ECONOMIA › HUICI REVELO QUE EVALUAN UNA PRIVATIZACION PARCIAL DE LA COMPAÑIA

Temen que las telcos se queden con Arsat

 Por Fernando Krakowiak

Las declaraciones del secretario de Tecnología de la Información y las Comunicaciones, Héctor Huici, en las que anticipó que el Gobierno evalúa incorporar capital privado en Arsat, provocaron ayer revuelo entre cableras, cooperativas y pymes de comunicaciones que ven detrás de ese anuncio una jugada de Telefónica, Telecom y Claro para quedarse con la red troncal de fibra óptica que empezó a construir el Estado durante el kirchnerismo. El principal temor es que de ese modo Arsat termine siendo canibalizada por las grandes telcos para su propio beneficio y quede abortado el plan para ofrecer conectividad en localidades del interior a precios mayoristas más bajos.

Huici aseguró el jueves, tal como publicó ayer Página/12, que Arsat tiene previsto por su ley de creación la posibilidad de incorporar hasta un 49 por ciento de capital privado. “Habría que plantearse si no hay alguna posibilidad de interesar al sector privado para que capitalice la compañía y el desarrollo pueda acelerarse y mejorarse”, reveló. Cuando le preguntaron si estaba pensando en una oferta pública o si le iban a abrir la puerta a los prestadores de telecomunicaciones, el funcionario esquivó una definición: “Lo mencioné porque existe como posibilidad en su ley de creación, pero eso obliga a elaborar un plan de negocios para Arsat, que es lo que se está haciendo, y revisar las distintas unidades: La parte satelital, la red de fibra óptica, el data center y la mochila de plomo de Arsat, que es el tema de la TDT (Televisión Digital Terrestre). Es una posibilidad que existe y que merece la pena ser estudiada”, sostuvo.

La novedad generó preocupación entre cableras, cooperativas y pymes telefónicas porque creen que si la iniciativa prospera correrá riesgo el plan anunciado por el nuevo titular de Arsat, Rodrigo de Loredo, para ofrecer conectividad a pequeñas firmas del interior a 25 dólares el mega exigiendo como contraprestación una mejora de la velocidad que le brindan actualmente al usuario final o una baja en el precio del abono. “Si las grandes telcos ingresan en Arsat van a boicotear esa iniciativa porque ahora están ofreciendo el mega a un promedio de 60 dólares”, destacó a este diario un empresario que prefirió el off the record para evitar represalias comerciales. Un especialista del sector que conoce a Huici aseguró que ese riesgo es real porque el funcionario es un hombre muy cercano a las telefónicas. Incluso lo señalan como uno de los responsables de haber elaborado recientemente un borrador de reglamento para operadores móviles virtuales, que en los últimos días no terminaba de ser consensuado en el Ministerio de Comunicaciones porque fija demasiadas restricciones para sumarse al mercado, lo que es interpretado por sus críticos como un guiño a las telefónicas dominantes. Huici trabajó entre 1993 y 1996 en la Comisión Nacional de Comunicaciones como gerente de Regulaciones y Asuntos Jurídicos (1993/94) y asesor de la presidencia (1995/96), luego se incorporó como socio al estudio Sánchez Elía, Pinedo & Asociados y de allí pasó a M&M Bomchil Abogados, donde representó a las principales compañías del sector telefónico hasta fines de 2013, cuando asumió como legislador del PRO en la ciudad de Buenos Aires.

fkrakowiak@pagina12.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared