ECONOMíA › LAS AUTOPARTISTAS, CON MEJOR HORIZONTE EN LA REPOSICION QUE EN LA DEMANDA DE LAS TERMINALES

Las preocupaciones debajo del capot

Una encuesta entre autopartistas revela que la caída en las compras de las terminales y en las exportaciones se vería compensada este año por la demanda para reposición. Caería el empleo respecto del año pasado.

 Por Javier Lewkowicz

El sector autopartista viene castigado por la caída de la demanda por parte de las terminales automotrices y también de las exportaciones, aunque podrá cerrar 2015 con un leve aumento de las ventas gracias al mercado de reposición: los autos que se vendieron en los últimos años (en un volumen que es record histórico) empiezan a recordarle a sus dueños que nada es para siempre. Sin embargo, la situación del empleo es complicada. Este año terminará a la baja el número de trabajadores en la rama autopartista, que concentra a dos de cada tres obreros del complejo automotor. Los datos surgen de un informe sectorial al que accedió Página/12.

A grandes rasgos, las terminales automotrices (Fiat, Ford, General Motors, Iveco, Mercedes-Benz, Peugeot-Citroën, Scania, Renault, Toyota, Volkswagen y Honda) emplean directamente a unas 30 mil personas, mientras que en las cerca de 400 empresas autopartistas trabajan más de 60 mil obreros. La diferencia a favor de los proveedores no es mayor a raíz del bajo grado de integración de piezas locales en los autos nacionales, del 25 al 30 por ciento según el caso. El resto es importado, de ahí que el déficit comercial del sector haya terminado el año pasado en 6645 millones de dólares, con picos en 2011 y 2013 de 8 mil millones. Es decir que, tanto por el empleo que genera como por el que podría generar adicionalmente si se potenciara la integración local o las exportaciones, el sector autopartista es una de las claves de la industria nacional.

La cámara que los nuclea (AFAC) presentó ayer una encuesta en base a 74 empresas del sector que representan el 60 por ciento de las ventas y el 40 por ciento del empleo. Uno de los datos interesantes del informe es que a pesar de la caída en el envío de componentes a las terminales (por la baja en la producción de autos) y de las exportaciones, las ventas del sector autopartista terminarían este año con un aumento del 3,3 por ciento medido en dólares frente al año pasado, cuando la baja fue del 21,4 por ciento. La leve recuperación viene por el lado del mercado de reposición, ya que “el aumento del parque automotor de los últimos años comienza a generar mayor impacto en la demanda de autopartes de reposición a los 4/5 años de su ingreso al mercado”, indica el documento.

En cuanto al empleo, la situación es compleja. En 2014 se redujo 7,3 por ciento la plantilla, según datos de AFAC, y para este año se espera una baja adicional del 2,2 por ciento. En este punto talla también la precarización laboral, fenómeno extendido en la economía nacional. En 2014, los trabajadores en relación de dependencia se redujeron en un 5,5 por ciento, mientras que los contratados (que tienen menores impedimentos al despido) bajaron un 24,6 por ciento. Este año los registrados bajo relación de dependencia caen 2,2 por ciento mientras que los contratados suben 1,4 por ciento.

Otro de los puntos salientes del informe de AFAC es el relativo a las “principales problemáticas de las empresas autopartistas”. El 29 por ciento asegura que la reducción en el nivel de actividad es la primera preocupación. En los ocho primeros meses la producción de autos bajó 9,7 por ciento en la comparación interanual. Las autopartistas venden a las terminales el 65 por ciento de lo que producen. El año pasado, la caída en los autos fue del 22 por ciento.

También surge como preocupación la “negociación de precios con el cliente”. Es otra manifestación de los efectos nocivos de la concentración económica. Un tema que el Gobierno empezó a introducir en la agenda pública en el último tiempo. Cientos de autopartistas (además de la exigente competencia importada) pujan por las compras de apenas once terminales. Es más, el grado de especialización del sector hace que sea usual que una empresa autopartista con algunas decenas de empleados tenga como único cliente a una terminal con mucho mayor poder de negociación.

Dos temas más aparecen en la lista. El 23,1 por ciento de los empresarios citan la cuestión de la competitividad, punto en el que AFAC reclama eliminar las retenciones a las exportaciones de autopartes. Y el 9,5 por ciento agrega la falta de insumos importados.

Compartir: 

Twitter
 

El bajo grado de integración de piezas locales en los rodados nacionales es el mayor condicionante.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.