EL PAIS › ALBERTO MEZA SE BAJO DE LA LISTA DE CANDIDATOS A DIPUTADOS DE CAMBIEMOS EN BUENOS AIRES

Niembro entregó la cabeza de su socio

El anuncio de que Meza no se postulará por el macrismo lo hizo el propio Niembro, quien en cambio ratificó su candidatura. “Tendrá que responder por él”, dijo de su socio y volvió a victimizarse.

 Por Werner Pertot

El ex socio de Fernando Niembro, Alberto Meza, se bajó de su candidatura a diputado por Cambiemos. Según confirmaron en el PRO, Meza debía ratificar su lugar en la lista –decimotercero entre los suplentes– la semana pasada y no lo hizo. Niembro se ocupó de anunciarlo, al tiempo que señaló que él no piensa renunciar. “Meza tendrá que responder por él”, se despegó el comentarista deportivo. Niembro también se dedicó a contestarle a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien dijo que le dieron “el choripán de oro” por los 23 millones de pesos que cobró su empresa del Gobierno porteño. “Esto es una persecución política que llegó a la más alta esfera. Y qué casualidad que la Presidenta use la misma palabra que Carlos Zannini, ¿no?”, consideró Niembro. En el PRO tuvo apoyos y alguna disidencia por parte de los aliados de Cambiemos.

En el PRO festejaron la intervención de la Presidenta como un gol de media cancha. “Que haya salido CFK nos beneficia, porque lo victimiza más a Niembro. Esto pone en negro sobre blanco que es una operación política”, indicaron en el núcleo de la mesa chica macrista. La estrategia general, como indicó este diario, es victimizarse, denunciar que es campaña sucia, compararlo con casos que resultaron falsos (como el de Enrique Olivera y las cuentas en Suiza) o en el que sus protagonistas resultaron sobreseídos (como el de Francisco de Narváez con la efedrina) y, sobre todo, rezar porque pase pronto. “No tiene forma de escalar. Se va a disipar”, analizaban o deseaban en el PRO anoche. “No hay nada ilegal. A lo sumo es un pecado”, indicaban en la mesa chica.

Con esa idea, Niembro recorrió radios y estudios de televisión. Uno de los cuestionamientos que recibía al decir que se desprendió de la empresa, es que su socio era candidato de Cambiemos y proveedor del Estado porteño.

“Meza no va a ser candidato, ya van a ver”, aseveró Niembro ayer. Según informaron en el comité de campaña macrista, en rigor, ya se había bajado la semana pasada cuando comenzaron las denuncias sobre la empresa por presunta administración fraudulenta.

Niembro advirtió que no seguirá el camino de su ex socio: “En ningún momento pensé en bajarme. Estoy tranquilo. Todos los días sale una noticia tratando de quebrarme, pero voy a seguir contando qué pasa en la provincia de Buenos Aires, las cosas que sufrimos desde hace muchísimo tiempo”, sostuvo. No pudo dar más detalles sobre los puntos oscuros de la denuncia: La Unisa, la empresa que crearon con Meza en 2012, tuvo dos clientes, el gobierno porteño y el Banco Ciudad, no tuvo empleados ni rindió balances ante el IGJ. Embolsó 23 millones de pesos en los últimos tres años y la salida de Niembro se efectivizó en marzo de este año.

Además, según denunció el ex legislador Facundo Di Filippo, Niembro cobró por su escuela de periodismo –cerrada en 2014– un promedio de 400 mil pesos por año desde enero de 2008. Según explicó Niembro, fue por dar “cursos de computación”, una actividad extraña para una escuela de periodismo deportivo. Tuvo la tercera facturación con el Gobierno porteño, después de la UBA y la Universidad de La Matanza.

“En vez de estar discutiendo lo que tenemos que discutir, estamos discutiendo esto. Al juez no lo voy a recusar, lo acepto y me voy a presentar como me presenté ayer (por anteayer). Yo no estoy acostumbrado a estos juegos, me sorprende pero no voy a permitir que hablen de mi honorabilidad”, aseguró Niembro, en vez de contestar los datos concretos.

Cuando se conocieron las declaraciones de la Presidenta, Niembro se concentró en contestarle: “No me extraña nada porque estoy enredado en una operación política”, afirmó. “Por otro lado, estoy anonadado, es increíble lo que dijo. Yo lo que hago, lo hago por vocación, por militancia. Yo estoy identificado con Cambiemos. Lo hago para que la gente viva mejor”, retrucó. “No hice nada ilegal. Esto es una operación dirigida por Daniel Scioli y Aníbal Fernández”, insistió Niembro.

A su ayuda salieron algunas de las espadas parlamentarias del PRO. “La Presidenta tiene demasiados agujeros morales y testaferros, demasiados negocios sucios y funcionarios corruptos como para ponerse en jueza de un contrato”, cuestionó la diputada Patricia Bullrich. “No se puede creer que Cristina Fernández, que gasta en publicidad oficial casi 8 millones de pesos por día y que van a programas y diarios oficialistas vergonzosos, cuestione que la ciudad paute en programas de deporte”, consideró Federico Pinedo. Sin embargo, no todas fueron buenas para Niembro. El aliado macrista Eduardo Amadeo admitió: “No haría lo que hizo Niembro, nunca hice un contrato con el Estado, no tengo nada que ver con el Gobierno. Si Niembro no puede probar ante el juez y la Ciudad de Buenos Aires no puede demostrar que esto es legal, sin ninguna duda tiene que intervenir la Justicia”.

Compartir: 

Twitter
 

Niembro dijo que “en ningún momento” pensó en bajarse y que sufre “una persecución política”.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.