicados en Luxemburgo, uno de los paraísos fiscales más populares del mundo. En la autoridad fiscal afirmaron a Página/12 que la transferencia de datos será automática. Las autoridades del pequeño ducado ubicado en el corazón de Europa ratificaron el Acuerdo multilateral de asistencia mutua en materia fiscal promovido por la OCDE. Con ese marco, el mes próximo firmarán un memorando de entendimiento con Argentina para precisar las características del mecanismo de intercambio de información. Luxemburgo alberga los domicilios legales de Ternium, la sociedad que controla la mayoría accionaria de Siderar del grupo Techint, y Globant, una pujante firma tecnológica argentina que meses atrás comenzó a cotizar en la Bolsa de Nueva York.

La elaboración de complejas estructuras societarias a través de distintos países, muchas veces paraísos fiscales, representa una práctica difundida entre las grandes compañías. Les permite alejar de las autoridades tributarias a sus verdaderos dueños y aprovechar los abusivos beneficios fiscales que ofrecen las jurisdicciones del secreto. Las estructuras se actualizan y complejizan en forma constante para aprovechar nuevas zonas grises en las legislaciones, responder a cambios regulatorios o dificultar incluso más el acceso a la información de las compañías.

La pequeña Luxemburgo es una parada predilecta en los laberintos elaborados por las multinacionales. No sólo ofrece los beneficios de los paraísos fiscales tradicionales como Islas Caimán –regulaciones laxas, baja o nula tributación, secreto bancario, ausencia de cooperación internacional–, sino que su pertenencia a la Unión Europea opera como un instrumento de legitimación que facilita el acceso a los mercados internacionales. Luxemburgo ocupa el segundo puesto del índice de opacidad financiera que elabora la ONG inglesa Tax Justice Network, detrás de Suiza.

El estallido de la crisis financiera internacional puso a los paraísos fiscales en el centro de la agenda internacional. A pesar de las amenazas de los líderes del G-20 para avanzar en su regulación, las jurisdicciones del secreto gozan de buena salud aunque comenzaron a firmar acuerdos de intercambio de información bilaterales y multilaterales. La AFIP desplegó a lo largo de los últimos años una activa estrategia para establecer convenios de cooperación con populares paraísos como Islas Caimán, Jersey, Islas Curaçao, Islas Vírgenes, Bahamas y también con Uruguay. Si bien la firma de los acuerdos no siempre garantiza el intercambio fluido de información fiscal de individuos y empresas, su existencia opera como un desaliento al uso de esos canales para la evasión tributaria. Sin embargo, desde el organismo que encabeza Ricardo Echegaray, aseguraron que en el caso de Luxemburgo el intercambio de información no sólo será efectivo desde comienzos de 2015, sino que el país recibirá información fiscal en forma automática. El próximo mes viajará una delegación de la autoridad fiscal al gran ducado europeo para cerrar los detalles del acuerdo.

En la actualidad, la AFIP no puede conocer dónde terminan los dividendos que remite Siderar a su controlante Ternium en Luxemburgo. Esa información estará disponible a partir de enero. El dato es relevante, ya que permitiría corroborar, por ejemplo, si los montos por rentas en el exterior que declara Paolo Rocca en su declaración jurada coinciden con los fondos distribuidos desde el país europeo a la fundación privada holandesa Rocca & Partners, que utiliza para alojar sus acciones del holding. El intercambio de información no será retroactivo y, tranquilamente, Techint podría mudar el domicilio legal Ternium en el número 29 de la Avenue de la Porte-Neuve en la ciudad de Luxemburgo hacia otro destino que le permita permanecer fuera del alcance de AFIP. No es una práctica desconocida para los contadores de la empresa que han recurrido a esas fórmulas en otras oportunidades para reducir su carga tributaria. Eso sucedió en 2011 cuando interpuso en la estructura de control de Siderar a una firma española.

Los cuatro socios argentinos de la productora de software Globant también entrarán en el radar de AFIP ya que, aunque sus operaciones están concentradas en Buenos Aires, el holding está radicado en Luxemburgo desde que salió a cotizar en la Bolsa de Nueva York en julio. Desde la autoridad fiscal indicaron que no hay ninguna investigación en curso contra la firma o sus propietarios, pero celebran el próximo acceso a la información tributaria que hoy no está disponible. La dirección informada a la Securities and Exchange Commission (SEC, el organismo regulador bursátil de Estados Unidos) por Globant es el número 5 de la calle Guillaume Kroll. En un país tan pequeño,la misma dirección fue informada el año pasado por Iron Mountain South America LTD, la propietaria del 98,8 por ciento de la subsidiaria argentina de la compañía dedicada al almacenamiento de información sensible, cuando se “mudaron” desde las Islas Caimán.

Compartir: 

Twitter
 

Luxemburgo ocupa el segundo puesto del índice de opacidad financiera de la ONG inglesa Tax Justice Network.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.