EL PAíS › RENUNCIA EN EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA

Uno que se fue antes de ser echado

 Por Irina Hauser

El Consejo de la Magistratura, encargado de elegir y sancionar a los jueces, se preparaba para separar de su cargo en su plenario de hoy a su secretario general, Pablo Hirschman, quien se anticipó a ese desenlace y ayer presentó la renuncia. Ocupaba ese cargo estratégico en el cuerpo desde 2001, donde había llegado de la mano del ex supremo Julio Nazareno y resultó nombrado por unanimidad. Desde la reforma del organismo y el último recambio de consejeros, su situación comenzó a tambalear ante diversos cuestionamientos del ala kirchnerista, que ya tiene su propia discusión interna sobre quién postulará al sucesor y a quién deberá responder.

Hirschman es profesor de derecho constitucional y traía desde sus tiempos en la Corte Suprema, donde trabajó cerca de Nazareno, el cargo de secretario judicial, equiparable al de un camarista. Por eso, y gracias a algunas gestiones que al parecer hizo en su nombre el actual juez supremo Carlos Fayt, ahora volvería a trabajar en el alto tribunal.

El detonante de su salida del Consejo fue un encontronazo que tuvo en el último plenario con el diputado kirchnerista Carlos Kunkel, que le endilgó haber sido la fuente de información de un artículo periodístico publicado por el diario La Nación, que daba cuenta de nombramientos políticos en cargos técnicos dentro del organismo. Hirschman se negó confirmar o desmentir lo que decía Kunkel y para eso citó la cláusula constitucional que protege el secreto de la fuente periodística.

Pero más allá de aquel suceso, la realidad es que varios consejeros ya venían buscando el modo de cuestionarlo y desplazarlo. Incluso la idea original que estaba prevista para hoy no era apoyarse en la pelea con Kunkel, sino sacarle a relucir un viejo expediente ya archivado donde se le reprochaba un nombramiento irregular.

Los consejeros darán hoy otro debate que se viene gestando como telón de fondo y apunta a definir si el cargo de secretario general del Consejo es o no es político. De por sí puede ser (y lo ha sido) un lugar de mucho poder y visibilidad sobre absolutamente todo lo que hace y no hace este cuerpo judicial. Pero, por empezar, ¿quién lo propone? ¿Debería postular su nombre el presiente del Consejo, que actualmente es el académico Mariano Candioti? ¿O debería definirlo el sector político de mayor peso entre los consejeros?

Probablemente esta discusión se comience a plantear hoy, aunque es impredecible si quedará rápidamente saldada. A su vez, dentro del kirchnerismo cada cual tiene a su propio candidato. La mayor pulseada, cuentan funcionarios del Consejo, está dada entre Kunkel, la diputada Diana Conti –que además es la vicepresidenta del Consejo– y el senador Nicolás Fernández.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.