EL MUNDO › LA REñIDA PELEA DEMOCRATA ENTRE OBAMA Y CLINTON EN LA CARRERA A LA CASA BLANCA

La campaña se vuelve racista y machista

Geraldine Ferraro, colaboradora de Hillary, dijo que “si Obama fuera blanco, no hubiera llegado a esta altura de la contienda”. Este opinó que Ferraro no debería estar en la campaña demócrata. Anoche la colaboradora renunció.

 Por Antonio Caño *

Desde Washington

Confirmada su victoria en Mississippi, comprobado que, aun perdiendo las primarias, obtuvo más delegados que Hillary Clinton en las recientes elecciones de Texas, Barack Obama puede disfrutar de este período de vacaciones que ahora ofrece la campaña electoral como un líder difícil de alcanzar por su rival. Pero eso, lejos de serenar la contienda, ha elevado al máximo los niveles de animosidad entre los candidatos, crudeza de los argumentos e incertidumbre sobre el resultado final.

Tan mal se han puesto las cosas en el Partido Demócrata que las elecciones parecen ya contar poco. Obama ganó el martes en Mississippi con el 61 por ciento de los votos, más de 20 puntos de ventaja sobre Clinton. Pero ésta ni siquiera se refirió a Mississippi en su mitin nocturno. Lo mismo pasó el sábado pasado con Wymong. La campaña de Clinton está centrada en Pennsylvania, uno de los grandes estados del país, con la idea de que sólo aquel que gane los estados grandes merece ser candidato presidencial, no aquel que tenga más votos o más delegados, como marcan las reglas. Ni siquiera parece importar que en uno de esos estados grandes (Texas) el recuento final permita que, gracias al complejo sistema mixto de selección de delegados, Obama acabe acumulando cinco más que Clinton.

Todo esto, por supuesto, ha encanallado tremendamente esta campaña y ha echado sobre la mesa los argumentos más dolorosos y divisorios: el racismo y el machismo. Una de las más prestigiosas políticas demócratas y connotadas feministas, Geraldine Ferraro, la primera y única mujer candidata a la vicepresidencia de Estados Unidos, en 1984, con Walter Mondale, ha manifestado que Obama ha llegado tan lejos sólo por ser negro y ha acusado a los medios de comunicación de ayudarlo por machistas. Ferraro ocupa un cargo de responsabilidad dentro de la campaña de Clinton. “Si fuera un hombre blanco no habría llegado a donde está; si fuera una mujer, blanca o negra, tampoco”, declaró Ferraro a un periódico de California. Algunos de los medios también criticados por Ferraro le recordaron ayer que ella fue elegida como compañera de candidatura de Mondale por el único mérito de ser mujer. Después perdió sucesivamente dos intentos de llegar al Senado. Ferraro apareció el martes por la noche en la cadena Fox para insistir en sus argumentos y añadió que “en cuanto se les hace una crítica te llaman racista”. “Yo también puedo decir que a mí me atacan por ser blanca”, declaró. Sugirió, con otras palabras, que de lo que se trata más bien es de favorecer a un negro que no vale nada sólo para cortarle el paso a una mujer.

Hillary Clinton ha dicho que no comparte ese punto de vista, pero se ha negado a prescindir de Ferraro como dirigente de su campaña. Pero anoche, tras el revuelo que generó, su colaboradora anunció que renunciaba. Obama ha comentado a la cadena CNN que “las declaraciones de Ferraro son el tipo de actitudes que tenemos que desterrar de la política” y opinó que alguien que piensa así no debería estar involucrada en la campaña demócrata.

En suma, un asunto espinoso que habla por sí sólo de la difícil situación a la que esta reñidísima campaña está llevando al Partido Demócrata. Esa enorme oportunidad histórica que representaba la competencia entre la primera mujer y el primer afroamericano con opciones de llegar a la Casa Blanca, lejos de ser un hito y un estímulo, se está convirtiendo en un tremendo obstáculo para la unidad. Feministas y afroamericanos se sacan los ojos ante los comentaristas conservadores de la Fox, que difícilmente contienen la sonrisa.

Las cifras hablan por sí solas. Obama consiguió el 90 por ciento del voto negro en Mississippi; Clinton, el 70 por ciento del voto blanco. Obama apenas pasó del 30 por ciento del voto de las mujeres en Ohio, y eso teniendo en cuenta que ganó entre las menores de 25 años. Se ha abierto un abismo descomunal que la acritud del debate actual sólo puede agrandar y que va a ser muy difícil cerrar para las elecciones de noviembre. Y esto todavía no ha acabado. Queda Pennsylvania (22 de abril), que seguramente tampoco resolverá nada, y una dura negociación sobre qué hacer con Florida y Michigan, cuyas elecciones fueron anuladas por haber violado las reglas del partido.

Hillary Clinton, que ganó ambas, ha dejado claro que va a exigir que los delegados de esos dos estados sean aceptados en la convención demócrata de Denver, en agosto. El presidente del partido, Howard Dean, se niega a dar validez a esas elecciones y ha advertido que eso sería cambiar a mitad de la carrera las reglas que en su día fueron aceptadas por todos. Obama, que retiró su nombre de las boletas de Michigan y no hizo campaña en Florida, está dispuesto a buscar una fórmula que dé representación a esos dos estados, pero no a costa de aceptar unas elecciones en las que no participó.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Obama ganó cómodamente en Mississippi y puede disfrutar de un período de vacaciones.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.