EL PAIS › LA FISCALIA SOLICITO 25 AñOS PARA LOS APROPIADORES DE MARIA EUGENIA SAMPALLO

Otro pedido de pena máxima

El reclamo del fiscal Félix Crous se sumó al que realizó la querella en nombre de la joven secuestrada durante la dictadura. El 4 de abril se dará a conocer la sentencia contra los acusados: la pareja que anotó a Sampallo como propia y el militar que la entregó.

 Por Laura Vales

El fiscal Félix Crous pidió 25 años de prisión para los apropiadores de María Eugenia Sampallo Barragán, la primera hija de desaparecidos que tras recuperar su identidad hizo juicio contra quienes la anotaron como si fuera propia, privándola del vínculo con su familia de sangre. El pedido de que se sancione a los tres acusados con la máxima condena se sumó a lo ya que había solicitado el martes la propia joven como querellante en el caso. El fiscal consideró probado que los apropiadores María Cristina Gómez Pinto, su ex marido Osvaldo Rivas y el ex capitán Enrique Berthier, quien les entregó a la niña, consumaron todos los delitos por los que fueron imputados con pleno conocimiento de lo que hacían.

La fiscalía tipificó esos delitos como retención y ocultamiento de la identidad, alteración del estado civil y falsificación de documento público en tres oportunidades.

La madre de María Eugenia, Mirta Barragán, fue secuestrada en diciembre de 1978, cuando estaba embarazada de seis meses. La llevaron al centro clandestino de detención El Atlético y más tarde a El Banco, de donde se sabe que fue sacada en febrero del ’78 dar a luz. Luego del parto, su beba fue entregada al matrimonio Gómez-Rivas, quienes con un certificado de nacimiento falso, que firmó el médico militar Julio César Cáceres Monié, la anotaron como si fuera hija propia.

Los fiscales señalaron en el alegato que la retención de María Eugenia y el ocultamiento de su identidad se extendió durante 24 años, hasta que la joven se presentó voluntariamente a realizarse un estudio de ADN que le permitió conocer su identidad y reencontrarse con su familia. Crous destacó que el ex capitán Berthier, quien entregó a la niña a los apropiadores, “la recibió de quien la arrebató a sus padres”; el militar se ha negado sin embargo a revelar cómo llegó la recién nacida a sus manos.

Aunque ha podido reconstruir la mayor parte de su historia, María Eugenia todavía no sabe cómo fueron sus dos primeros meses de vida. No conoce, por ejemplo, el día en qué nació ni el lugar. Es posible que haya sido en el hospital militar, y existe la sospecha de que Berthier la tuvo un tiempo en su casa. En esa época, él y su mujer estaban haciendo un tratamiento de fertilidad porque no podían tener hijos, por lo que existe la posibilidad de que el ex capitán la haya recibido inicialmente para sí y luego traspasado a los Gómez-Rivas. La niña fue inscripta con el nombre de María Eugenia Violeta, este último nombre como un homenaje que sus apropiadores hicieron a la mujer de Berthier, que se llamaba así.

Las audiencias del juicio oral pasaron a un cuarto intermedio hasta el martes 25, día en que los defensores oficiales de Gómez Pinto y Rivas realizarán sus alegatos. El miércoles 25 hará su defensa Berthier, el único que está detenido, quien cuenta con un abogado defensor privado, Alejandro Maceo. Según el cronograma difundido por el Tribunal Oral Nº 5, la sentencia se dará a conocer el viernes 4 de abril.

Compartir: 

Twitter
 

Osvaldo Rivas, el hombre que crió a María Eugenia Sampallo y le ocultó su verdadera identidad.
Imagen: Rolando Andrade
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared