ECONOMíA › LAS SOSPECHAS SOBRE MANIOBRAS ESPECULATIVAS

Algo huele mal en Liniers

 Por C.S.

El Poder Ejecutivo está convencido de que no existen razones “de mercado” que justifiquen la disparada del precio de la carne en el Mercado de Liniers. La sospecha de maniobras especulativas no es nueva. Ya el pasado 9 de noviembre, la Secretaría de Agricultura realizó una denuncia ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia en la que se detallaban presuntas prácticas comerciales desleales.

Según informaron los empresarios, el operador más grande sólo concentra el 7 por ciento de las transacciones. Además sería un error considerar que Liniers determina los precios globales, ya que sólo representa el 17 por ciento de las ventas totales de hacienda del país. En rigor, alrededor del 50 por ciento de las transacciones se realiza directamente en los campos y el resto pasa por la consignación directa y las ferias del interior. Pero, dejando de lado la mirada autocomplaciente de los consignatarios, la denuncia original de Agricultura posee algunos datos interesantes, entre ellos:

- La comprobación empírica de que la variación del Indice Novillo que diariamente elabora Mercado de Liniers SA se comporta en relación contraria a la ley básica de la oferta y la demanda. Así, durante ciertos períodos, los precios aumentan a pesar del aumento sostenido en la oferta.

- La verificación de que un pequeño grupo de consignatarios ilustres concentra el 40 por ciento de las transacciones.

- La potencial existencia de conductas poco transparentes que se concertan entre el comprador y el consignatario en forma privada antes de producirse la subasta, lo que no evita que se haga un simulacro de remate público a viva voz. La gravedad del mecanismo reside en que el precio artificialmente fijado se convierte la referencia de los remates siguientes.

- Otra práctica considerada “distorsiva” en la denuncia es la publicación como precio de referencia de operaciones que en realidad fueron pactadas con plazos de pago a 30, 60 o 90 días sin aclarar estas condiciones.

- También se señalan como poco transparentes los remates de un determinado lote que se inician con un precio determinado, pero que se suspende si no hay ofertas a dicho precio, lo que impide su baja. Ello no evita que dichos lotes sean vendidos al final de la jornada.

- Según la denuncia, “resulta llamativo” que algunos consignatarios sepan con exactitud y con varios días de anticipación cuántas cabezas de ganado ingresarán cada día. Para Agricultura, esta información, que surge de las tratativas entre quienes envían la hacienda y sus consignatarios, puede convertirse en una herramienta para manipular los ingresos de hacienda y, en consecuencia, las expectativas de precios.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Algo huele mal en Liniers
    Por C.S.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.